monotonía


También se encuentra en: Sinónimos.

monotonía

1. s. f. Modo en que se sucede o se desarrolla una cosa repetitiva y sin cambios detesto la monotonía diaria; la monotonía me aburre. rutina
2. Igualdad de tono en la voz y la música.

monotonía

 
f. Uniformidad, igualdad de tono.
fig.Falta de variedad.
fon. Falta de correlación melódica de un sistema fonológico.

monotonía

(monoto'nia)
sustantivo femenino
ausencia de variedad o matices, que provoca aburrimiento La monotonía de hacer lo mismo todos los días.
Sinónimos

monotonía

sustantivo femenino
Traducciones

monotonía

monotony, sameness

monotonía

grigiore, monotonia

monotonía

Monotonie

monotonía

monotonie

monotonía

monotonia

monotonía

الرتابة

monotonía

单调

monotonía

單調

monotonía

단조로움

monotonía

SF
1. (= uniformidad) (gen) → monotony; [de voz, sonido] → monotone
2. (= aburrimiento) → monotony
la monotonía (de la existencia) cotidianathe daily grind
Ejemplos ?
¡Qué mal su vida entre las tantas vidas que han vivido de vitales muertes sin más armonía… y sin fantasía… y sin poesía… sin orfebrería y sin melodía… sin galantería y sin varonía… sin más juglaría ni caballería… Sólo egolatría… y piratería… y mitología… y monotonía… y rata osadía… sólo oligarquía… y regatería… falsa rebeldía… y rapacería… Sólo satrapía… y baratería… cero algarabía que al amar crecía… Nada de energía que se alzaba en guía tras la lozanía de la cortesía… Nula frenesía por dar autoría a la ideología vuelta librería Simple rejería de holgazanería.
Y si no llega en tres semanas o en diez, qué importa; la práctica persistente que el maestro o la maestra induzca con todas las estrategias variadas y creativas, lo logrará. La espiral reflexiva es redituante cuando se sabe quitarle la monotonía con inspiración.
Tal vez sueñan que las cámaras televisoras los enfocan como en los partidos comercializados. Sus gritos impacientes de goles, ora de alegría, ora de disgusto, rompen sin ecos la monotonía del atardecer invernal.
Amenizando el ambiente, con su ritmo contagioso; que erradica con la música, al feo stress silencioso. No cabe la monotonía, ni el caminar amargado; que las penas de la vida, más vale dejarlas de lado.
Las animadas descripciones de sus fiestas públicas; la tan cacareada especie de que en Madrid hace cada quisque lo que le acomoda sin que nadie se fije en él, y la plana de anuncios del periódico, según la cual se garantizaba la salud al más enclenque, y se vendían ropa, comestibles y bebidas dando al comprador dinero encima, hiciéronle pensar en la monotonía de las fiestas de su lugar...
No he pisado un restaurante ni un teatro, y mis paseos a pie se han dirigido de preferencia hacia los barrios silenciosos de la burguesía acomodada, donde las amplias calles, veladas por las niebles de otoño extienden, a la hora del crepúsculo, la monotonía de sus mansiones tranquilas, separadas de la vía pública por las verduras de los jardinillos que anteceden sus fachadas.
Una capilla de estilo gótico de alcorza rompe únicamente la monotonía del cuadrilongo, proyectando en una esquina la pobreza de su endeble aguja.
Ociosos, solterones por lo común, egoístas hasta la pasión, sin otro afecto que el que constituye su monotonía, estos hombres, que no sueltan de la boca la palabra patria y que dejan un momento en paz a los Gobiernos que rigen sus destinos, sólo la aman por lo que les entretienen los disturbios que la agobian.
La antigüedad, la edad media, el presente, y aun las promesas de un riente porvenir, en los bellos ojos de cuatro jóvenes graciosas y turbulentas, que se impacientaban, fastidiadas con la monotonía de la velada.
Cuando quitaron el mantel, Bovary no se levantó, Emma tampoco; y a medida que ella lo miraba, la monotonía de aquel espectáculo desterraba poco a poco de su corazón todo sentimiento de compasión.
Durante los cinco años que pasé en esa prisión, aun después de haber hecho allí mi nido y haberme connaturalizado con la monotonía de aquella vida, solo dos puntos negros persistieron para mí: el despertar y la comida.
Teníamos que hacerle la lectura durante un par de horas para que se adormeciera con la monotonía de la voz, y tal vez con el fastidio del asunto.