magrebí

magrebí

1. adj./ s. m. y f. Del Magreb, región del noroeste de África, que comprende zonas de Marruecos, Argelia y Tunicia, y de la variante dialectal del árabe que hablan sus habitantes.
2. s. m. y f. Persona natural de esta región.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Variante dialectal del árabe hablada por estas personas.
NOTA: En plural: magrebíes tb:mogrebí
Traducciones

magrebí

maghrebinisch

magrebí

magrebino

magrebí

Maghreb

magrebí

Maghreb

magrebí

Maghreb

magrebí

Μαγκρέμπ

magrebí

Магреб

magrebí

马格里布

magrebí

Maghreb

magrebí

Maghreb

magrebí

Maghreb

magrebí

Maghreb

magrebí

ADJ, SMFMaghrebi
Ejemplos ?
El BC Akademik logró establecer en 1974 dos récords a costa del marroquí RS Berkane, último conjunto magrebí que compitió en la Copa de Europa.
Árabe magrebí, que incluiría: Árabe marroquí o dāriŷa El magrebí oriental (Argelia y Túnez) Árabe argelino Árabe tunecino Además de variantes de transición como las de Libia, (Árabe libio).
The shaping of Maltese along the centuries: linguistic evidences from a diachronic-typological analysis.; retrieved Jul 2008 Algunos lingüistas dicen que el maltés es inclasificable. Procede del árabe coloquial siciliano, un dialecto hoy desaparecido del árabe magrebí.
Después de sus estudios universitarios —en los que obtuvo una licenciatura en ciencias económicas, sendos diplomas de árabe clásico y de árabe magrebí en la «École Nationale des langues orientales», y un diploma del «Institut d'études politiques»— entró en 1967 en el Conservatorio Nacional de París y cursó allí estudios hasta 1972.
Entre los músicos, cantantes y compositores más conocidos figuran el conjunto El-Azifet (una rareza en esta parte del mundo, pues se trata de un grupo exclusivamente compuesto por mujeres), Khemais Tarnane, Raoul Journou, Saliha, Saleh Mehdi, Ali Riahi, Hedi Jouini y Fethia Khairi, aunque será complicado encontrarlos fuera del ámbito local. Dentro del panorama global de la literatura árabe magrebí, la correspondiente tunecina se conoce históricamente como Ifriqiyya.
Un estilo —o conjunto de estilos— importante es el llamado andalusí o magrebí, que guarda poca relación con los demás porque a diferencia de ellos no deriva del nasj sino del cúfico antiguo.
En el Magreb y Al-Andalus se utilizaba sin embargo con más frecuencia un cálamo terminado en punta, como las tradicionales plumas europeas, y por esta razón la llamada escritura andalusí o magrebí no posee alternancia en el trazo.
En el norte de África, la pacificación que le permitiría posteriormente el avance territorial no estaba exenta de dificultades que provenían fundamentalmente de la resistencia de los beréberes (se consigue la sumisión con la toma de rehenes de los hijos de notables y jefes) y de la zona cristiana magrebí (cuyos dirigentes terminan optando por aceptar acuerdos que le confirman en sus dominios, como don Julián, señor de Ceuta).
En 1471, los portugueses establecidos en Arcila y Tánger remontaron la ría del Lucus y alcanzaron un peaje no lejos de la ciudad, donde edificaron unan fortaleza, pero no llegaron a terminarla, porque fueron expulsados por los cabileños y el ejército magrebí mandado por Muley Nácer (dinastía wattásida), que ordenó construir unas murallas y un fuerte llamado "Al Fath", o llamado también "Castillo de San Antonio" o "Leqbibat", con el objetivo de proteger Larache desde el mar y evitar más incursiones por el río.
Existen comunidades hebreas en todo el norte de África desde su expulsión de España en 1492, existiendo en la cercana Tetuán un cementerio judío en el cual hay enterrados hebreos sefardíes desde su expulsión hasta los años del Protectorado Español de Marruecos. Del norte de Marruecos y su relación con Ceuta proviene la población magrebí o musulmana de Ceuta.
El esparto es una planta del Mediterráneo Occidental, de distribución íbero-magrebí, es decir, su área se extiende por las zonas más áridas de la Península Ibérica (especialmente el sureste y levante, con grandes poblaciones en Baleares, valle del Ebro, Andalucía, Madrid y Castilla-La Mancha) y por el Magreb, sobre todo por las altas mesetas previas al desierto del Sahara.
En septiembre del 979, mandó desde Algeciras el auxilio de Ceuta, amenazada por la victoriosa campaña de Buluggin ibn Ziri, favorable a los fatimíes, contra los clientes omeyas en el Magreb occidental. Más tarde, la ciudad se convirtió en centro de la política magrebí del Almanzor.