los sábados

Traducciones
los sábados 
Ejemplos ?
Verdad es que partía comigo del caldo, que de la carne, ¡tan blanco el ojo!, sino un poco de pan, y ¡pluguiera a Dios que me demediara! Los sábados cómense en esta tierra cabezas de carnero, y envíabame por una que costaba tres maravedís.
“Los judas se quemaban o destripaban o fusilaban antes en los sábados santos, después de oído el alborozo de las campanas que a vuelo pregonaban aleluyas”.
AN AxNTONIO DEL FONDO Por loü años de 1838 á 1842 era, todos los sábados, la ave- nida de Mercedarias un hormiguero de mujeres, no sólo de las clases popular y media sino hasta de la aristocracia, que entraban y salían al, hasta hoy, conocido por el nombre de callejón del Fondo.
Estaba siempre allí, en el ángulo de la humilde salita, arrinconado, y todos los sábados lo desempolvaba Ángeles cuidadosamente. Era un magnífico paraguas, cuyo origen británico no podía ponerse en duda, y que tenía ese aspecto confortable que caracteriza a los productos de la industria inglesa; y lo elegante del puño, lo rico de la seda, lo recio y bien modelado de las bellotas que, pendientes de un cordón, decoraban el mango, producían una impresión de lujo.
En otras escuelas, el maestro acostumbraba los sábados dar a los alumnos, en premio de su buena conducta o aplicación, unas cedulillas impresas, conocidas con el nombre de parco-tibi, y que eran ni más ni menos que vales al portador para libertarlo de seis azotes.
Jesús bajó a Cafarnaún, pueblo de Galilea. Enseñaba a la gente en las reuniones de los sábados, 32. y su enseñanza hacía gran impacto sobre la gente, porque hablaba con autoridad.
24.- Deberes de los servidores públicos.- Son deberes de los servidores públicos: 6 a) Respetar, cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de la República, las leyes, reglamentos y más disposiciones expedidas de acuerdo con la ley; b) Desempeñar personalmente, las obligaciones de su puesto, con solicitud, eficiencia y con la diligencia que emplean generalmente en la administración de sus propias actividades, cumpliendo las disposiciones reglamentarias de su dependencia; c) Cumplir, de manera obligatoria, la semana de trabajo de cuarenta horas, con una jornada normal de ocho horas diarias y con descanso de los sábados y domingos.
Estaban obligados los belethmitas a reunirse los lunes, miércoles y viernes en la capilla, y a disciplinarse mientras durara el miserere; y los sábados, a son de campanilla, desde la puesta del sol hasta la media noche recorría un hermano la ciudad pidiendo sufragios por las ánimas benditas del purgatorio y conversión de los que se hallasen en pecado mortal.
Como no me era posible ir a casa de Dora a la hora del té, obtuve por medio de miss Lavinia el permiso para ir todos los sábados después de comer, sin que eso impidiera mi visita del domingo.
26º Item, ordenaron y mandaron que el Diputado que fuere, visite las carnicerías y asista en ellas los sábados y los demás días de cada semana en que se pesare carne vea que las carnes sean buenas y haya abasto, así (de) carnes, como de candelas (velas) y sebo, conforme a la condiciones del remate con que estuviere(n) las dichas carnicerías el (peso) obligado que fuere; y en lo que hubiere excedido o excediere, mandar y proveer lo que convenga y proceder contra él y castigarle conforme a las dichas condiciones del remate que en él se hubiere hecho.
10º- Ítem, se manda y ordena que el tal obligado tenga las Carnicerías abiertas desde la mañana puesto el sol, y en ella tenga abasto de la Carne como fuese obligado a darla para todas horas que (quienes la) quisieren la (comprar, la) hallen, y que los sábados y (en) vísperas de vigilia han de (re)matar la carne por la mañana (solamente), por manera que esté muerta y colgada cinco horas antes de la pesar, según dicho es, so la pena (de suso referida).
Y en los Sábados podréis, á vuestro arbitrio, usar y comer grosuras y extremos de todas carnes, según el uso y costumbre de los reinos de Castilla.