lodazal

(redireccionado de lodazales)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con lodazales: mendigaba

lodazal

1. s. m. Sitio lleno de lodo el coche se metió en un lodazal y luego no podíamos sacarlo.
2. Situación de miseria y ruina moral extremas se arrastró durante años por el lodazal.
NOTA: También se escribe: lodachar

lodazal

 
m. Lodachar.
Sinónimos

lodazal

sustantivo masculino
barrial (América), barrizal, cenagal, fangal.

lodazal:

fangalcenagal, ciénaga, barrizal,
Traducciones

lodazal

quagmire

lodazal

fangaia
Ejemplos ?
Había tropezado muchas veces con troncos y pedruscos; me había enfangado aún más en lodazales que por la negrura de la noche no había percibido.
El del hacha cortó el hermoso tronco de Hebaristo, ya seco, despojándolo de las ramas lo llevó al lomo de su burro hacia la aldea, mientras el agua del arroyo lloraba, lloraba, lloraba: y el tronco rígido, sobre el lomo del asno, se perdía en los baches y lodazales de la Calle Derecha, para detenerse en la Carpintería y confección de ataúdes de Rueda e hijos … Por la misma calle volvían ya juntos, Mazuelos y Hebaristo.
Dispuso con mucha priesa se hiciese una batería hacia la ribera, en la cual plantó veinte piezas de artillería, encubriéndolas todas con cestos de tierra; puso aún otra batería de ocho piezas en otra parte e hizo cortar un camino, que forzosamente los piratas debían pasar, mandando componer otro entre los lodazales de un bosque, el cual era del todo incógnito a los piratas.
Ella, del alma en las regiones... ellos, hoscos gruñendo en viles lodazales; ella luz, ellos nieblas; ella un astro, ellos con cieno ansiando deslustrarle.
Ya no es México esa porción de tierra que limitan el Bravo y el Suchiate; es la Compañia de los Borgia, escarbada y convertida en lodazales rojizos y hediondos.
En lugar de ver los arbustos cargados de fruta, las enredaderas cuajadas de flor, el perro tendido a mis pies, el celaje brumoso y, allá en el horizonte, el pedazo de mar detrás de la cortina de verdiazules pinares, yo veía pantanos y ciénagas, lodazales y charcos, en que acampaba una columna; los hombres tiritaban de fiebre palúdica, recibiendo en la mollera el calor de un cielo de plomo y de un sol que no velaba ninguna nube; y de entre la intrincada espesura, a corta distancia, salía un disparo, luego otro; un «número» caía, crispando los dedos sobre el pecho; pero la columna proseguía su marcha, dejando al muerto tendido sobre el sangriento lodo, con las vidriadas pupilas abiertas.
El que emprendimos era mucho peor que todos los recorridos anteriormente. Estaba lleno de baches y lodazales; tan pronto nos hundíamos en una charca como resbalábamos en espeso fango.
El dolor casi me nublaba los ojos, y como mi caballo corría abandonado sobre el borrén la rienda, al cruzar una aldea faltó poco para que atropellase a dos mujeres que caminaban juntas, enterrándose en los lodazales.
¡adiós mi plata! Salimos de lodazales para caer en cenagales. El capitán Juan de Latorre y Villegas, conocido más generalmente por el Madrileño, fue uno de aquellos desalmados que en Iñaquito ultrajaron el cadáver del virrey.
En 1930, se realizó la primera ascensión en un automóvil, el cual duró quince días en subir desde San Pedro de Poás hasta el cráter a través de un camino lleno de barrancos y lodazales.
Se destacó en ese momento por su forma de entrega total al trabajo pese a las inclemencias del tiempo incluso (Nayarit tiene clima tropical y los caminos vecinales se vuelven lodazales con las tormentas), la enfermera sanitarista, que se ajustó a las indicaciones dictadas.
Don Abel, en tanto, le viene pisando los talones, sin embargo, también tiene sus propios problemas sacando su auto de lodazales y atascaderos.