Ejemplos ?
La publicidad del noble Blas Hoy hablo en defensa de mi amigo Blas para evitar habladurías. Me molesta que hablen de alguien que es tan afable.
Me puede informar por qué el Estado de Israel no reclama por la embajada y sí reclama por la AMIA, que no me molesta que reclame por la AMIA.
Cual ráfaga de viento harto molesta que trae detrás la tempestad pesada, así se arranca el paladín gallardo clavando espuela a su corcel Bayardo.
Pero tú, insulsa, mal y molesta vives, por la cual no se puede ser distraído.” 11 Furio y Aurelio, compañeros de Catulo bien si a los extremos indos va a penetrar, donde el litoral por la lejos resonante, oriental onda es batido, bien si a los hircanos o árabes blandos ya si a los sagas o a los saeteros partos, bien si las superficies que el septillizo Nilo colora, bien si tras los altos Alpes pisa, de César divisando los monumentos, el magno, el gálico Rin, los horribles, pintados de verde, últi- mos britanos, todo esto y cuanto traiga la voluntad de los celestes, una vez a probar preparados, unas pocas anunciad a mi chica, no buenas palabras.
Las afrentas, las malas palabras, las ignominias y los demás denuestos súfralos como vocería de los enemigos, y como armas y piedras remotas, que sin hacer herida hacen estruendo cerca de los morriones; súfrelas sin mostrar flaqueza y sin perder el puesto, las unas como heridas dadas en las armas y las otras en el pecho; y aunque te aprieten, y con molesta violencia te compelan, es torpeza el rendirte: defiende, pues, el puesto que te señaló la naturaleza.
Muerte do el vivir se alcanza, no te tardes, que te espero, que muero porque no muero. Mira que el amor es fuerte, vida, no me seas molesta; mira que sólo te resta, para ganarte, perderte.
poniendo en camino la tropa y artillería que tuviese, que á Iriarte le comunicaba lo mismo, para que á tres fuegos desbaratásemos la única espina que nos molesta; ¿qué resultó de todo esto?
Que otras de un mismo nombre habrá que esta mucho antes, el profeta testimonia: una ceñirá en su altiva testa la corona del reino de Panonia; otra, en cuanto deje la molesta carga mortal, en la comarca ausonia venerada será por sus ejemplos con incieso y estatuas en los templos.
Por algo que ahora me avergüenza. ¡Soy una cretina! Y lo que más me molesta es haber defraudado la confianza de Octavio... Tan buen marido como es...
- ¡Chántele! Ya sé pa' donde va. - Si te molesta no vengas, aunque tienes más que ganar que de perder conmigo. No hagas panchos. No te conviene.
¡Qué manera de interrumpir a una sus ocupaciones!. Su privado está en el piso siguiente. -Molesta como que prosigue la bella a fuerzas. - Muchas gracias.
Añade los proveedores, finos conocedores del paladar del dueño, que saben muy bien qué sabores le excitan el apetito, qué espectáculos le deleitan, con qué novedad se le puede alejar la desgana, qué es lo que le molesta cuando ya está saciado, qué le place aquel día.