Ejemplos ?
Cayé observó un rato riéndose, como se ríen siempre los peones cuando están juntos, sea cual fuere el motivo, y se aproximó al baúl colocando a una carta 5 cigarros. Modesto principio, que podía llegar a proporcionarle el dinero suficiente para pagar el adelanto en el obraje y volverse en el mismo vapor a Posadas a derrochar su nuevo anticipo.
He pretendido con este modesto intento, lograr una visión de lo que puede comprobarse con el tiempo en relación con la adolescencia y el arte.
En este punto, señores académicos, en que me refiero, siquiera tan de pasada, al octavo sillón Q, mi quinto antecesor, mi retatarabuelo en esta Casa, permitidme una alusión familiar, traída de la mano de los apellidos, a mi pariente Modesto Fernández y González, autor de La hacienda de nuestros abuelos y de un ameno Viaje a Portugal, que no fue académico de la Española, ciertamente, aunque sí de la de Jurisprudencia y Legislación, pero que pesa en mi agradecido ánimo por haber firmado múltiples artículos en los periódicos y revistas de fin de siglo con el seudónimo Camilo de Cela.
Soy igual que cualquier otro modesto y humilde cubano, solo que un cubano con las mismas facultades que otro cubano cualquiera a quien se le ha asignado una grande y difícil tarea.
Fíjense, el que quiere hacerse una casita individual tiene que irse para los repartos bastante lejos, porque no me digan que tiene escasos fondos el que quiere hacer un edificio de 20 pisos, a ese no se le puede llamar un modesto constructor.
Cumple á la Historia narrar los sucesos secamente, sin recu- rrir á las galas de la fantasía, y apreciarlos, desde el punto de vista filosófico social, con la imparcialidad de juicio y ele- vación de propósitos que tanto realza á los historiadores mo- dernos Macaulay, Thierry y Modesto de Lafuente.
Cristóbal Limón, Mayor Marcelino Sedano, Juan Espinosa Bávara.- Diputados por el Edo. de Tlaxcala: Antonio Hidalgo, Ascensión Tépal, Modesto González y Galindo.- Diputados por el Edo.
Y él, después de haber reflexionado y examinado resueltamente la cosa en sí mismo, dijo: —Me parece, que lo propio de la sabiduría es producir el rubor, hacer al hombre modesto y vergonzoso; la sabiduría es, pues, el pudor.
El conflicto estaba planteado y como se acaba de ver, en base de un modesto reclamo de sueldos y raciones tuvo de causa profunda la misma que había llevado particularmente a “Un Vizcaíno” a dirigir al Dr.
Fantástica y excéntrica rayaba en la locura; fiéme en mi ventura, y a emborronar papel para escribir el mío y en él para ensayarme, determiné encerrarme en un modesto hotel.
Pero si está excusado el hombre de letras (y no de cambio, por mi mal) de manejar el escalpelo de la crítica para aquilatar bellezas que, incuestionablemente, las hay y en buena cifra, en el libro VELADAS nada me impide llevar la flor del re- cuerdo á la tumba de las nobles amigas que, fraternizando en ideales con la digna madre de usted, fueron el encanto de aquellas deliciosas noches, de cordiales, de íntimas expan- siones, gozadas en el modesto, á la vez que elegante, salón d la ilustre literata argentina.
(España) Mi buen amigo: Al fin recibí ejemplar del drama realista y sensacional que tanto ha alborotado en la patria de usted. ¿Quiere usted conocer mi modesto juicio?