Ejemplos ?
i paseo favorito, cuando me hallaba de estudiante en Sevilla, era el Alcázar, antigua residencia de los reyes moros y cristianos que fijaron su corte en aquella capital. Los árabes empezaron a edificar este palacio, a poco trecho de la principal mezquita, convertida después de catedral.
Aquí, no osbtante, hallamos más que involuntarias reminiscencias; dígalo en primer lugar la maravillosa Giralda; mucho más antigua que la catedral, cuya solemne sonora voz esparce por los aires y a la cual no tiene el Oriente más recóndito nada que se le pueda preferir. Díganlo además los grandes trozos de muros de la antigua mezquita embutidos en el recinto a que me propongo conduciros.
Querido amigo: ::Usted que tiene tanta relación con Dimet, hágame el favor de darle al portador de ésta. Don Rómulo Mezquita, una cartita de recomendación que le sirva a los menos, para presentarse.
Tú, numen tutelar del pueblo ibero; tú, domador de la morisma impía, que en la mezquita del alarbe fiero los pendones dejaste de María; tú, que a Fernando el áspero sendero mostrar supiste que al empíreo guía, tú me inspira, y mi voz al aire dando, cantaré las virtudes de Fernando.
La iglesia era una antigua mezquita de blancas paredes; sobre los altares laterales extendían las viejas arcadas su graciosa curva, y todo el templo respiraba ese ambiente de silencio y frescura que parece envolver a las construcciones árabes.
Total, que se fue el Moreno con su pana, y que yo me fui a la presidencia y me quité la montera y que el viajante me dijo: -Es usté más torero que el que vive tan cerca de la Mezquita.
También aparecía Enriqueta en el palacio del ex sultán, con el joven Dais a su lado; a la entrada de la mezquita, con el joven Dais sentado a sus pies; en una grada del pórtico, en el zoco, con el joven Dais ofreciéndole un ramo de rosas; bajo un grupo de palmeras, más allá de la "Puerta del Castigo".
No faltaba a una sola oración en la mezquita, y nunca dejaba de llevar la mano a su bolso para beneficiar con una caridad al ciego, al huérfano o al enfermo.
Al aceptar esta religión montar una organización que pudiera practicas esa religión, inmediatamente esta Mezquita Musulmana fue reconocida y apoyada por los funcionarios religiosos del mundo musulmán, y al mismo tiempo nos dimos cuenta de que en esta sociedad teníamos un problema que iba mucho más allá de la religión...
Todos los días pasaba él junto a la puerta de la mezquita, y arrojándome una moneda en la mano, me decía: "La paz en ti." La esclava me tomó de un brazo y me condujo a la sala de abluciones.
III - La dama De Abderramén la mezquita y de Almanzor las murallas, y el puente de Julio César, y las vividoras palmas, que más de dos luengos siglos muerto ornato se miraban del sepulcro de un imperio, o de una tumba de hazañas, como evocadas reviven, las musgosas frentes alzan, y para Córdoba juzgan que una nueva aurora rayan, y que renacen los días de gloria, poder y fama, en que Atenas de Occidente, en que Roma musulmana, o ilustró al mundo con ciencias o rindió al mundo con armas, como de sabios emporio, como de guerreros patria.
En los muros, sobre pedazos de plata y oro, entre venas de lapislázuli, formaban caprichosos dibujos, como los arabescos de una mezquita, gran muchedumbre de piedras preciosas.