matadero


También se encuentra en: Sinónimos.

matadero

1. s. m. INDUSTRIA Establecimiento industrial donde se mata el ganado para el consumo humano su trabajo consistía en conducir las reses hasta el matadero .
2. Trabajo o actividad que resulta pesada encontrarme cada día con problemas de tráfico es un matadero para mí. molestia, incomodidad
3. ir, venir, llevar, a alguien al matadero coloquial Meterse, o poner a otra persona en un grave peligro si este asunto sale mal, me llevarán al matadero.

matadero

 
m. Sitio donde se mata y desuella el ganado destinado para el abasto público.
fig.Trabajo muy penoso.
(Chile) En las riñas de gallos, el testuz de estos.

matadero

(mata'ðeɾo)
sustantivo masculino
lugar donde se sacrifica el ganado que se destina a consumo Clausuraron el matadero municipal.
Sinónimos

matadero

sustantivo masculino
Traducciones

matadero

Schlachthof

matadero

abattoir

matadero

matadouro

matadero

кланица

matadero

slagteri

matadero

slakteri

matadero

SM
1. [de ganado] → slaughterhouse, abattoir (frm)
son como las ovejas que van al mataderothey go like lambs to the slaughter
2. (= trabajo) → killer, exhausting task
3. (Méx, Cono Sur) (= prostíbulo) → brothel
Ejemplos ?
Padre de Menores y Juez de Difuntos.- Asimismo se nombró por Padre de Menores para este presente año al Maese de Campo Toribio de Castro, Alcalde Ordinario más antiguo, y Juez de Bienes de Difuntos, a Cristóbal de Carranza. Matadero.- Asimismo se acordó que el Matadero se ha de hacer...
Llevarás tras de ti a los hombres como el rebaño que marcha al matadero, y, sin embargo, te reclamarán: la gente, al verte cubierto de sangre, te admirará como un semidiós.
Estos traidores no reservan a sus padres; topan con el amigo que les ha dado de comer y beber y hecho buenas obras, y se le llevan al matadero.
En el Matadero, los abastecedores, que, para no ser menos, burlan también el precio de tasa, han aumentado el precio de la carne, cobrando, bajo mano, diez o veinte céntimos el kilo.
Los enemigos nos habrán hecho flecos antes de que lleguemos a la falda del cerro, y aun superado este inconveniente, no nos dejarán formar línea ordenada de batalla. En fin, soldado soy y mi obligación es ir sin chistar al matadero y cumplir, como Dios me ayude, con mi rey y con mi patria.
Don Filemón también se serenó; cierto es que se le van algunas buenas vaquillonas y uno que otro novillo grande, pero se consuela pensando que va a recibir buenos pesos, que le quedan novillos para el matadero; y después de una vueltita al rodeo, que despacio, a paso lento, se va desgranando por el campo, queda del todo conforme.
Aun se dijo públicamente en el pueblo que ciertos soldados se determinaron ir fuera de él, hacia la parte donde venía aquella tempestad, para certificarse de qué procedía, y llegando al matadero, que está a las últimas, vieron unos bultos negros y horribles que les causaron tanto pavor y espanto que, al momento, sin poder pasar más adelante se volvieron.
Ítem, se ordena y manda que cuando se trajere la carne del Matadero a pesar a la Carnicería, la dicha Carne esté hecha (pedazo en) cuartos, y se cuelguen en sus carpías, y no se eche una sobre otra y se ponga cada una a su parte, de manera que cada género de carne esté de por sí (disponible para alimento).
Cubierta de Cal y Tejas.- Y para efecto de este Matadero y que se cubra, da el Maese de campo Toribio de Castro, toda la cal graciosamente con que vayan por ella a su calera; y el dicho Fiel Ejecutor, dijo, que dará quinientas tejas de balde.
Lo malo es que hacia allá van directo nuestros alumnos como ratones del flautista de Hammelin, sin darse cuenta, nadie se los ha hecho notar, que su destino es un sui-géneris matadero: obedecer las órdenes del consumismo irracional.
En efecto, el decimosexto día de la carestía, víspera del día de Dolores, entró a nado por el paso de Burgos al matadero del Alto una tropa de cincuenta novillos gordos; cosa poca por cierto para una población acostumbrada a consumir diariamente de 250 a 300, y cuya tercera parte al menos gozaría del fuero eclesiástico de alimentarse con carne.
Acudieron las gentes del Hospital y, manchándose hasta los codos, vaciaron aquella tartana, que parecía un carro del Matadero, cargado de carne muerta, rota, agujereada por todas partes.