medroso


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con medroso: boceto

medroso, a

(Del lat. vulgar metorosus, miedoso.)
1. adj./ s. Que es propenso a sentir miedo no seas medroso e intenta afrontar el peligro con serenidad; se dirigió a su superior con actitud medrosa. temeroso, pusilánime
2. adj. Que causa miedo la niebla daba un aspecto medroso al pantano. inquietante

medroso, -sa

 
adj. Temeroso, pusilánime, que de cualquiera cosa tiene miedo.
Que infunde o causa miedo.
Sinónimos

medroso

, medrosa
adjetivo y sustantivo
1 miedoso, meticuloso, minucioso, temeroso, tímido, pusilánime, cobarde*, gallina, cagón, cagado, cagueta, apocado, corto, encogido. valiente, audaz.
Miedoso es más general; medroso es de uso culto y literario; meticuloso se aplica pralte. a la persona que obra con cuidado extremado por no incurrir en falta, y por ello se acerca mucho a minucioso; temeroso es de significación menos intensa, y se aplica generalmente al que circunstancialmente siente un temor, en tanto que tímido se refiere al carácter; el tímido, como el pusilánime y el cobarde* (más intenso), son temerosos habituales. Gallina, cagón y cagado son sinónimos populares o intensivos de cobarde. La falta de desembarazo, la inseguridad en sí mismo del tímido, coinciden con encogido, apocado y corto.

medroso:

miedosoapocado, pusilánime, asustadizo, achantado, cobarde,
Traducciones

medroso

Hasenfuß

medroso

pavido

medroso

ADJfearful, timid
Ejemplos ?
XII No es su rostro el del genio benéfico que protege al príncipe, ese rostro en cuyas facciones se ven grabadas, en armoniosas líneas y rasgos atrevidos, la noble fiereza, la salvaje y varonil hermosura del dios de las selvas, no; la fisonomía de aquella tosca escultura que, sin concluir aun, se presenta a los ojos del aterrado Pulo, tiene algo de infernal y medroso; de su redonda pupila parece pronto a brotar el rayo y la muerte; su dilata boca esta contraída por una sonrisa feroz; todo el rebela un genio del mal.
¡Oh, quién no hubiera hurtado!’. Huí medroso de tan mala gente y tan ciega y di en unos corrales con otra peor. Pero admiróme más el título con que estaban aquí, porque preguntándoselo a un demonio, me dijo: -Estos son los de ´los dioses son piadosos, los dioses sean conmigo’.
Todo convida a meditar: la noche El mundo envuelve en tenebroso velo; Y aumentando el pavor, quiebran las nubes De la luna los pálidos reflejos: El informe peñasco, el mar profundo Hirviendo en torno con medroso estruendo, el viento que bramando sordamente Turba apenas el lúgubre silencio, Todo inspira terror, y todo adula Mi triste afán y mi dolor acerbo.
En esta humilde y escondida estancia, donde aún resuenan con medroso acento los primeros sollozos de mi infancia y de mi padre el postrimer lamento; esclarecido el mundo a la distancia a que de aquí le mira el pensamiento, se eleva la verdad que amaba tanto; y, antes que afecto, se produce espanto.
Las obras que trabajó ausente de estos Reynos, son: las Relaciones de su vida, con el nombre de Libro del Peregrino, á que después añadió los Comentarios, y el Memorial de lo que contienen. El que leyere este libro, decia el Autor, á fe que puede salir medroso de la fortuna, y de sus favores.
Menudos rastros de mujer que el mar había borrado en algunos sitios, circundaban el lugar donde yo me había dormido y seguían hacia el puerto. Pensativo y medroso no quise avanzar a San Andrés.
Vistos al través de sus anteojos negros, juzgados de acuerdo con su canon estético, es Rosetti un idiota, Swinburne un degenerado superior, Verlaine, un medroso degenerado, de cráneo asimétrico y cara mongoloide, vagabundo, impulsivo y dipsómano; Tolstoy, un degenerado místico e histérico; Baudelaire, un maniático obsceno; Wagner, el más degenerado de los degenerados, grafónomo, blasfemo y erotómano.
240 Por mucho que el sabio prudente, discreto encubre por cabo sus fechos e zela, más son las cosas que Fama revela que non las que sabe callar el secreto; éstos, aviendo medroso respecto, con una persona muy encantadera tovieron secreto lugar e manera donde sus suertes ovieron efecto.
Y en el ínterin que se difiere su venida, lo que sucedió en el reino de la terrena Jerusalén, donde aguardaban que había de reinar prosiguiendo este mismo Salmo, lo declara el real profeta, diciendo: «Diste por, tierra con el testamento y promesa que hiciste a tu siervo, profanaste en la tierra su santuario y templo, destruiste todos sus setos y vallados, e hiciste que estuviese encogido y medroso dentro de los reparos y defensas.
El Año moribundo bisbiseaba frases sin ilación: sin duda ascendía otra vez a su cerebro el delirio, compañero, o, mejor dicho, nuncio del coma... El niño le contemplaba medroso, acurrucado detrás de un sillón, chupándose un dedito, como si fuese un terrón de azúcar.
Vaya, y vuélvase á su casa, porque quizá no muera en la batalla, y algún otro la tome. 8 Y tornarán los oficiales á hablar al pueblo, y dirán: ¿Quién es hombre medroso y tierno de corazón?
Mas de pura vergüenza costreñida, con tardo paso y corazón medroso al fin ya mi razón salió al camino; Cuanto era el enemigo más vecino, tanto más el recelo temeroso le mostraba el peligro de su vida; Pensar en el dolor de ser vencida la sangre alguna vez le calentaba, mas el mismo temor se la enfriaba.