larvario

(redireccionado de larvarias)

larvario, a

adj. ZOOLOGÍA De las larvas de los animales y las fases de su desarrollo estado larvario.
Ejemplos ?
(1987). Algunas formas adultas y larvarias de platelmintos de reptiles de las Islas Canarias. Revista Ibérica de Parasitología, 47 (3): 263-270.
En condiciones naturales se reproducen en alta mar y pasan sus etapas larvarias y juveniles en las lagunas litorales; otras especies similares no entran en estas zonas y pasan las primeras etapas de su vida en aguas de poca profundidad cercanas a la playa.
Los huevos se sepultan bajo la corteza y tienen dos filamentos para que entre el aire. Presentan 5 fases larvarias en las que van aumentando de tamaño.
La cutícula no quitinosa exterior que los recubre puede ser de una gran variedad de colores. Los tardígrados son ovíparos, dioicos y experimentan un desarrollo directo, sin fases larvarias.
Las hembras ponen de 300 a 400 huevos, poniendo, normalmente, uno en el interior de cada grano. Todas las fases larvarias y de pupa se desarrollan en el interior del grano.
Poseen glándulas productoras de seda que se abren en el labio; la seda es usada para construir una gran variedad de estructuras larvarias.
H: Huevos. L: Larvas u orugas (Pueden diferenciarse fases larvarias mediante el uso de números: 1L, 2L, 3L...nL). P: Pupas o crisálidas.
spinigerum eclosionan en el agua dulce y pasan por varias fases larvarias hasta ser depredados por copépodos donde se desarrollan hasta una fase L3 temprana.
Entre ellos se encuentran los artrópodos de mayor masa corporal, así como los que alcanzan mayor extensión cuando se estiran sus patas. El desarrollo, como en los demás crustáceos, es indirecto, con fases larvarias muy distintas de los adultos.
El fémur es el tercer segmento de la pierna de insectos, es por lo general la parte más larga y más fuerte de la extremidad, pero varía en tamaño desde la enorme fémur posterior de saltar Orthoptera a un segmento muy pequeño tal como está presente en muchos formas larvarias.
Por otra parte, sus formas larvarias acercan los hemicordados a los equinodermos; las investigaciones genéticas moleculares también apoyan una relación de clados hermanos entre estos dos grupos.
A pesar de ser un excelente alimento vivo para las etapas larvarias de organismos acuáticos, su principal desventaja radica en que no se ha estandarizado una técnica eficiente para su producción a gran escala.