lucero


También se encuentra en: Sinónimos.

lucero

1. s. m. Denominación que se da al planeta Venus.
2. literario Astro que parece grande y brillante esperó a ver el primer lucero que moteara el cielo.
3. Cuarterón de las ventanas o puertas por donde entra la luz. postigo
4. Lunar blanco y grande que tienen en la frente algunos cuadrúpedos.
5. Circunstancia de ser noble o distinguida una persona, una generación o una época. esplendor, lustre
6. s. m. pl. literario Los ojos dos luceros brillan en la hermosa cara de mi amada .
7. al lucero del alba loc. Locución que se refiere a una persona indeterminada a la que se le atribuye una cierta importancia.
8. lucero de la mañana, del alba o matutino El planeta Venus cuando brilla por la mañana.
9. lucero de la tarde o vespertino El planeta Venus cuando brilla por la tarde, después de la puesta del Sol.

lucero

 
m. El planeta Venus.
Astro grande y brillante.
fig. y poét.Ojo.
fig.Lustre, esplendor.
Postigo de las ventanas por donde entra la luz.

lucero

(lu'θeɾo)
sustantivo masculino
astro que brilla de forma muy intensa el lucero de la tarde
Sinónimos
Traducciones

lucero

لوسيرو

lucero

卢塞罗

lucero

盧塞羅

lucero

Lucero

lucero

Lucero

lucero

Lucero

lucero

SM
1. (Astron) → bright star; (= Venus) → Venus
lucero del alba, lucero de la mañanamorning star
lucero de la tarde, lucero vespertinoevening star
2. (frm) (= brillo, esplendor) → brilliance, radiance
Ejemplos ?
-Pos lo que he ensoñao ha sío que un tal don Paco, un injerto de litri y de matón, un mozo más malo que un tiro en la ingle, un mixto de gótico y macareno, que lo mismo se baila un chotis que se da dos cortes u dos mil con el lucero matutino...
-Güeno -dijo la señora Rosario-, pus siendo asín, yo me voy y güervo en seguía, y tan y mientras yo güervo, usté se quea aquí un ratico con mi lucero, pero muchísimo cudiao con jacer locuras, agüelito; mucho cudiao, no sea cosa que al volver yo tenga que decirle a usté las yo no sé cuántas del barquero.
En la Ciudad de Loxa, seis días del mes de Diciembre de mil y seiscientos y cuarenta y siete años, se juntaron el Cabildo, Justicia y Regimiento de esta Ciudad, como lo han de uso y costumbre, es a saber el Gobernador Diego de Castro, Corregidor y Justicia Mayor; el Capitán Joan Rodríguez Bernal, Alcalde Ordinario; el Capitán y Sargento Mayor Francisco Lucero, Alférez Mayor; Sebastián Cabrera Barba, Regidor (Perpetuo); Joan de Mendoza, Depositario General; Diego de la Banda y Joan Bautista Sánchez, Regidores y el Contador Roque Guarnizo, Procurador General.
Por eso es que todos llegan a sus lares, con fuerza de Río de cristal luciente, con escoltas de espigas y hombres del agro que llevan en la frente el lucero de sus ideales; con sanidad de montañas y enormes plantíos de café; con madurar de frutas; luz; ideales, pasiones y un desfilar de bellas mujeres, que tienen ojos que cautivan y corazones que encarcelan.
Y, para mostrar que es parte del cielo en la tierra toda, a un lado lleva el sol de Austria, al otro, la tierna Aurora. A sus espaldas le sigue un Lucero que a deshora salió, la noche del día que el cielo y la tierra lloran.
No lo digo, es la verdá, por el miedo, porque me espante el peligro, que allá, bien lo sabe Dios, más negras las he corrío; sino que... ¡firmes, Lucero!
Abrió la noche su portal; los astros comenzaron a hervir, y un gran lucero lloró su luz sobre los tibios rastros del muerto sol y del senil viajero.
Donde estaran sus suehos? Con el alma en un puHo Bibliograffa: Carrizo Azucena y Lucero Myriam "Piuquen Tucun", Guardar en el corazon.
-Pos, señó -continuó el señor Curro, después de detenerse un punto para paladear una copa que acababa de ofrecerle el Tulipa-, el Niño, ya arrematao el tratillo que le había llevao a Gaucín, encomenzó un día a tallarse cuatro púas en la posá del Tomillares, y lo que pasa, que se puso a medias con el Carilargo de Utrera y arremataron por montar un tenderete, y como el Niño cuando se puée ganar honradamente la vía tirándole el pego al lucero de la tarde se la gana, y como en eso de tirar el pego, dicho sea sin ánimo de agraviarle, es el mozo to un catedrático, pos es naturá, a las dos semanas de haberse establecío tenían el Carilargo y él pa mercar dos cortijos en la vega.
Después de ellos; Erigenía, la Hija de la Mañana dio a luz al lucero Eósforo, los brillantes Astra Planeta y todo cuanto corona el cielo.
Si Jehová se ha dormido Sube al trono brillante, Quiébrale en su cabeza Un lucero apagado, Y acaba seriamente Con la música eterna, La armonía sonora De luz, y mientras tanto, Vuelve a tu manantial, Donde en la noche eterna, Antes que Dios y el Tiempo, Manabas sosegado.
Yo, que he buscado el lucero que a Belén lleva el camino, preso por lazos de acero al potro de mi destino, Pensé: —En sus brazos, con Ella, ¡romperé, acero, tus lazos!