magnicida

(redireccionado de magnicidas)

magnicida

(Del lat. magnus, magno + caedere , matar.)
s. m. y f. Persona que mata a una persona importante por su cargo o relevancia política los magnicidas suelen buscar la notoriedad .

magnicida

 
adj.-com. Que comete un magnicidio.
Traducciones

magnicida

SMFassassin (of an important person)
Ejemplos ?
Hay que tener en cuenta que las motivaciones de los magnicidas eran muy heterogéneas, ya que los había movidos por un auténtico sentido de salvación de la República.
Como ha señalado Juan Luis Cebrián, «muchos demócratas, enemigos de la violencia y del terrorismo etarra, no tenían otro remedio que reconocer —con cuidado, no se les fuera a confundir— que, a la postre, los magnicidas habían cumplido con un destino histórico y su acción había liquidado cualquier posibilidad de continuismo franquista».
Tras la victoria de Filipos sobre los magnicidas Bruto y Casio y el suicidio de éstos, hubo un enfrentamiento en Italia entre los partidarios de Marco Antonio y Octavio, que se saldó en 40 a.
En el juicio que posteriormente se siguió a los magnicidas, estos alegaron haber seguido órdenes de Marceliano, quien vengaba así la muerte de su hermano Silvestre.
El enigma de Urtala - R/OE 16 - Br/CE 629 (1982) - B/OE 4 (1996). Los magnicidas del tiempo - R/OE 16 - C-F/HE 83 (1972) - B/OE 4 (1996).
En el juicio que posteriormente se siguió a los magnicidas, estos alegaron haber seguido órdenes de Marceliano, quien habría vengado así la muerte de su hermano Silvestre.
Ello fue debido a que se culpó a los judíos, como minoría étnica de cultura y religión ajena al pueblo ruso, de haber participado colectivamente en la conspiración de asesinato (uno de los magnicidas era judío).
Al-Mutawakkil fue asesinado por miembros de su escolta turca en diciembre de 861. Wasif no se encontraba entre los magnicidas, pero era sin embargo una figura central en la conspiración.
Tras el asesinato de César (44 a. C.), cuando parecía que los magnicidas estaban triunfando, sugirió que fueran recompensados por sus servicios al Estado.
El gobierno, para evitar la huida de los frustrados magnicidas, ordenó al ejército y a la policía cerca la ciudad, a partir de la barranca circular que entonces servía de borde natural a la misma.