mandón


También se encuentra en: Sinónimos.

mandón, a

1. adj./ s. Que gusta de mandar o abusa de su autoridad mi jefe es muy mandón. autoritario
2. s. m. Amér. Central y Merid. OFICIOS Y PROFESIONES Capataz, persona encargada de dirigir y vigilar a un grupo de trabajadores de una mina.
3. Chile Persona que da la orden de salida en las carreras de caballos a la chilena.

mandón, -dona

 
adj.-s. Que ostenta y usa del mando más de lo que le toca.
m. Antiguamente, jefe de tropa irregular.

mandón, -dona

(man'don, -'dona)
abreviación
persona que tiene una acentuada tendencia a dar órdenes Este niño es un mandón.
Sinónimos

mandón

, mandona
adjetivo y sustantivo
Traducciones

mandón

panovačný

mandón

kommanderende

mandón

herrisch

mandón

komenteleva

mandón

sklon zapovijedanju

mandón

威張った

mandón

우두머리 노릇하는

mandón

bazig

mandón

sjefete

mandón

mandão, Bossy

mandón

dominerande

mandón

ซึ่งสั่งให้ทำ

mandón

buyurgan

mandón

hách dịch

mandón

专横的

mandón

/ona
A. ADJbossy
B. SM/Fbossy-boots
C. SM
1. (Cono Sur) (Min) → mine foreman
2. (Chile) (en carreras) → starter
Ejemplos ?
En el estribillo, se oyen las voces de los tres integrantes de DM, tan sólo hablando, como mayor curiosidad se escucha además la voz de Daniel Miller como una suerte de maestro mandón, y quien sólo llegaría a volver a colaborar vocalmente en el tema de 1986 Black Celebration del álbum homónimo.
A partir de la octava temporada, ha sido representada como un personaje bastante mandón, lo que a veces puede hacer difícil el trabajo con ella.
El señorito era el mandón de la villa, el cacique de cuyo bando era Manín, que tenía dinero suyo a réditos y en arrendamiento cierta tierruca de hombre tan poderoso.
Los ánimos de los militares estaban adheridos a esta opinión: mi objeto era que se diese un paso de inobediencia al ilegitimo gobierno de España, que en medio de su decadencia quería dominarnos; conocí que Liniers no tenía espíritu ni reconocimiento a los americanos que lo habían elevado y sostenido, y que ahora lo querían de mandón, sin embargo de que había muchas pruebas de que abrigaba, o por opinión o por el prurito de todo europeo, mantenernos en el abatimiento y esclavitud.
Me duele cuando en la prensa extranjera se dice “el régimen de Castro”, porque yo no soy ni hombre fuerte, ni dictador, ni soy un mandón, ni estoy dando órdenes aquí (APLAUSOS).
Las iniquidades del mandón argentino andan impresas en todos los periódicos honrados de América y Europa, desde Cronaca Sovversiva de Vermont, hasta Les Temps Nouveaux, de París; desde La Battaglia de Sao Paulo, hasta Tierra y Libertad de Madrid, y desde La Agitación de Estación-Dolores hasta ¡Tierra!
El hombre que en sociedades retrógradas habla y escribe con valerosa independencia, suscita recriminaciones y tempestades, aventurándose a sufrir los anatemas del sacerdote, los atropellos del mandón y los impulsivos arranques de la bestia popular.
No era precisamente un buscapleitos, sino mandón y perentorio, como alguien que está acostumbrado a ser el tirano del entrepuente; todo lo que decía y hacía tenía un aire de audacia diabólica, que inspiraba respeto a los que le rodeaban.
¡Que me echen las mías, que ya tengo bastante con eso —porque no soy infalible y puedo cometer muchos errores—, pero que no me echen las culpas de los demás! Porque vuelvo a repetir que ni soy hombre fuerte, ni doy órdenes, ni soy mandón, ni soy dictador aquí.
No queremos ni podríamos negarlo: el sacerdote hace el papel de una montaña sombría y escabrosa, interpuesta en el camino hacia la luz; pero el juez que vende la justicia, el parlamentario que tiene por única norma los caprichos del mandón, el capitalista que se adueña de los productos debidos al sudor ajeno, el soldado que descarga su rifle en una masa de obreros inermes ¿no causan tantos males y no merecen tanto vilipendio como el sacerdote?
3° INDEPENDENCIA Los indios debían andar aparte en sus cuadrillas, sin reunirse con los otros naturales existentes en las minas y peor con ningún mulato o mandón.
El Artillero también tenía mandón que le protegiera: fue lucha de caciques. El juez, oficiosamente, hizo que la cosa se pusiera en manos que lo resolvieran sin llegar a un juicio, dando a entender que él, llegado el caso, daría una solución igual; quería servir al más poderoso dilatando o conjurando el compromiso.