Ejemplos ?
Su nuevo dueño, Pedro León Navarro y Vidal (1866-1886), maestro de obras, lo derribó, siendo entonces cuando se expoliaron sus mármoles, sillería, maderas, artesonados, muebles, metales etc.
La reedificación es atribuida a Don Pedro Argüelles Celles y Valdés y con la intervención tal como dice Germán Ramallo del maestro de obras de la catedral compostelana, Domingo de Andrade.
La capilla mayor se remata con una cúpula que apoya en pechinas; en las pechinas están labrados los cuatro evangelistas con yeserías también barrocas. El maestro de obras Tomás de Zaragoza realizó la cúpula en 1746.
En el siglo XVIII el Arzobispado llevó a cabo un gran impulso constructor: se erigió la iglesia de Nuestra Señora de Consolación y se restauró el palacio, siendo el maestro de obras Diego Antonio Díaz.
El primer Maestro de Obras de esta iglesia del que se tienen noticias es Alonso Rodríguez, quien trabajaba por entonces en la catedral hispalense y en algunas otras iglesias de aquella diócesis, así como en el Monasterio de la Victoria de esta localidad, de financiación ducal, de 1504.
Fue construida por las aportaciones de los habitantes del pueblo y colaborando también en su construcción. No se conservan datos sobre el arquitecto y el maestro de obras.
En 1331, el Arte della Lana (Gremio de los mercaderes de la lana) asumió el patronazgo exclusivo para la construcción de la catedral y, en 1334, nombraron a Giotto di Bondone como maestro de obras.
El Ayuntamiento de la localidad constituye uno de los edificios característicos de la arquitectura aragonesa del siglo XVI. Construido en 1534 por el maestro de obras borjano Antón de Veoxa, fue construido en ladrillo.
1250) fue un arquitecto o maestro de obras itinerante, que ha pasado a la historia debido a que se ha conservado un cuaderno de viajes que le perteneció: el Livre de portraiture, 33 páginas de pergamino con 250 dibujos, datable entre 1220 y 1240, conservado en la Bibliothèque Nationale de París (MS Fr 19093), que se publicó en 1858.
Fue construido en el siglo XIX por el gran maestro de obras Don Lucio Uribe, bajo iniciativa del ex Gobernador General Doroteo López y para iniciar su construcción fue necesario demoler la antigua cárcel.
Fue un verdadero exponente del estilo gótico valenciano, con el cual alcanza sus mayores cotas de belleza y perfección. Como maestro de obras de la catedral de Valencia, se le atribuye la ampliación del primer tramo de la nave.
La primera autoría arquitectónica mantiene algunas incógnitas, pero se sabe que intervinieron Joaquim Gispert, su hijo Frederic, que era ingeniero, el maestro de obras Francesc Batlle, Francesc d'Assís Soler, etc.