militarismo


También se encuentra en: Sinónimos.

militarismo

1. s. m. POLÍTICA Predominio de los militares, o preponderancia del espíritu militar en el gobierno o la política de una nación.
2. POLÍTICA Actitud de quien defiende este predominio de los militares, del espíritu militar en el gobierno o en la política de una nación.

militarismo

 
m. polít. Predominio del elemento militar en el gobierno del Estado y doctrina que lo defiende.

militarismo

(milita'ɾizmo)
sustantivo masculino
predominio de la actitud militar en un gobierno el militarismo de las Fuerzas Armadas
Sinónimos

militarismo

sustantivo masculino
Traducciones

militarismo

militarism

militarismo

militarismo

militarismo

Militarismus

militarismo

militarisme

militarismo

militarisme

militarismo

Militaryzm

militarismo

军国主义

militarismo

軍國主義

militarismo

militarisme

militarismo

מיליטריזם

militarismo

軍国主義

militarismo

militarism

militarismo

SMmilitarism
Ejemplos ?
945 Mensaje con motivo de la victoria de los aliados contra Japón Manuel Avila Camacho, 15 de Agosto de 1945 Compatriotas: La guerra que desencadenó Alemania en 1939 y que agravaron, con sus agresiones, la Italia de Mussolini y el militarismo nipón, ha llegado a su término al fin.
MEXICANOS: No hacemos la guerra por oposición sistemática al gobierno ilegal del General Huerta, sino porque nuestra conciencia de revolucionarios honrados ha contraído compromisos con la Nación, y no estamos dispuestos a esclavizar ni a ser esclavos de la nueva dictadura creada por el cuartelazo, que significa traición, por la rebeldía del militarismo que significa motín, arrollando a la Revolución.
Podríamos definir el militarismo como aquella serie de valores e instituciones de que se dotan las sociedades estatalizadas, clasistas y explotadoras.
En el juzgado manifesté que mis palabras en el mitin habían sido estas: “Yo creía muerto en mi país el militarismo de los tiempos de Santos y Latorre.
El militarismo derroco á Pezuela, no por lealtad ni amor al soberano, sino porque sólo prolongando la guerra había ancho campo para ascensos y medros:~«Era preciso (1) (dice Mendiburu en su artículo sobre La Serna) dar soltura á las ambiciones, recibir ascensos en abundancia, (como sucedió con García Camba, que en menos de dos años ascendió desde co- mandante hasta general), volver á España para figurar en ele- vada escala, jugar el todo por el todo, frase frecuente en boca de Canterac.
Y en cuanto al vecindario de Lima, á los hombres civiles que no medran con las turbulencias de cuartel, títulos de Castilla, clero, comerciantes acaudalados, ricos agricultores, propieta- rios urbanos, todos negaron su contingente de simpatías al entro- nizado militarismo.
Sin embargo, así como nos pronunciamos y luchamos contra la explotación del hombre contra el hombre, nos pronunciamos y luchamos contra la explotación del hombre por el Estado. Tal como sucede en los países víctimas del socialismo o comunismo y el militarismo.
El día de Ayacucho no fué más que el día de la expiación para el militarismo, ambicioso y corruptor, que sembró en el Perú semilla cuyo fruto estamos cosechando todavía, en nuestros tiempos de república.
Queremos glorificar la guerra –única higiene del mundo– el militarismo, el patriotismo, el gesto destructor de los libertarios, las bellas ideas por las cuales se muere y el desprecio de la mujer.
Fresco aún el recuerdo del suplicio de Atahualpa, princi- piada apenas la conquista, él sable avasallador del militaris- mo derribó al primer virrey del Perú, Blasco Núñez de Vela. El militarismo español no quiso despedirse de América sin repetir el escándalo.
Un extracto de aquel diario nos ahorrará muchos párrafos de soporífera narración. Copio: «Guadalajara es un poblachón que yace bajo el poder de un militarismo invasor.
El modelo económico neoliberal se basa en producción para exportación que necesita de grandes plantaciones y de construcción de represas lo que trae aparejado la expulsión de la gente de su tierra y la destrucción del medio ambiente. El militarismo y la globalización en manos de corporaciones transnacionales se refuerzan para socavar la democracia y la paz.