luminoso

(redireccionado de luminosas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con luminosas: leguminosas

luminoso, a

1. adj. Que produce luz las estrellas son cuerpos luminosos. lumínico
2. Que es muy claro o acertado al fin tuvieron una idea luminosa. ingenioso

luminoso -sa

 
adj. Que despide luz.
fig.Excelente.

luminoso, -sa

(lumi'noso, -sa)
abreviación
1. que despide claridad y brillo un cartel luminoso
2. relacionado con la luz un cuerpo luminoso
3. se dice de las ideas muy esclarecedoras una explicación luminosa
Sinónimos
Traducciones

luminoso

clair, brillant

luminoso

luminoso, claro

luminoso

ساطِع

luminoso

jasný

luminoso

klar

luminoso

hell

luminoso

kirkas

luminoso

svijetao

luminoso

明るい

luminoso

밝은

luminoso

fel

luminoso

skinnende

luminoso

jasny

luminoso

яркий

luminoso

ljus

luminoso

สว่างจ้า

luminoso

parlak

luminoso

sáng

luminoso

明亮的

luminoso

A. ADJ
1. (gen) → bright, shining; [letrero] → illuminated; [esfera, reloj] → luminous
2. [idea] → bright, brilliant; [exposición] → brilliant
B. SM (Com) → neon sign (Dep) → electronic scoreboard

luminoso-a

a. luminous, rel. to luminosity.
Ejemplos ?
El fondo carmesí de la pared del palco realzaba la pureza de su perfil de Diana Cazadora como un estuche de raso rojo el oriente de una perla sin tacha; entre los cabellos de un rubio pálido, en los lóbulos de las orejas diminutas, alrededor de las muñecas redondas y finas y sobre el corpiño bajo de gasa verde pálida que dejaba medio desnudo el seno, brillaban, ardían, las diáfanas esmeraldas de mi tierra, las luminosas esmeraldas de Muzo.
Me figuraré las resultas de la glotonería, la cabeza cargada, el estómago descompuesto, perdida la razon, la salud y el tiempo; y así solo comeré lo que necesite, disfrutaré sana salud, y tendré siempre claras y luminosas las ideas.
A estos últimos charlatanismos de la fuerza psíquica y de las telepatías, de las sugestiones a largas distancias y de las apariciones luminosas, los conoce como Crookes, y creo que se ríe de ellos.
¿Quién no recuerda la perseverancia necesaria para leer un tratado cualquiera, después de las páginas luminosas de Macaulay, Prescott o Motley?...
Deslumbrado y ciego por la vívida claridad que la transparencia del aire hacía más radiante e intensa, agachó la cabeza, buscando entre sus patas delanteras u n refugio contra las luminosas saetas que herían sus pupilas de nictálope, incapaces de soportar otra luz que la débil y mortecina de las lámparas de seguridad.
Y frente por frente al viejo destacábase Dolores, una hermosa plenitud de la vida a la que la maternidad no había logrado hurtarle turgencias y valentías en el seno, ni esbeltez en la cintura; una hermosa plenitud de ojos enormes de córnea azulada, en que las pupilas negrísimas y luminosas parecían dormir eternamente un sueño lánguido y voluptuoso; una hermosa plenitud, alta, mórbida, ondulante, de sonrisa picaresca, de pelo abundoso, de cuello tornátil, de frente amplia y noble y de voz de ritmo susurrante y desmayado.
Estamos en el primer día del génesis, pero es nuestro espíritu, y no otro, el que flota sobre las aguas. No obstante tan luminosas promesas, ¡cuán pequeño es lo que poseemos si lo comparamos con lo que todavía está por poseer!
Era inusitado aquel espectáculo que ante mis ojos aparecía: Miles de lucecitas de muchísimos colores alumbraban un gran salón; en sus paredes había millones de preciosas piedrecillas luminosas que las adornaban; en el fondo estaba una silla dorada en la que se veía sentada una abeja de vestido más brillante que los de las demás.
Un grito estranguló mi garganta y me despeñé; la cabeza me daba de vueltas en enloquecedor vértigo: alucinaba el desierto, el venadillo santo, la Emperatriz de las Magas Luminosas, la Reina de las Magas de la Oscuridad, el Magno Efrit, los ogros, los duendecillos, los vampiros, los murciélagos, las momias, todos.
Se desprendían de lo mejor de ellos y se lo entregaban al abuelo de la creación TECUCIZTECATL le ofrecía plumas bellísimas, pelotas luminosas como estrellas, espinas de coral rojo como la sangre y aroma de copal.
Se habían torcido y atado sus cabellos en un alto peinado tal como en esos tiempos se utilizaba para ir al teatro de la guerra. Se habían puesto todas sus insignias luminosas que los hacían ver deslumbrantes, cual trescientos noventa y nueve estrellas.
En cambio había escasez de santos, y los pocos representados mostraban además expresiones abiertamente censurables. Una de las vidrieras representaba únicamente, al parecer, un fondo oscuro sembrado de espirales luminosas.