materialismo


También se encuentra en: Sinónimos.

materialismo

1. s. m. FILOSOFÍA Doctrina filosófica que defiende como única sustancia la materia, y que niega la espiritualidad y la inmortalidad del alma.
2. Tendencia a dar más importancia a los bienes materiales y al placer que al espíritu su afán consumista demuestra su materialismo. espiritualismo
3. materialismo atributivo FILOSOFÍA Rama de esta doctrina que defiende que lo espiritual es una cualidad de la materia.
4. materialismo causal FILOSOFÍA El que defiende que lo espiritual es un efecto de la materia.
5. materialismo histórico FILOSOFÍA, HISTORIA Doctrina filosófica defendida por Marx y Engels en el siglo xix, que explica la historia por causas materiales, afirmando que la estructura económica determina la sociedad.

materialismo

 
m. filos. Doctrina que atribuye a toda sustancia y a toda realidad la cualidad de material y considera los fenómenos conscientes como funciones de los órganos nerviosos.
materialismo dialéctico Teoría general del mundo, enunciada por Marx y Engels y desarrollada por Lenin.
materialismo histórico Teoría que explica el curso de la historia por causas materiales y económicas. (V. marxismo.)

materialismo

(mateɾia'lizmo)
sustantivo masculino
1. filosofía sistema filosófico que aprueba la existencia solo de la materia El materialismo niega la espiritualidad.
marxismo El materialismo dialéctico también se denomina histórico.
2. actitud de las personas que tiene como valor lo material Su materialismo lo llevó a ser avaro.
Traducciones

materialismo

materialism

materialismo

matérialisme

materialismo

materialismo

materialismo

Materialismus

materialismo

materialisme

materialismo

Materializm

materialismo

υλισμός

materialismo

Материализъм

materialismo

唯物主义

materialismo

唯物主義

materialismo

materialismus

materialismo

materialisme

materialismo

唯物論

materialismo

유물론

materialismo

materialism

materialismo

SMmaterialism
materialismo dialécticodialectical materialism
Ejemplos ?
Supongo que esta época de pesado materialismo -en que el prosaico Samuel Smiles es un apóstol etéreo- atribuye definitiva trascendencia a la salud.
Entre el socialismo materialista y estatólatra, que considera al individuo como una mera pieza en la gran maquinaria del Estado, y el materialismo capitalista liberal, que no ve en el obrero sino un instrumento de producción, una máquina valiosa, productora de nuevas máquinas en su prole, está la doctrina eterna del Evangelio, que considera a cada uno de nosotros, sin distinción de clases ni de razas, como persona humana, como hijo de Dios, como base y fuente de los derechos humanos.
Yo no sé si Alberto se lanzó ó no en esa candente arena de la política, matadora de las ilusiones y del entusiasmo, vida en que, a la postre, se ostenta joven la faz y anciano el corazón; vida de prosa y materialismo, vida de ideales, absurdos casi siempre, y en la que, como el médico que armado de escalpelo intenta adueñarse de los misterios del organismo humano, sólo se cosechan decepciones.
Renovando la Tradición Católica, de justicia social y alto sentido humano que informó nuestra legislación del Imperio, el Estado, Nacional en cuanto es instrumento totalitario al servicio de la integridad patria, y Sindicalista en cuanto representa una reacción contra el capitalismo liberal y el materialismo marxista, emprende la tarea de realizar —con aire militar, constructivo y gravemente religioso— la Revolución que España tiene pendiente y que ha de devolver a los españoles, de una vez para siempre, la Patria, el Pan y la Justicia.
Como el materialismo excesivo, la destrucción de la familia, la pérdida del respeto por la vida, que se manifiesta en los altos índices de abortos y suicidios, el alcoholismo, la drogadicción, y en último término, la pérdida del sentido de la vida.
El calor sofocante, el polvo caústico, el infernal estrépito de los carruajes, el peligro de ser por ellos atropellado, los pillos callejeros y algunos otros mercaderes, el rescoldo de las bebidas, el veneno de los estancos, la brutalidad de los cocheros, el vandalismo de los revendedores, la inhospitalidad de todo el mundo, el materialismo, la usura de la civilización: éstas son para mí las únicas verdades de la corte.» Y eso que el buen hombre, gracias a su amigo, no había caído en la mayor ratonera de Madrid; no había sido martirizado en el más cruel de todos sus potros: en las casas de huéspedes; ni había, gracias a su corteza ruda y a su sencilla educación, visitado la corte por dentro .
Por otra parte, las sociedades desarrolladas del Occidente, si bien ofrecen un rostro incomparablemente más aceptable que las anteriores, han derivado en un materialismo que ahoga y esclaviza espiritualmente al hombre.
Por otro lado, Bajtín, en semejantes circunstancias gana fama por sus críticas al formalismo y por sus aportaciones al conocimiento socio-semiótico tanto de Rabelais como de Dostoievski. No resulta en vano precisar también la aplicación no dogmática-estaliniana del materialismo dialéctico en sus aportaciones.
Como él esperaba, su libro, sincero, noble, leal a la tradición de la sana piedad humana, no llamó la atención, porque nadie se tomó el trabajo de ayudar al buen éxito; dijeron de él cuatro necedades los críticos semigalos que creían seguir la moda con su desfachatado materialismo, con su procaz edonismo de burdel y su estilo de falso neurosismo; pero ni la crítica digna, la que no hace alarde de ser cínica y de no pagar al sastre ni a la patrona, ni el público imparcial y desapasionado dieron cuenta de sí.
Resulta sobradamente evidente que dicha concepción orgánica se opone al enfoque del materialismo dialéctico y a la versión liberal, en tanto y en cuanto estos dos enfoques mutilan al hombre.
El aliento salía caliente, y esto le recordaba la teoría de Anaxímenes y en general las de toda la escuela jónica; y el materialismo antiguo, empalmado con el moderno se le volvía a aparecer mortificándole con sus negaciones supremas de lo espiritual, inmortal y suprasensible.
Y adquiere notoriedad por su postura marxista no dogmática en la aplicación del materialismo dialéctico a la explicación del desarrollo de las funciones superiores de la mente y casi post mortem al criticar al Piaget biologicista de los años 30 y por su postura ante las investigaciones de la psicología de la forma de Kofka y Köhler.