majestad

(redireccionado de majestades)
También se encuentra en: Sinónimos.

majestad

(Del lat. majestas, -atis, majestad.)
1. s. f. Seriedad, entereza y severidad en el semblante y en las acciones fue impresionante la majestad con la que apareció en público en un momento tan delicado. dignidad, grandeza
2. Grandeza, superioridad y autoridad sobre otras personas.
3. Título o tratamiento que se da a Dios, emperadores y reyes.
4. ARTE Imagen de Cristo crucificado, vestido con túnica y coronado, característica de la escultura bizantina y de la románica.
5. su divina majestad Dios, ser supremo.

majestad

 
f. Grandeza, sublimidad que infunde admiración y respeto.
Título que se da a Dios y también a emperadores y reyes.
b. art. Nombre dado a las imágenes de Cristo y de la Virgen en actitud trinfante.

majestad

(maxes'tað)
sustantivo femenino
1. condición de las personas que despierta admiración hablar con majestad
2. título con que se trata a Dios o a los reyes Si su Majestad lo desea, actuaremos inmediatamente.
Sinónimos

majestad

sustantivo femenino
Traducciones

majestad

majesty

majestad

Würde, Majestät

majestad

veličenstvo

majestad

majestæt

majestad

majesteetti

majestad

majesté

majestad

veličanstvo

majestad

威厳

majestad

폐하

majestad

majesteit

majestad

majestet

majestad

majestat

majestad

majestade

majestad

majestät

majestad

พระเจ้าแผ่นดิน

majestad

görkem

majestad

vẻ uy nghi

majestad

雄伟

majestad

SFmajesty
Su MajestadHis/Her Majesty
(Vuestra) MajestadYour Majesty
Ejemplos ?
Y es que acaso su gesto severo y noble a todos asombraba por lo arrogante: ¡Hasta los leñadores mirando al roble sienten las majestades de lo gigante!
En la Ciudad de San Francisco de Quito, en veinte y cuatro de Noviembre de mil seiscientos y cincuenta y nueve, el Cabildo, Justicia, Regimiento de esta ciudad, es a saber: El General Don Diego de Sotomayor Baldenebro, Caballero de la Orden de Calatrava, Corregidor y los demás capitulares que abajo firman sus nombres, que se congregaron en su Ayuntamiento para tratar y conferir las cosas tocantes al servicio de las dos Majestades y útil de esta República...
En la Ciudad de San Francisco de Quito, en catorce días del mes de Noviembre de mil seiscientos y cincuenta y nueve, el Cabildo, Justicia y Regimiento de esta ciudad, estando en su Ayuntamiento para tratar y conferir las cosas tocantes al servicio de las dos Majestades...
Recibimiento del Corregidor.- Y entró el General Don Jorge de Ribera e hizo presentación de un título de Corregidor que tiene esta Ciudad, proveído por su Excelencia; y habiéndolo visto y las fianzas que ha dado el Capitán Diego Muñoz de Angulo, Blas de Vera y Juan Sánchez de Solís, las aprobaron y recibieron, y mandaron fuese recibido haciendo el juramento necesario, como, se manda; y en su cumplimiento juró a Dios y a la Cruz, en forma de derecho, poniendo las manos sobre el hábito de Santiago que llevaba al pecho y so cargo de él prometió de usar bien y fielmente el dicho oficio y que mantendrá en paz la República y acudirá al servicio de ambas Majestades, y a la conclusión dijo: Si Juro y Amén.
Lo dije en la noble ciudad de Oviedo y lo repito hoy, ante Vuestras Majestades y también el instruido y selecto cónclave que nos arropa y en la noble ciudad de Alcalá de Henares, a medio camino entre la capital de España y el paraíso.
Sí me permitiría aclarar con mi voz más desnuda y sincera, sí quisiera pregonar con mi acento más cierto y verdadero, que esta victoria de hoy no es mía sino de la palabra dicha en español y a esta o a la otra orilla de la mar, que acierta a comparecer ante Vuestras Majestades en cada aniversario de Miguel de Cervantes y resistiendo siempre todas las tarascadas.
Un gran festín en palacio, cuando el sol a las estrellas cedió de los altos cielos las despejadas esferas celebrose; y luego danza, en que al son de las orquestas, las majestades augustas tomar parte no desdeñan, y para la luz siguiente funciones se anuncian nuevas, sin que ni el sueño intervalo permita entre fiesta y fiesta.
Este presente Tratado será ratificado por sus Reales Majestades, y las ratificaciones se pasarán a Utrecht en el término de cuatro semanas, y antes si se pudiere.
La lavanderilla y la doncella, con sus respectivos maridos, siguieron siempre gozando del favor de sus majestades y siendo los señores más principales de toda aquella tierra.
Lo otro, no habiendo, como no hay, fortificación formal y defensible en esta Ciudad, es infructuoso el derribar dichas casa en tan grave daño, y solo en caso de estar hechas las fortificaciones y reconocerse servir de padastros nuestras casas (que) debía(n) (lo) ejecutarse (con) el dicho bando; pero no habiendo llegado el caso, (que) se debe suspender; además que será en (pro y orden) de servicio de ambas majestades...
Yo, como Job, "hablaré en la amargura de mi alma" por ser fiel, y nada callaré por ser leal, pretendiendo no ser reo a entrambas majestades: a la eterna, como su criatura; a la Vuestra, como Vuestro criado que reverencia el juramento que al servicio de V.M.
La primera vez que tuve el honor de visitar, en el palacio de la Avenida Kléber, á la Reina doña Isabel, me impuso la presencia de esta señora un adelado respeto, pues no es lo mismo tratar con majestades en las páginas de un libro ó en los cuadros de un museo, que verlas y oirlas, y tener que decirles algo, dando uno la cara, en visitas de carne y hueso, sujetas á inflexibles reglas ceremoniosas.