lino


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con lino: linio

lino

(Del lat. linum.)
1. s. m. BOTÁNICA Planta herbácea de hojas lanceoladas y alternas, de tallo grueso y recto, flores grandes de color azul con cinco pétalos, y fruto en cápsula.
2. TEXTIL Materia textil que se obtiene de los tallos de esta planta.
3. TEXTIL Tela hecha con esta fibra textil plancha bien el lino antes de cortarlo.
4. NÁUTICA literario Vela o velamen de un barco.
NOTA: Nombre científico: (Linum usitatissimum.)

lino

  (del l. linu)
m. bot. Planta de la familia lináceas (Linum usitatissimum), de tallos rectos, hojas uninervias y flores azuladas.
Materia textil obtenida de esta planta.
Tejido de esta materia.

lino

('lino)
sustantivo masculino
1. planta herbácea de raíz fibrosa cortar una planta de lino
2. tela que se fabrica a partir del tallo de esta planta pantalón de lino
Sinónimos
Traducciones

lino

flax, linen

lino

лен

lino

lli

lino

hør, linned

lino

pellava

lino

lin

lino

len

lino

flax

lino

lino

lino

亜麻, 麻

lino

linas

lino

lin

lino

linho

lino

linne, lin

lino

plátno

lino

lan

lino

리넨

lino

ผ้าลินิน

lino

keten

lino

vải lanh

lino

亞麻

lino

SM
1. (Bot) → flax
2. (Cono Sur) (= linaza) → linseed
3. (= ropa fina) → linen; (= lona) → canvas
géneros de linolinen goods

lino

m. linen.
Ejemplos ?
Habían salido todos, el matrimonio Bovary, Homais y el señor León, a ver a una media legua de Yonville, en el valle, una hilatura de lino que estaban montando.
Y ella apenas dormida Del fuerte cuello de su amante asida, Y á medias descubierta, Leve sonrisa sobre el fresco labio Y en él palabra produciendo incierta De amante pensamiento concebido, Con el cabello en rizos destrenzado Y en la almohada tendido, Y el pecho contornado levemente Tras el lino sutíl y transparente, Estaba ¡vive Dios!
Estaba cubierta por un velo de lino de un blanco resplandeciente que resaltaba aún más gracias al púrpura del cortinaje, de una finura tal que no ocultaba lo más mínimo la encantadora forma de su cuerpo y dejaba ver sus bellas líneas ondulantes como el cuello de un cisne que ni siquiera la muerte había podido entumecer.
Aquí, es la viña; en otro lugar, son las manzanas de sidra; a11á, la colza; más lejos, los quesos; y el lino; ¡señores, no olvidemos el lino!, que ha alcanzado estos últimos años un crecimiento considerable y sobre el cual llamaré particularmente la atención de ustedes.» No era necesario llamar la atención, pues todas las bocas de la muchedumbre se mantenían abiertas, como para beber sus palabras.
Hila una venda, Hilandera, hila una venda tan larga que no te quede más lino; ponme la venda en la cara, cúbreme tanto los ojos que ya no pueda ver nada, que no se vea en la noche ni un rayo de vida mala.
Ven; la niebla del lago flota sobre nuestras frentes como un pabellón de lino...; las ondas nos llaman con sus voces incomprensibles; el viento empieza entre los álamos sus himnos de amor; ven..., ven.
Algodón.- Labran alguna poca ropa de algodón para sus vestidos y para pagar a los tributos. Para esto siembran el algodón que han menester; no se siembra lino ni cáñamo.
IV El caudillo responde: -El esposo, temblando de gozo y de amor, no conduce con tanta alegría y la mujer que ama al lecho nupcial, colgado de púrpura y lino ,como yo te llevare a sentarte en mi hogar, en mi lecho y en mi mesa.
Los Montes de Piedad harán préstamos a los particulares desde diez a cinco mil reales sobre prendas de valor, las cuales podrán ser alhajas de oro o plata, metales o copelaciones de todas especies, piedras o perlas finas, cáñamo, lino, seda, lana o algodón manufacturados o por manufacturar, papel de todas especies, azúcar, café, cacao, cera, títulos de la Deuda consolidada y cualesquiera otros objetos de valor intrínseco y permanente, a juicio del tasador, y previa autorización y acuerdo del director de semana, con tal que sea susceptible de colocación y conservación, sin deterioro, merma o pérdida de valor en los almacenes del establecimiento.
El padre Zeus, subiendo al carro de hermosas ruedas, guió los caballos desde el Ida al Olimpo y llegó a la mansión de los dioses; y allí el ínclito Poseidón, que sacude la tierra, desunció los corceles, puso el carro en su sitio y lo cubrió con un velo de lino.
Y se daba prisa. «Abono flamenco, cultivo del lino, drenaje, arrendamiento a largo plazo, servicios de criados.» Rodolfo no hablaba.
El viejo don Lino Villareal, que vino a formar estancia ahí, cuando el pueblo no era más que fortín, aprovechó la bolada y le vendió todas las que tenía al sur del pueblo.