luminoso

(redireccionado de luminosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

luminoso, a

1. adj. Que produce luz las estrellas son cuerpos luminosos. lumínico
2. Que es muy claro o acertado al fin tuvieron una idea luminosa. ingenioso

luminoso -sa

 
adj. Que despide luz.
fig.Excelente.

luminoso, -sa

(lumi'noso, -sa)
abreviación
1. que despide claridad y brillo un cartel luminoso
2. relacionado con la luz un cuerpo luminoso
3. se dice de las ideas muy esclarecedoras una explicación luminosa
Sinónimos
Traducciones

luminoso

clair, brillant

luminoso

luminoso, claro

luminoso

ساطِع

luminoso

jasný

luminoso

klar

luminoso

hell

luminoso

kirkas

luminoso

svijetao

luminoso

明るい

luminoso

밝은

luminoso

fel

luminoso

skinnende

luminoso

jasny

luminoso

яркий

luminoso

ljus

luminoso

สว่างจ้า

luminoso

parlak

luminoso

sáng

luminoso

明亮的

luminoso

A. ADJ
1. (gen) → bright, shining; [letrero] → illuminated; [esfera, reloj] → luminous
2. [idea] → bright, brilliant; [exposición] → brilliant
B. SM (Com) → neon sign (Dep) → electronic scoreboard

luminoso-a

a. luminous, rel. to luminosity.
Ejemplos ?
Los preceptos y los dogmas sagrados son útiles, luminosos y de evidencia metafísica; todos debemos profesarlos, mas este deber es moral, no político.
Cualquiera especie producir de aquéllas verás (lo que en la tierra no acontece) pequeñas en extreno y grandes dellas, donde el secreto, artificioso pece pegado está, y en otros despegarse suele y al mar salir, si le parece, (por cierto, cosa dina de admirarse tan menudo animal sin niervo y hueso encima tan gran máquina arrastrarse, crïar el agua un cuerpo tan espeso como la concha, casi fuerte muro reparador de todo caso avieso, todo de fuera peñascoso y duro, liso de dentro, que al salir injuria no haga a su señor tratable y puro), el nácar, el almeja y la purpuria venera, con matices luminosos que acá y allá del mar siguen la furia.
Pon tu misericordia en ellos… ¡Oh, Dios de la belleza! y danos la piedad de ser nosotros… ¡Oh, Dios de la poesía! orlados de recuerdos luminosos. ¡Oh, Dios de la inteligencia!
Al parecer toda esta soberbia cohorte, despedía centellantes y luminosos fuegos, efecto sorprendente, producido por los relámpagos que de vez en cuando iluminaban el lejano horizonte que se perdía en la inmensidad de los mares.
De seguro no los podré describir tal cuales ellos eran: luminosos, transparentes como las gotas de la lluvia que se resbalan sobre las hojas de los árboles después de una tempestad de verano.
Es Pulo-Dheli, rey de Orisa, magnifico señor de señores, sombra de Dios e hijo de los astros luminosos por la muerte de su hermano y antecesor.
XVII ¿Quien es ese peregrino que se apoya en un grosero cayado de abedul y que en la sola compañía de una mujer hermosa, pero humildemente ataviada, sale por una de las puertas del Kattak al mismo tiempo que la luna se desvanece ante los rayos del astro del día? Es el: Pulo-Dheli, magnifico rey de Orisa, señor de señores, sombra de Dios e hijo de los astros luminosos.
El pensamiento de Antonio en aquellos instantes revoloteaba celoso y despechado en torno de Trini, de aquella chavalilla, capullo convertido en flor a sus caricias, un primor de mujer, de formas elegantes y sueltas que ondulaban suaves cual las del antílope, de carnes sonrosadas, de pie casi invisible y de rostro a los que los malos ratos y las pesadumbres no habían logrado arrebatar ni su tersura, ni su brillantez, ni los tonos suavísimos de rosa temprana que lucía perpetuamente en sus encarnadas mejillas; ni a sus grandes ojos aquella dulce expresión infantil, que fueron y volvían a ser a modo de luminosos acicates de los deseos del mozo.
l gran establecimiento de juguetería ostentaba por muestra una placa donde, de noche, en caracteres luminosos, leíase: Los Reyes Magos.
Eran tan puros, tan luminosos los vapores que se alzaron de aquel corazón, que el intelecto de Alberto Rivas tuvo un instante de clarividencia.
Cuando dice el hombre de mucha fe que ve a Dios en la campiña florecida y en la faz combada de la noche, no se expresa más metafóricamente que si hablara de haber visto una naranja. Si no hubiera más que un ver pasivo quedaría el mundo reducido a un caos de puntos luminosos.
-Pos pa comerse la partía de lo que busca no sa menester preguntárselo a ninguna jechicera -repúsole, al par que miraba maliciosamente a Rosario, una chavalilla escuálida y de ojos negrísimos y luminosos.