mies


También se encuentra en: Sinónimos.

mies

(Del lat. messis, conjunto de cereales cosechados .)
1. s. f. AGRICULTURA Cereal maduro segar la mies; las doradas mieses cubrían toda la extensión del campo.
2. AGRICULTURA Tiempo de siega y cosecha de granos.
3. Valles cerrados donde están los sembrados, en algunas zonas montañosas.
4. s. f. pl. AGRICULTURA Sembrados o campos de cereales.
NOTA: En plural: mieses

mies

 
f. agr. Cereal maduro: segar las mieses.
Tiempo de la siega y cosecha de granos.
En las provincias montañeras de España, valles cerrados en donde los vecinos tienen sus sembrados.
fig.Muchedumbre de gentes convertida al cristianismo o pronta a su conversión.
pl. agr. Sembrados.
Sinónimos

mies

sustantivo femenino plural
sembrados.
Traducciones

mies

corn, wheat

mies

messe

mies

SF
1. (= cereal) → (ripe) corn, (ripe) grain
2. (= temporada) → harvest time
3. miesescornfields
Ejemplos ?
Se interesó en la futura mies que ya iba asomando; hacía espantar por los hijos la hacienda golosa que siempre trataba de venir a robar algunos de los sabrosos tallos del trigo en flor; contemplaba, admirado, la maravillosa alfombra de oro, toda tornasolada por el soplo del viento.
Y cuando por las mañanas, al romper el día, le robaban el sueño el cencerreo del ganado que salía al pasto, los silbidos de los criados, las seguidillas de las mozas que iban a la mies, el toque al alba, los ladridos del perro, el cacareo de las gallinas y los relinchos del caballo, lejos de incomodarse, bendecía en sus adentros el instante en que se le ocurrió trocar el agitado torbellino de pasiones de la corte por el oscuro rincón de la vivienda de los Seturas.
Al cabo de un rato bien largo de toser, cambiar de punto de apoyo, manosear el sombrero y luchar con sus greñas, comenzó así el aldeano: -Pues, señor, yo soy, pa lo que usté mande, Cleto Rejones, y vivo aquí, a la esquierda, cancia la juenti, como el que tira a la mies del Jalecho, en una casa sola que usté habrá visto al ir a cazar esta mañana...
Al concento se abaten cristalino 585 sedientas las serranas, cual simples codornices al reclamo que les miente la voz, y verde cela entre la no espigada mies la tela.
Pero le faltan las cien hoces Reminiscencia del Evangelio de Mateo, 9,37: «La mies es abundante y los braceros, pocos.» : por ello arranca las espigas y está contrariado.
Ni tampoco pudieron hallar una Segecia, tal que de una vez se encargase y cuidase de las mieses, sino que las mieses sembradas, en tanto que estaban debajo de la tierra, quisieron que las tuviese a su cargo la diosa Seya; y cuando habían ya salido de la tierra y criado caña y espiga, la diosa Segecia; y el grano ya cogido y encerrado en las trojes para que se guardase seguramente, la diosa Tutilina; para lo cual no parecía bastante la Segecia, mientras la mies llegaba desde que comenzaba a verdeguear hasta las secas aristas.
7 Y si se comiere el día tercero, será abominación; no será acepto: 8 Y el que lo comiere, llevará su delito, por cuanto profanó lo santo de Jehová; y la tal persona será cortada de sus pueblos. 9 Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no acabarás de segar el rincón de tu haza, ni espigarás tu tierra segada.
9 Y habló Jehová á Moisés, diciendo: 10 Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando hubiereis entrado en la tierra que yo os doy, y segareis su mies, traeréis al sacerdote un omer por primicia de los primeros frutos de vuestra siega; 11 El cual mecerá el omer delante de Jehová, para que seáis aceptos: el siguiente día del sábado lo mecerá el sacerdote.
95 La Esmirna de mi Cina, a la novena mies al fin después de empezada, ha sido, y después del noveno invierno, editada, cuando quinientos, entre tanto, miles de versos, el Hatriense La Esmirna a las cavas ondas del Sátraco, a lo hondo, enviada será, a la Esmirna canos siglos, largo tiempo, la desenrollarán.
Fuerza que mueve al sol y a las demás estrellas... XVII Algún día emergerá para fundirnos en mies inseparables a los demás ... Y no ser, si no son...
Busco una idea a través del ondulaje en que van y vienen, como una mies sobre quien los vientos dan, las mías; pero mi afán perdido e inútil es: mis pensamientos están todos con Vos.
Gozábanse los ojos a lo lejos por la extensión del campo solitaria en la varia ilusión de sus reflejos, que iluminaban la campiña varia: y allá se distinguía por la fértil llanura del granado y naranjo la verdura, y el campo igual, voluble y amarillo de la pajiza mies ya sazonada, y mucha parte en haces preparada para el áspero trillo, que de la caña inútil va a separar el grano auxiliado del céfiro liviano.