menearse

menearse

(mene'aɾse)
verbo pronominal
1. actuar muy rápidamente Se menearon para no llegar atrasados.
algo muy importante Esta noticia es de no te menees.
2. moverse y agitarse con temblores Se meneaba por el frío.
Traducciones

menearse

dimenare
Ejemplos ?
¡Qué gusto el de Micromegas quando vió estas maquinillas menearse, quando examinó sus movimientos todos, y siguió todas sus operaciones!
Entonces, contemplándome en tal posición y abriéndome con una de sus manos los labios del coño, con la otra se desabrochó los calzones y empezó a menearse con movimientos rápidos y violentos un pequeño miembro, negro y desmedrado que no parecía muy dispuesto a responder a lo que parecía exigirse de ella.
Después de haberme administrado una, me hacía subir a una escalera doble, él se colocaba debajo y yo devolvía sobre su verga, que no dejaba de menearse, todo el líquido con que acababa de regar mis entrañas.
Pero el hermanito se había arrodillado cerca de la fuente y comenzó a beber; apenas tocaron sus labios el agua se convirtió en corzo. La hermanita echó a llorar sobre su pobre hermano encantado, y el pobre corzo lloraba también sin menearse de su lado.
El buen muchacho cogió su violín, y al primer golpe del arco todo el mundo comenzó a moverse y a menearse; el juez, el escribano, los criados del verdugo, y se cayó la cuerda de las manos del que quería atar al judío.
Que la traiga abrigada; hoy es un día fresco. Pocos minutos tardó en menearse el cortinaje de brocado crema sobre fondo azul y en oírse un tlin...
Inmóvil, arrugando el entrecejo, rascándose la oreja por junto a la sien, clavando en tierra la vista, Amaro no daba más señales de menearse que si fuese hecho de piedra.
Sin embargo, al mismo tiempo que ocurrían las agresiones, una imagen de la Señora del Pilar empezaba a menearse lo que impedía cometer el asesinato.
Perdiéronse los papeles, y solo halló este milagro en los memoriales de los demás, sin decir el nombre, ni el tiempo de cuando sucedió.» «Álvaro Pérez de Cadavedo, estando paralítico, vino en romería a este santo lugar el 16 de mayo de 1581, y volvió sano para su casa, sin haber aplicado otro algún remedio temporal.» «El mismo día sanó milagrosamente una moza tullida y muda, no dice el nombre el memorial.» «El 8 de junio de 1586, María Sánchez, hija de Pedro Sánchez, coja, fue sana milagrosamente en esta santa ermita.» «Diego Álvarez, cura de Robledo de Villadamor, en tierra de Riello, estando muy enfermo de los tobillos, sin poder menearse en sus pies...
El verbo garabitar hace referencia a la acción de menearse y moverse mucho y es una palabra que se utiliza habitualmente en la comarca de la Tierra de Campos, que abarca las provincias de León, Zamora, Palencia y Valladolid.