mitayo

(redireccionado de mitayos)

mitayo

 
m. (Amér. Merid) Indio o peón que trabajaba en la mita.
Ejemplos ?
Siete años llevaba Lima de fundada, y todo el mundo pedía solares, y pretendía repartimientos, y mitayos, y conquista en tierra de infieles.
Como era natural, el perfume de la fruta despertó la curiosidad en los mitayos, y se entabló en sus ánimos ruda batalla entre el apetito y el temor.
Bernardo de Velasco, para que tenga el mando de los treinta pueblos Guaranis y Tapes con tal independencia de los gobiernos del Paraguay y Buenos Aires, bajo los cuales se hallan divididos en el día por ser tan importante la creación de un Gobierno en aquel paraje; y he venido asi mismo en mandar se incorporen inmediatamente á mi Real Corona cuantas encomiendas subsistan en el Paraguay contra mis Reales Cédulas ejecutadas ya en la mayor parte de mis Dominios de América, sin admitir á los detentores recurso que embarase su efectiva reversión por no poderles asistir motivo justo para ello; extenderse esta mi Soberana resolución á los antiguos Mitayos, procurando persuadir con suavidad á los Indios el pago del tributo en la cuota establecida.
Y habiendo recibido la vara del dicho Capitán Diego Navarrete por el dicho Cabildo, juró en forma usar bien el dicho oficio, y el dicho Alguacil Mayor volvió a decir pediría lo que conviniese. Y, luego Blas de Vera presento petición para que se le diesen los mitayos para la carnicería.
Cuando se descubrió Zaruma, estaba despoblada de aborígenes. De tal suerte se hizo necesario el repartimiento de mitayos de otras provincias.
XV.- Y al quince, sobre que les den precisamente cuarenta Indios ordinarios, que sirvan por sus turnos que sean de los pueblos y provincia de Puerto Viejo, Charapotó, Pinci, Guaci, Picoazá, Xipijapa y Catarama, y de los dichos Indios se den los veinte a los dichos pobladores que han de ir con los dichos descubridores, y que siendo los vecinos de Puerto Viejo, se los den a cuenta de los mitayos, y de los que tuviesen señalados, remitió Su Señoría el proveerlo, de lo contenido en este capítulo a Su Excelencia el Señor Virrey, sobre la cantidad de estos indios que piden, y de donde se han de dar por ser materia de mucho interés y consideración, de que se podría causar mucho perjuicio para las poblaciones y otras.
La introducción de negros africanos en el Perú se estableció desde los primeros tiempos de la conquista, fundándose en que los indios mitayos no eran á propósito para tareas muy rudas.
Solicitó entonces el virrey la abolición de la mita; pues muchos enmenderos habían llevado el abuso hasta el punto de levantar horca y amenazar con ella a los indios mitayos; pero el monarca dio carpetazo a la bien intencionada solicitud del príncipe de Santo Buono.
El mayordomo me manda diez melones y aquí faltan dos -y don Antonio volvía a consultar la carta. -Ocho no más, taitai -contestaron temblando los mitayos.
El primero de los motivos era porque, para que pudiesen ir los mitayos a las minas, los mineros debían darles paso seguro, con número suficiente de puentes en los ríos que pasan caudalosos.
El mayordomo escogió diez de los melones mejores, acondicionolos en un par de cajones, y los puso en hombros de dos indios mitayos, dándoles una carta para el patrón.
Al día siguiente, los mitayos de una huerta vecina encontraron el cadáver de uno de los guapos y a los otros dos con el pellejo hecho una criba y pidiendo a gritos confesión.