manso

(redireccionado de mansas)
También se encuentra en: Sinónimos.

manso, a

(Del lat. vulgar mansus < lat. mansuetus.)
1. adj. De condición suave o benigna. dócil
2. Se refiere a los animales que no son bravos. fiero
3. Que es sosegado o tranquilo. inquieto
4. s. m. Casa de campo y de labor con tierras, aperos y ganado.
5. GANADERÍA Animal macho que guía a los demás del rebaño. cabestro
6. adj. Chile vulgar Que es grande o extraordinario.

manso, -sa

 
adj. Benigno, suave.
Díc. de los animales que no son bravos.
Sosegado, apacible.
m. Res que sirve de guía a las demás de un rebaño.

manso, -sa

('manso, -sa)
abreviación
1. animal que no ataca ni es agresivo un perro manso
2. que es apacible y tranquilo por naturaleza un hombre manso
3. que no tiene movimiento aguas mansas
Sinónimos

manso

, mansa
adjetivo
2 dócil*, manejable.
Se trata de animales.
Traducciones

manso

manyac

manso

ochočený

manso

tam

manso

zahm

manso

kesy

manso

pitom

manso

飼いならされた

manso

길들여진

manso

tam

manso

tam

manso

tam

manso

เชื่อง

manso

evcil

manso

thuần

manso

A. ADJ
1. [persona] → meek, gentle
2. [animal] → tame
3. (Chile) (= tremendo) → huge, tremendous
B. SM (Esp) → mattress
Ejemplos ?
Frutas de la tierra.- Las frutas mansas de la tierra hay en mayor abundancia; plátanos, aguacates, piñas, zapotes, anonas, papayas, nísperos, guayabas, ciruelas de dos géneros, unas que llaman de Nicaragua y otras de la tierra.
68.- Habiendo dicho en la ley antes desta, la forma que se ha de tener en la Cosmografía de las Indias que es la Descripción General de todo el orbe dellas respecto del sitio y posesión que tienen al Universo; queremos en ésta, disponer de la Hidrografía que dice Descripción de todos los Mares y Aguas principales por ser tan necesaria su noticia (como están y van sus corrientes con sus vientos lares que las dominan o no: poner si son mansas...
Sus fundadores eligieron un terreno fértil, un clima productor y un río cuyas aguas, pérfidamente mansas como la sonrisa de una mujer, debían regar una campiña deleitosa.
Para asegurar su corona y la continuación de su dinastía, tiene hijos; y sus hijos no necesitan piratear en las costas para encontrar bellezas que consientan en acompañarlos a reinar sobre las olas mansas del Río de la Plata, río de oro para ellos.
Abrazado a la luz de la tarde que borda, como al hilo de una apostólica araña, he de decir mi prez humillada y humilde, más que las herraduras de las mansas acémilas que conducen al Santo Sacramento.
Nunca sintió las alboradas tristes, nunca sintió las bellas alboradas, ni el ascender solemne de los días ni la caída de las tardes mansas, ni el canto de los pájaros, ni el ruido de las aguas, ni las nostalgia del rumor del mundo, ni los silencios que el erial encalman.
Sus ojos, deslumbrados por los hachones, y no los de vidrio de la imagen, eran causa del fenómeno. No obstante, mágica fascinación prendía sus pupilas a aquellas otras pupilas llorosas y mansas.
Sobre la playa de dorada arena morían mansas las olas, y el son de los caracoles con que anunciaban los pescadores su arribada a la playa, y el ronco canto del mar, parecían acordarse con la fragancia de aquel jardín antiguo donde las cinco hermanas se contaban sus sueños juveniles, a la sombra de los rosáceos laureles.
Con la ventaja que gozan las almas mansas de no dejarse abatir por la desgracia, la que tienen los temples suaves de estar exentos de sentimientos efervescentes y violentos, y la que es propia de caracteres pacientes, de no irritarse ni aferrarse en sus sufrimientos, Rosalía había vuelto a su estado natural de calma y de tranquilidad de espíritu, que es, a no dudarlo, una señal de predestinación.
— Siguióla contento Adolfo y a una señal de la Maga, de aquella anchurosa fuente dividiéndose la taza, tornóse en un canastillo que se columpia y resbala de un claro y tranquilo río por sobre las ondas mansas; y entrándose confiados en tan vacilante barca, dejáronse ir sin recelo a los caprichos del agua.
Las lecheras de doña Simeona eran vacas mansas, pero criollas hasta más no poder, y por treinta pesos con cría, se hubiesen podido encontrar iguales, en la vecindad, las que se hubiera querido.
Pero también, entre el trébol abundante y florido, la gramilla tupida y el cardo nuevo, pastean a millares las mansas ovejas, cuidadas por gente pacífica y bien mantenida, y con el traqueo de las majadas, salen y suben al cielo, mezclados en delicioso concierto, los mil perfumes de las plantas olorosas de la cañada fértil, la altamisa, la verbena sutil, la flor morada, el trébol de olor y la rama negra embriagante.