lego


También se encuentra en: Sinónimos.

lego, a

(Del lat. laicus < gr. laikos, perteneciente al pueblo.)
1. adj./ s. RELIGIÓN Que no tiene órdenes clericales los legos no pueden acceder a esta parte del monasterio.
2. adj. ENSEÑANZA Que no ha recibido educación cultural.
3. adj./ s. Que no entiende de determinada materia soy lego en historia de este país. ignorante, profano iniciado
4. s. m. RELIGIÓN Religioso que no tiene opción a las sagradas órdenes.

lego, -ga

 
adj.-s. rel. Que no tiene órdenes clericales.
m. En los conventos de religiosos, el que siendo profeso no accede a las sagradas órdenes.
adj. fig.Falto de letras o noticias.

lego, -ga

('leγo, -γa)
abreviación
1. que no tiene instrucción en determinada materia Soy lego en estadística.
2. relacionado con los religiosos que no tienen opción a las órdenes sagradas un monje lego
Sinónimos

lego

, lega
adjetivo y sustantivo
2 converso, confeso, donado, hermano, motilón (desp.).
Converso, confeso, donado y hermano se utilizan según las órdenes religiosas.
adjetivo
3 ignorante*, profano, ignaro (formal).

lego:

secularseglar, analfabeto, desconocedor, secularizado, laico, profano, iletrado, terrenal, ignorante, mundano, inculto, civil,
Traducciones

lego

lego

lego

LEGO

lego

LEGO

lego

LEGO

lego

레고

lego

LEGO

lego

/a
A. ADJ
1. (Rel) [hermano, predicador] → lay
2. (= ignorante) → ignorant, uninformed
B. SM/F
1. (Rel) → lay brother/lay sister
los legosthe laity
2. (= desconocedor) → layman/laywoman, layperson

lego-a

a. lay, secular.

lego -ga

adj (Esp, form; opinión, etc.) lay; mf layperson
Ejemplos ?
Dice la teoría constitucional –no soy lego en la materia, pero me escriben y yo leo– y la doctrina constitucional que a la hora de analizar una Constitución, un régimen o sistema político, es imprescindible enmarcarla en el tiempo histórico que le dio nacimiento.
Todo estaba dispuesto ya y sólo faltaban tres o cuatro días para que con pompa solemne y edificante se verificara la quema, cuando cierto lego franciscano, que tenía fama de bruto y de zafio, pidió con decidido empeño licencia para ver al preso, afirmando y pronosticando, con la mayor seguridad, que él le convencería y lograría que se retractase.
principios del actual siglo existía en la Recolección de los descalzos un octogenario de austera virtud y que vestía el hábito de hermano lego.
Fray Pablo que, como hemos dicho, no era ningún lego confitado, anduvo de hacienda en hacienda, en unión de la cuadrilla de toreros, presenciando lo que se llama prueba del ganado y decidiendo sobre el mérito de cada bicho.
-Basta, basta con la parentela, que es larguita -interrumpía el lego sonriendo. Aquí la niña del antojo lanzaba un suspirito, y las que la acompañaban decían en coro: -¡Jesús, hijita!
La plebe entusiasta paseó al lego en triunfo por calles y por plazas. Al clérigo hereje arrepentido le pusieron en libertad. Los inquisidores, con lágrimas de alegría le abrazaban conmovidos.
Tan extremada fue, no obstante, su pretensión, que al cabo cedieron los inquisidores y se verificó la entrevista. -¿Cuántos Dioses hay? -preguntó el lego. Uno -contestó el clérigo.
Si como creen los físicos, y yo con ellos, su Divina Majestad es servida llamarme a su presencia, lego a vuesamerced mi dinero para que lo goce, pidiéndole únicamente que vista mi cadáver con una buena mortaja del seráfico padre San Francisco, y pague algunas misas en sufragio de mi alma pecadora.
En los tiempos del virrey Avilés, es decir, a principios del siglo, existía en el susodicho convento de San Juan de Dios un lego ya entrado en años, conocido entre el pueblo con el apodo de el padre Carapulcra, mote que le vino por los estragos que en su rostro hiciera la viruela.
-¿Y personas? -volvió a preguntar el lego. -Una también -replicó el otro. -Pues no, señor -dijo entonces el lego-: Las personas son tres, y sobre todo, como usted no tiene que mantenerlas, lo mismo le importa que sean tres que trescientas.
-¡Pero tantas!... -murmuraba el lego entre dientes. -Todas somos de la familia: esta buena moza es su tía carnal; estas dos son sus hermanas, que en la cara se les conoce; estas tres gordinfloncitas son sus primas por parte de madre; yo y esta borradita sus sobrinas, aunque no lo parezcamos; la de más allá, esa negra chicharrona, es la mama que la crió; ésta es su...
De sus hondos pensamientos y de su inquietud continua, sacole la voz del niño que pan y agua le pedía: pues en cuanto oyó su acento y vio su aflicción, se inclina, tierno le toma en los brazos, lo consuela, lo acaricia, y diligente se acerca a la abierta portería, a demandar el socorro que aquel ángel necesita. Recíbele afable un lego, que entre en el claustro le indica, y que en un escaño espere mientras él va a la cocina.