madrugada


También se encuentra en: Sinónimos.

madrugada

1. s. f. Primeras horas de la mañana la luz de la madrugada le sorprendió a medio camino. alba, amanecer
2. Espacio de tiempo entre la medianoche y el amanecer volvió a casa a altas horas de la madrugada.
3. Acción de madrugar o levantarse muy temprano. madrugón
4. de madrugada loc. adv. Al amanecer se levanta todos los días de madrugada.

madrugada

 
f. Amanecer (alba).
Acción de madrugar.
De madrugada. loc. adv. Al amanecer.

madrugada

(maðɾu'γaða)
sustantivo femenino
1. tiempo que va desde la media noche al amanecer Llegamos de la fiesta de madrugada.
2. primera luz del día una madrugada clara
3. acción de levantarse temprano en la mañana Me pasé una semana a puras madrugadas.
Sinónimos

madrugada

sustantivo femenino

madrugada:

auroraalba, amanecer, crepúsculo, albor, mañana, orto, alborada, amanecida, alboreo,
Traducciones

madrugada

aube

madrugada

alba, ore piccole

madrugada

daybreak, morning

madrugada

الفجر

madrugada

αυγή

madrugada

黎明

madrugada

黎明

madrugada

svítání

madrugada

Dawn

madrugada

夜明け

madrugada

새벽

madrugada

SF (= noche) → early morning, small hours pl; (= alba) → dawn, daybreak
de madrugadain the small hours
levantarse de madrugadato get up early o at the crack of dawn
a las cuatro de la madrugadaat four o'clock in the morning, at four a.m.

madrugada

f. daybreak;
de ___at dawn.

madrugada

f early morning (before dawn)
Ejemplos ?
Y cuando aquella madrugada, ya terminada la partida, se encontró el Muñequero con Paco Cárdenas a solas con éste en la calle, a la sazón solitaria, sin más testigos que la luz de la luna y un sereno que dormitaba en el zaguán de uno de los edificios, preguntó el primero al segundo: -¿Me quisieras tú decir, que estoy rabiando toa la noche por saberlo, qué fue lo que tú platicaste con el Maroto cuando le sacaste de la sala?
Hasta que el gallo canta, a la madrugada, sostienen el cerro sobre cuatro estacas rojas, para que se ventile bien, y sus muchachas han aprendido nuevas danzas.
De madrugada hizo Juan su modesto equipaje y se ató al cinturón su pequeña herencia: cincuenta florines y unos peniques en total; con ella se disponía a correr mundo.
Entonces el compañero de viaje se dirigió a la habitación donde Juan dormía y, desatándose las alas, se metió en la cama, pues se sentía realmente cansado. Juan despertó de madrugada.
5.° Debe tenerse siempre presente que desde las dos o las tres de la madrugada, hasta la salida del sol, y desde las cinco o las seis de la tarde hasta dos horas después de anochecido, es cuando se cometen la mayor parte de los crímenes; por consiguiente, a estas horas deben procurar aparecer las parejas del Cuerpo en los sitios sospechosos.
Temblando en los tejados farolillos de hojalata. Mil panderos de cristal herían la madrugada. Verde que te quiero verde, verde viento, verde ramas.
Recuerdo todavía los tratamientos psicológicos que tuvieron que pagar a los empleados de los bancos, porque los insultaban; recuerdo cuando fueron tapiadas las puertas de los bancos con planchuelas de acero para que la gente no pudiera entrar; recuerdo todavía también la madrugada en que como Senadora voté en contra de la derogación de la Ley de Subversión Económica porque creía que se tenían que hacer responsables los que habían cometido semejante salvajada que había llegado casi al quiebre institucional; cinco Presidentes en una semana tuvimos, un endeudamiento feroz.
Cuando las jóvenes generaciones tomen conciencia de lo que les robaron los enajenados por los ismos. Un día retornarían… Aquel cosmonauta atrevido había salido de nuestro bien ubicado planeta Tierra, un día muy de madrugada.
Las campanas de una iglesia vecina me despertaron a la madrugada, y algún tiempo después las dos señoras que me atendían, asomaron a la puerta de mi alcoba tocadas con sus mantillas y el rosario arrollado a la muñeca.
Pinto marchó, y a la madrugada hizo adelantar la artillería, la que fue sorprendida y con la misma le hicieron fuego hasta que capituló, permitiéndosele retirarse a Santa Fe: supe esta noticia por un vaqueano que tomé en el camino y que era uno de los que iban a dar aquel aviso a dicho vecino.
Sufría desde hacía algún tiempo de dolencias estomacales que se le fueron agudizando con el paso del tiempo al punto que ya no le dejaban salir de su casa y falleció en la madrugada del 1° de Enero de 1952.
Más noticias aún. En la chacra vecina a la nuestra, y esa misma madrugada, otro perro había tratado inútilmente de saltar el corral de las vacas.