Ejemplos ?
¿Cómo ha llegado a mis manos? CADMO Desgraciada verdad, que llegas en mal tiempo. AGAVE Dime, que por lo siguiente palpita mi corazón.
El techo se prolongaba más allá de los muros, formando una especie de galería a lo largo del frente de la casa que podía cerrarse en caso de mal tiempo.
Mistress Micawber, por lo que pude ver, también se había preparado para hacer frente al mal tiempo, aunque no había nada superfluo en su vestimenta.
Estaba pálida como la muerte, pero se reía del mal tiempo, deseosa de que fuese aún peor; su blanco manto se arremolinaba en el aire cual una amplia vela, mientras el amigo de Juan la azotaba furiosamente con las tres varas, de tal modo que la sangre caía a gotas a la tierra, y ella apenas podía sostener el vuelo.
arta LVIILos primeros movimientos son irreprimibles Habiendo vuelto de Baies a Nápoles, fácilmente me persuadí de que teníamos mal tiempo, por no exponerme otra vez a subir a la nave, pero había tanto fango a lo largo del camino, que asimismo se podría imaginar que había navegado.
El otoño finalizaba, y el cielo, fijo en sequía con chubascos de cinco minutos, se descomponía por fin en mal tiempo constante, cuya humedad hinchaba el hombro de los mensú.
Si en verdad la nación entera está dispuesta a claudicar en sus anhelos de libertad y democracia, entonces el clamor pidiendo nuestro aniquilamiento será gigantesco y no tendrá usted de qué preocuparse. Los altos mandos federales dicen que en horas, que en días si hay mal tiempo, acabarán con nosotros.
Me irrito cuando algún tonto llama mal tiempo al lluvioso y durante un aguacero me encanto con el espectáculo que la ciudad ofrece.
Ya se harán ustedes cargo de que algo habrá sucedido por allá arriba para que yo baje por aquí con tan mal tiempo, no tocándome oír misa este domingo.
Cada uno llevó a la suya su herencia y don Sebastián mejorada, que, aunque no avía menester dineros, no vienen nunca a mal tiempo, porque, si ay necessidad, se remedia con ellos, si no la ay, perseverase en que no la aya.
Cuando fueron a acostarse, le dijo la madre: -Quédate ahí; pasa la noche delante de la lumbre, pues por lo menos estarás al abrigo del frío y del mal tiempo.
Pasaba la mayor parte de su tiempo en el agua cerca de Hell-Gate; en mal tiempo se le podía tomar por uno de los espectros que aparecían por aquellos lugares.