misteriosamente

misteriosamente

 
adv. m. Secretamente; con misterio.
Traducciones

misteriosamente

ADVmysteriously
Ejemplos ?
En esto salía ya del gabinete la bella convidadora: habíase secado el manantial de sus lágrimas. -Adiós, y no falte usted a la noche -dijo misteriosamente una voz penetrante y agitada.
El rastro fulgurante que éstos dejaban servía para seguirla al través de calles y plazas, entre el gentío agolpado para admirar las dos piedras únicas en el mundo, y las grandes señoras, al pasar escoltadas por escuderos, pajes y rodrigones, palidecían de envidia ante los zafiros celestes, cuya lumbre prestaba hermosura y atraía misteriosamente voluntades.
A los acordes de una marcha misteriosamente solemne, subía unas gradas mullidas de alfombra, y ocupaba un trono de damasco, ramaje y flores.
Cuando dio vida a este que está sentado aquí, aquel viernes por la noche, ¿qué más podría desear? Míster Dick sacudió misteriosamente su cabeza hacia mí, como si pensara que no había nada que contestar a aquello.
Aquella cola poderosa batía los profundos algares, y en el verdoso espacio flotaban arremolinados los pardos hierbajos, mientras que las larvas, las indefinibles mucosidades que vivían misteriosamente en el seno de los estercoleros submarinos, salían escapadas, huyendo del brutal azote.
Los efectos de esta favorable disposición serían muy pasajeros, si los sublimes principios del derecho público continuasen misteriosamente reservados a diez o doce literatos, que sin riesgo de su vida no han podido hacerlos salir de sus estudios privados.
Durante aquel período no pudo nunca reconstruir el semblante de Elsa. –Se había alejado tan misteriosamente de mi espíritu, que me costaba un gran esfuerzo recordar los rasgos de su fisonomía.
Se acerca al antiguo armario; abre un cajón y en él busca y halla un puñal que olvidado dejó allí Nuño una noche; lo empuña, cruza un relámpago espantoso por sus ojos; corre al lecho en que soñando están sus hijos, y loca, arranca con fiera mano la vida a los tres, y corre, cubierto de sangre el manto, por la ciudad silenciosa hondos aullidos lanzando." Después la justicia la apresó y la ejecutaron el mismo día en que misteriosamente murió también el ya famoso Don Nuño de Montesclaros.
La metáfora pasa por lugares parecidos a los que yo he recorrido a pie y sin atenderlos mucho, pues en esos momentos atendía a tipos determinados; es una coincidencia feliz que la metáfora pase por lugares parecidos a aquellos que no sé bien del todo por qué me han hecho feliz; estos lugares, a veces y en parte, me hacen recordar a aquéllos; la metáfora tiene la ventaja de la síntesis del tiempo, y de la provocación de recuerdos; de acuerdo con mi profesión, aquellos lugares tenían muchos rincones en sombras; las sombras que veo ahora no son iguales, pero me hacen recordar a aquéllas y misteriosamente...
Y así se perdieron en la inmensidad azul del mar esos tres hombres, jóvenes y buenos, misteriosamente, en una tarde de agosto, en una hora desconocida, mientras la paraca agitaba las olas, los viejos lloraban en el silencioso puerto, el perro aullaba dolorosamente, en la orilla, la brisa decía cosas extrañas y el sol se ocultaba indiferente y rojo.
Se sabe que Lanceote era rico, pero se ignora en qué consistía su fortuna; algunos miles de pesos dejó en su casa y esos los guarda el agente consular de Resistencia. Pero, lo principal de su haber está misteriosamente escondido, no se sabe dónde...
Ayer, pasando del Atlántico al Pacífico unido a una falange de aventureros; hoy entre elegantes tahures, alrededor de un tapiz verde, jugando montones de oro; y ahora en fin, conferenciando, misteriosamente rebozado en un disfraz, con los hijos de una tribu réproba.