más lejos

Traducciones

más lejos

further

más lejos

أَبْعَد

más lejos

dál

más lejos

yderligere

más lejos

ferner

más lejos

lisäksi

más lejos

plus loin

más lejos

dalje

más lejos

inoltre

más lejos

さらに

más lejos

más lejos

verder

más lejos

lenger

más lejos

dalej

más lejos

mais adiante

más lejos

далее

más lejos

vidare

más lejos

มากขึ้น

más lejos

daha ileriye

más lejos

hơn

más lejos

更进一步地
Ejemplos ?
Y les dijo que el buen rey Norandino, rey de Damasco y rey de Siria entera, había hecho a oriundo o peregrino que sido armado caballero hubiera, a la justa invitar que al día vecino convocada en la plaza al alba era; y bien podrían mostrar, sin ir más lejos, que eran su gesto y su valor parejos.
Y siendo vuelto a llamar del destierro, no sólo no vino, sino antes se apartó más lejos, diciendo: «Vean esas cosas aquellos a quien en Roma tiene presos la felicidad: vean en la plaza y en el lago Servilio gran cantidad de sangre (que éste era el lugar donde en la confiscación de Sila despojaban): vean las cabezas de los senadores y la muchedumbre de homicidas que a cada paso se encuentran vagantes por la ciudad, y vean muchos millares de ciudadanos romanos despedazados en un mismo lugar, después de dada la fe, o por decir mejor, engañados con la misma fe.
Otra vez a nadar, con el ansia de la desesperación, incorporándose en la cresta de las olas para ver más lejos, yendo tan pronto a un lado como a otro, agitándose siempre en un mismo círculo.
Porque siempre apetecemos Lo que más lejos se muestra, Lo que menos encontramos Que a nosotros se asemeja, Lo de que entendemos menos: Costumbre o naturaleza.
-Retén en tu memoria lo que afirmas y no olvides que el Amor es amor; pero antes de ir más lejos, dime si el Amor desea la cosa de la que es amor.
Voy más lejos: creo que el pintor desconocido, y acaso ya muerto, que ha legado al mundo tal maravilla, no perteneció a ninguna escuela, ni ha pintado más cuadro que éste, ni hubiera podido pintar otro que se le acercara en mérito....
oluntario de España, miliciano de huesos fidedignos, cuando marcha a morir tu corazón, cuando marcha a matar con su agonía mundial, no sé verdaderamente qué hacer, dónde ponerme; corro, escribo, aplaudo, lloro, atisbo, destrozo, apagan, digo a mi pecho que acabe, al que bien, que venga, y quiero desgraciarme; descúbrome la frente impersonal hasta tocar el vaso de la sangre, me detengo, detienen mi tamaño esas famosas caídas de arquitecto con las que se honra el animal que me honra; refluyen mis instintos a sus sogas, humea ante mi tumba la alegría y, otra vez, sin saber qué hacer, sin nada, déjame, desde mi piedra en blanco, déjame, solo, cuadrumano, más acá, mucho más lejos...
(EXCLAMACIONES Y APLAUSOS.) Hay veces que los pueblos van delante de los líderes señalando el camino, y hay veces que los líderes ven un poco más lejos y trazan una pauta determinada.
¿No es acaso una encarnación de Nyarlathotep, que en el antiguo y misterioso Khem tomó incluso forma de hombre? Recuerdo Yuggoth, y Shaggai, aún más lejos, y un vacío de planetas negros al final.
Hasta aquí lo sustancial del documento y, para esclarecerlo, véase ahora el breve comentario formulado a su margen por el diputado Muñoz: “que la comunicación leída, no contenía más (no iba más lejos) que la declaración sancionada; y que los señores representantes no podrían de dejar de confesar de (que) a la actividad y luces del señor Capitán General en Jefe, era a quien exclusivamente se debía la nulidad de los planes puestos en ejecución por los (¿?) Rivera: que sin tan favorables circunstancias no era difícil calcular cuál sería hoy el estado de la Provincia”, etc.
No hay duda pues, que Lavalleja había sido omiso a sus deberes estrictos de ejecutor de los mandatos de la ley, pero yendo al fondo de las cosas y enfocándolas con visión humana que gira sutilmente entre debilidades, inclinaciones y preferencias, ¿no es verdad que salta a primer examen la muestra de un deseo personalísimo de los diputados de que se procediera al cambio, como de igual modo salta a la vista, del olvido de Lavalleja, la prueba primaria de que a éste no le interesaba? Es así, evidentemente, y todavía – como se verá – hay documentos y razones para ir mucho más lejos por el camino que trillamos.
Pero no se despertó, y fui más lejos, tirando con todas mis fuerzas de las anillas o apretando los timbres, golpeando con mis pies, con mi bastón o mis manos todas las puertas obstinadamente cerradas.