maíz


También se encuentra en: Sinónimos.

maíz

(Del taíno mahís.)
1. s. m. BOTÁNICA Planta gramínea, de tallos altos y rectos, hojas grandes lanceoladas, y fruto en mazorca.
2. Grano de esta planta.
3. maíz de Guinea o morocho BOTÁNICA 1. Zahína, planta gramínea con cuyas simientes se preparan diversos alimentos y bebidas. 2. Semilla de esta planta.
4. maíz negro BOTÁNICA Panizo de daimiel, planta.
NOTA: Nombre científico: (Zea mays.)
NOTA: En plural: maíces

maíz

 
m. bot. Planta de la familia gramíneas (Zea mays), monoica, de tallo macizo, flores masculinas y femeninas y granos gruesos amarillos, muy nutritivos.

maíz

(ma'iθ)
sustantivo masculino
planta cereal que produce granos gruesos muy nutritivos harina de maíz
Sinónimos

maíz

sustantivo masculino
panizo (Aragón), mijo.
Traducciones

maíz

corn, maize, Indiancorn, mealies, grain

maíz

maïs

maíz

kukuřice, obilí

maíz

korn, majs

maíz

maissi, vilja

maíz

kukuruz, žitarica

maíz

トウモロコシ, 穀草

maíz

곡식, 옥수수

maíz

koren, maïs

maíz

korn, mais

maíz

milho

maíz

majs

maíz

ข้าวโพด

maíz

mısır

maíz

cây ngũ cốc, ngô

maíz

царевица

maíz

玉米

maíz

SMmaize, corn (EEUU), sweetcorn
maíz en la mazorcacorn on the cob
coger a algn asando maíz (Caribe) → to catch sb red-handed
dar a algn maíz tostado (Andes) → to give sb their comeuppance

maíz

m corn
Ejemplos ?
¡Cuándo serían las doce, señaladas por el paso del tren, para dejarse caer al suelo de golpe y mascar, ya medio dormido de cansancio, el corrusco de pan de maíz!
Los indios se repartieron los perros, que vivieron en adelante flacos y sarnosos, e iban todas las noches con hambriento sigilo a robar espigas de maíz en las chacras ajenas.
Recomenzó, automáticamente, sus días de obraje: silenciosos mates al levantarse, de noche aún, que se sucedían sin desprender la mano de la pava; la exploración en descubierta de madera, el desayuno a las ocho; harina, charque y grasa; el hacha luego, a busto descubierto, cuyo sudor arrastraba tábanos, barigüís y mosquitos; después, el almuerzo -esta vez porotos y maíz flotante en la inevitable grasa-, para concluir de noche, tras nueva lucha con las piezas de 8 por 30, con el yopará de mediodía.
Solo en la tierra con el chiquillo, Jácome le crió sabe Dios cómo; y ahora se le caía la baba viendo despuntar en Sendiño, a los seis años mal contados, otro cazador, otro merodeador, sin afición alguna al trabajo lento y metódico del labriego, fértil ya en ardides y tretas de salvaje para sorprender nidos y pajarillos nuevos, para descubrir dónde ponen las gallinas del prójimo y aun para engolosinarlas echándoles granos de maíz, hasta atraerlas a la boca del saco.
¿Se hará, acontecerá, que esculpamos en madera su boca, su rostro?” Así fue dicho a los de la Suerte. Entonces el lanzamiento, la predicción del encantamiento por el maíz, el tzité.
Hablad; que oigamos y que hablemos, digamos, si es preciso que la madera sea labrada, sea esculpida por Los de la Construcción, Los de la Formación, si ella será el sostén, el nutridor, cuando se haga la germinación, el alba”. “Oh maíz, oh tzité, oh suerte, oh formación, asios, ajustaos”, fue dicho al maíz, al tzité, a la suerte, a formación.
“Pondremos al instante otros en cambio; huesos puros y netos entrarán”. Ahora, pues, esos huesos puros y netos no eran más que maíz blanco.
Entonces se arrancaron los dientes de Principal Guacamayo; no se le puso en cambio más que maíz blanco; al instante ese maíz brilló mucho en su boca.
La de la Madurez. La del Cacao, vosotras que preparáis el maíz, tú, Guardián del Alimento de Maestro Mono, Maestro Simio!”, dijo la adolescente.
Dicen que algunos enfurecidos por ello, cometieron actos espantosos antes de morir de hambre, pues no les hacían caso a las bellas tortillas de maíz.
Ítem, (se) ordena y manda que la dicha Justicia y Regimiento tenga particular cuidado, de que la dicha Ciudad esté siempre bien abastecida de carne y pescado y maíz y de todos los mantenimientos necesarios, y cuando fuere menester se provea una persona de las dicho Cabildo, de lo que vayan hacer (para) traer de su distrito (lo necesario), el que le cumpliere en suerte lo vaya(se) a cumplir, y no queriendo ir el dicho Cabildo provea persona que a su costa vaya a lo hacer.
Y es mejor dormir en ella del vino la exaltación, en deliciosos ensueños de pasajero vapor, que comer maíz en tortas y el alcuzcuz y el arroz, y emborracharse con opio, trepando luego a un balcón, para excitar en la mente delirio fascinador, que al cabo ataca los nervios y oscurece la razón, y torna a los hombres locos o necios, que es lo peor.