mallas

Búsquedas relacionadas con mallas: malas, mayas
Traducciones

mallas

legíny, punčocháče

mallas

gamachebukser, strømpebukser

mallas

sukkahousut, trikoohousut

mallas

collants

mallas

hulahopke, tajce

mallas

タイツ, レギングス

mallas

레깅스, 타이츠

mallas

cykelbyxor, strumpbyxor

mallas

กางเกงรัดรูป, ถุงน่อง

mallas

quần nịt, quần tất

mallas

裤袜
Ejemplos ?
«La Muñeca», nombre con el cual no sabemos por qué hubieron de bautizar la nueva Pescadería, brillaba a los abrasadores rayos del sol con sus edificios de madera casi todos y pintarrajeados de los más vivos colores, adaptados en su mayoría y del modo más caprichoso y pintoresco a las exigencias de la industria; acá y acullá, bajo los amplios cobertizos, mozos atezados llenaban unos los serones de pescado que colocaban entre verdes hojas de palma; en tanto otros, bañaban en tinte de pino las larguísimas redes; los más viejos y menos ágiles, los renegridos veteranos entreteníanse en hacer mallas...
La propuesta técnica - académica debe contener el modelo curricular y pedagógico, las mallas y diseños macro y micro curriculares, perfiles profesionales, programas analíticos describiendo los objetivos, contenidos, recursos, forma de evaluación, bibliografía, cronograma de actividades, número de créditos, la diversidad pluricultural y multiétnica, la responsabilidad social y compromiso ciudadano; 5.
Anduvieron otro trecho, y encontraron a un águila que se había enredado en las redes de un cazador. -Apéate -le dijo el caballo-, y corta las mallas de esa red y libra a ese pobre animal.
Un hálito de amor había pasado entre las mallas del cañamazo; cada puntada de aguja habría fijado a11í una esperanza y un recuerdo, y todos estos hilos de seda entrelazados no eran más que la continuidad de la misma pasión silenciosa.
Y no cabía duda, a sí propio tenía que confesárselo, por más que hasta la hora de la muerte se lo ocultase a su pobre Petra: él, don Casto, la rueda, había sentido un extraño, profundo deleite, al tocar la carne dura y fresca entre las mallas de seda...
En los torneos de Zocodover, en los juegos florales de la corte, siempre que se les había presentado coyuntura para rivalizar entre sí en gallardía o donaire, se habían aprovechado con afán ambos caballeros, ansiosos de distinguirse a los ojos de su dama; y aquella noche, impelidos, sin duda, por un mismo afán, trocando los hierros por las plumas y las mallas por los brocados y la seda, de pie junto al sitial donde ella se reclinó un instante después de haber dado una vuelta por los salones, comenzaron una elegante lucha de frases enamoradas e ingeniosas, epigramas embozados y agudos.
Esténelo saltó a tierra, se le acercó y sacóle del hombro la aguda flecha; la sangre chocaba, al salir a borbotones, contra las mallas de la coraza.
Tiró de aquel cordón y, mientras una extremidad quedaba fija en las ropas, en la otra apareció la navaja unida a otro objeto pesado y brillante. Era un portamonedas de mallas metálicas que Sebastián, casi sin darse cuenta de lo que hacía, abrió oprimiendo el resorte.
Don Francisco, con su burlona sonrisa, dijo a la dama: -Señora mía, las mallas de vuestra red eran de seda y no extrañéis que el león las haya roto.
Los Hércules, orgullosos de la enormidad de sus miembros, sin frente y sin cráneo, como orangutanes, se hinchaban majestuosamente bajo las mallas lavadas la víspera para la solemnidad.
Eva morena, de las breñas hija y de ella locamente enamorada, iba a la cumbre a coronarse sola reina de la montaña. Como membrudo corredor venado, rompe el cabrero las breñosas mallas; como ligera vigorosa corza, de peña en peña la cabra salta.
Y con unos movimientos de hombros que estiraban sobre su pecho las mallas de su chaqueta de punto, señalaba con las dos manos la taberna de su rival, de donde salían en aquel momento canciones.