lunar

(redireccionado de lunares)
También se encuentra en: Sinónimos.

lunar

1. adj. ASTRONOMÍA De la Luna vimos los cráteres lunares con un telescopio .
2. s. m. Pequeña mancha natural de la piel tiene un lunar en la cara . lentigo
3. Dibujo de forma redondeada que se distingue de la superficie que lo rodea por el color tiene un vestido de lunares.
4. Deshonra que se sigue de una mala acción. mancha
5. Defecto sin importancia.

lunar

 
m. Pequeña mancha en la piel.
fig.Mancha, vituperio.
Defecto o imperfección leve.

lunar

 
adj. Relativo a la Luna.

lunar

(lu'naɾ)
sustantivo masculino
1. mancha pequeña y redonda que aparece en la piel Tiene un lunar sobre la boca.
2. ropa cada uno de los dibujos circulares estampados en una tela una falda a lunares
Sinónimos

lunar

sustantivo masculino
lentigo (medicina), peca.

lunar:

tachadefecto, falta, peca, mancha,
Traducciones

lunar

mateřské znaménko, znaménko krásy

lunar

skønhedsplet

lunar

kauneuspilkku, luomi

lunar

lijep kraj, madež

lunar

ほくろ, 景勝地

lunar

검은 점, 명승지

lunar

födelsemärke, naturskön plats

lunar

ไฝ, สถานที่สวยงาม

lunar

nốt ruồi, thắng cảnh

lunar

, 风景区, 月球

lunar

月球

lunar

A. ADJlunar
B. SM
1. (Anat) → mole
lunar postizobeauty spot
2. (en tejido) → polka-dot, spot
de lunarespolka-dot
un vestido de lunaresa polka-dot dress
3. (= defecto) → flaw, blemish; (moral) → stain, blot

lu·nar

m. mole; blemish;
a. rel. to the moon.

lunar

m mole
Ejemplos ?
Cual respondiendo a la queja de Wagner, nocturno viento, con melancólico acento, en los sauzales se queja; mi Pesimismo se aleja al compás de tus arpegios; y brillantes florilegios de ritmos pueblan las frondas que visten lunares blondas de plata y encajes regios...!
GENARO (agitado) : ¿Contorno fácil en los carrillos?… ¿dos hoyos que al sonreírse se hacen graciosísimos?… ¿la barba con dos pequeños lunares que apenas se ven?
Cada cual es como es; hay a hombre o pueblo que tomar como Dios hacerle quiso: yo he cantado a mi patria sesenta años, a mi modo de ver como la he visto: gloriosa con sus fastos militares, grande con sus virtudes y sus vicios, prendida con sus tocas de castaños, de nogales, de almendros y de olivos, con su manto de mieses y viñedos y el cinturón de plata de sus ríos, piadosa con la fe de sus mayores, gaya con su carácter expansivo, y hermosa con su vello y sus lunares, morena tez y mosqueadores rizos.
Pero todavía por ahí, en algunos oscuros rincones del Estado hay criterios reaccionarios que introducen muchas veces iniciativas avanzadas este tipo de lunares y este tipo de trabas y de errores.
Señor, entre un Apolo y un ganso, preferid el Apolo, aunque el uno sea de tierra cocida y el otro de marfil." "¡Oh, la Poesía!" "¡Y bien! Los ritmos se prostituyen, se cantan los lunares de las mujeres, y se fabrican jarabes poéticos.
Estamos muy seguros de que el autor no ha tenido en ello la menor intención dañosa; pero creemos que en el teatro ni un solo momento se debe perder de vista cierto tacto y, sobre todo, la conveniencia pública. Éstos son, empero, pequeños lunares.
Desde que te cogió en el otro trapicheo, en el de la de los Lunares, encomenzó ella a jecharle agua al vino y a darse contra vapor y a mirar hacia la puerta de la calle, y como ya ha llovío tantas veces sobre mojao, ¡pos velay tú!
Oculta la amistad como un delito, era más íntima aún: buscaban ardides para reunirse, y se contaban esas naderías que lisonjean a la gente joven: cómo se enfila una sarta de corales, lo bien que cantaba el malvís, sobre todo en las noches claras, estrelladas o lunares.
Y sin decidirse, no obstante, del todo por Perico, ni por ningún otro de los muchísimos que la arrullaban, estaba Rosarito, cuando una noche, en que gozaba en compañía de sus viejos del aire libre, en mitad del patio de su casa, hubo de penetrar -según cuentan- la tía Pingajitos anunciando con voz de aguardentosas inflexiones, que una comisión compuesta de la flor y nata de los mocitos baries, o sea, de Antonio el Viruta, Juanico el Tartajoso y Currito el Tonelero, solicitaban ver a la Niña de los Lunares.
Unos, muy pagados de sus planas, estiran el pico, ladean la cara a medida que escriben; hay una rauda pendolista que, a cada palotada, levanta la cabeza y da un hipido imitando el movimiento de las gallinas cuando beben; hay una de las judiotas que quiere Doña Sola de Samper pintándose lunares en los brazos...
Y nosotros oyendo esto, pos como es natural, le dijimos que pa bonita y que pa charrana y que pa regraciosa y que pa bailarse tangos la Niña de los Lunares, ¿sabe usté?
A la luz de la luna, que blanqueaba las copas de los castaños, ennegrecidos por la nocturnidad, y permitía divisar, lejos, muy lejos, la carretera como una cinta blanca, mientras se confundían más allá los montes y el río en una misma opaca mancha, las parejas empezaban a avanzar por los vericuetos montaraces, bajando la voz, amando la noche, tratando de esquivar los nacarados resplandores lunares, unidos cada hombre a cada mujer en una sola sombra, en un mismo amor.