llegarse


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con llegarse: llevarse bien

llegarse

(ʎe'γaɾse)
verbo pronominal
ir hasta un lugar que está próximo En un rato nos llegamos por el club.
Sinónimos
Ejemplos ?
Y por llegarse con buen color, valiéndose todos los otros de la ceremonia del ruego, pidiéndole lo propio le tocaban los pies y el pecho, le asían de las manos, y con besos le tapaban los ojos.
Obras públicas Además de una escrupulosa administración y aprovechamiento de los bosques, aguas, minas y ferrocarriles, a cuya nacionalización estima debe llegarse lo más rápidamente posible, el P.R.R.S.
---- Para luchar por la libertad no hacen falta odios; sin odio se abren los túneles, sin odio se ponen diques a los ríos, sin odio se hiere la tierra para sembrar el grano, sin odio puede aniquilarse a los despotismos, puede llegarse a la acción más violenta cuando sea necesaria para la emancipación humana.
A ella le parecen intestino... y puede llegarse hasta aquí, como el año pasado... —Y dirigiéndose a mí—: Por favor, usted oiga, señor, y cierre el pico.
Pero, para evitar dar pie para ningún escándalo y para no sufrir ninguna caída, ella no tenía permitido ir hasta la morada de él, ni le autorizaba a él a llegarse hasta la morada de ella: los dos se encontraban a mitad de camino, sobre el puente y, mientras mantenían su conversación, quedaban expuestos a las miradas y por tanto también a la admiración de las gentes del vecindario.
Mostrábase Bruto malcontento con prudencia suspensa, porque sabía cuánto riesgo hay en empezar cosas que se aseguran si las sigue el pueblo, pues aun en llegarse a las que sigue hay peligro; porque la multitud tan fácilmente como sigue, deja, y en lugar de acompañar, confunde.
Si los niños revelan una curiosidad sorprendente que los activa para disfrutar de los resultados que ella les da al buscar respuestas a sus inquietudes, ¿por qué aún determinadas escuelas aún insisten en dictados, carretillas (deformación a la que ha llegado las viejas cartillas), lecturas inmotivadas y obligatorias a destajo, copias y memorizaciones sin razón (esto no quiere decir que no hay que usar nuestra memoria, sino que ha de llegarse a ella, por medio de la práctica reflexiva que la fije en articulaciones de aplicación competentes ante problemas comunicativos cotidianos.
En el mismo día se había modificado, debido a la posibilidad de veto británica en el Consejo de Seguridad, al cual se recurriría, en el caso de no llegarse a un acuerdo al cierre de las negociaciones, reemplazando al Consejo por la Asamblea General.
Pero sobre todo, lo que ya no alcanzó Moratín fue eso de llegarse usted al café inmediato, acabada la primera jornada, a tomar un tente-en-pié, volver a los seis minutos, y hallarse con quince añitos transcurridos, ahí como quien no quiere la cosa, y después de otras frioleras por un quítame allá esas pajas, al picarón de Warner que viene a requebrar a la señora jugadora, nada menos que en su misma alcoba, y allí juntito a la cama, mientras que el bonazo del marido, jugando, no sabe en qué juegos anda también metida su mujer; que por Dios que ve el público lo que no quisiera, si no le da al autor la gana de traerle a su casa tan a tiempo, y sin decirnos por qué.
¿No pudieran llegarse a desusar esos vidrios horribles, desiguales, pequeños, unidos por plomos, generalmente invertidos en las vidrieras?
Sesiones de uso, comisiones previas, reglamento; lo uniforme no era allí la moneda, sino la duda, cambiada a chispazos en los debates, –la seguridad–de que no podía llegarse a acuerdo.
Y la más noble de ambas era aquella por medio de la cual conocía la existencia del Ser necesario: algo soberano y divino, que no tiene inherente la corrupción, que no puede calificarse con nada de lo que determina a los cuerpos, que no se percibe por los sentidos, que no se imagina, a cuyo conocimiento no puede llegarse por otro medio que por él mismo, pero capaz de conocerse a sí propio; que es a la vez el inteligente, lo entendido y la intelección, el sabio, lo sabido y la ciencia, y que no se diversifica por esto, pues la diversidad y la separación son cualidades de los cuerpos y propiedades inherentes suyas, y aquí no hay cuerpo ni cualidad ni propiedad corpórea.