langosta


Búsquedas relacionadas con langosta: bogavante

langosta

(Del lat. locusta, saltamontes.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Insecto herbívoro de gran tamaño que se desplaza saltando y volando y que puede agruparse con otros individuos formando plagas.
2. ZOOLOGÍA Crustáceo decápodo marino, grande, con antenas pero sin pinzas, de color pardo o rojizo, que vive entre rocas y grietas en aguas poco profundas y es muy apreciado como comestible.
NOTA: Nombre científico: (Palinurus.)

langosta

 
f. zool. Nombre de varias especies de insectos ortópteros saltadores. Algunas de las langostas, de costumbres migratorias, se reproducen copiosamente y constituyen verdaderas plagas para la agricultura (Locusta migratoria).
Crustáceo decápodo marino (Palinurus vulgaris), cuyo primer par de patas carece de pinzas; ojos prominentes; color pardo rojizo oscuro y de 30 a 50 cm de longitud.

langosta

(lan'gosta)
sustantivo femenino
1. insecto pequeño de color gris amarillento y alas membranosas una plaga de langostas
2. crustáceo marino de color marrón grisáceo y cuerpo cubierto de duras escamas Hoy cenaremos langosta.
Traducciones

langosta

lobster, locust

langosta

Hummer, Hummerartige

langosta

lagosta

langosta

humr

langosta

hummer

langosta

hummeri

langosta

jastog

langosta

ロブスター

langosta

바닷가재

langosta

zeekreeft

langosta

hummer

langosta

homar

langosta

омар

langosta

hummer

langosta

กุ้งทะเลขนาดใหญ่

langosta

ıstakoz

langosta

tôm hùm

langosta

龙虾

langosta

Омар

langosta

龍蝦

langosta

לובסטר

langosta

SF
1. [de mar] → lobster; [de río] → crayfish
2. (= insecto) → locust
Ejemplos ?
37 Cuando en la tierra hubiere hambre, ó pestilencia, ó tizoncillo, ó niebla, ó langosta, ó pulgón: si sus enemigos los tuvieren cercados en la tierra de su domicilio; cualquiera plaga ó enfermedad que sea; 38 Toda oración y toda súplica que hiciere cualquier hombre, ó todo tu pueblo Israel, cuando cualquiera sintiere la plaga de su corazón, y extendiere sus manos á esta casa; 39 Tú oirás en los cielos, en la habitación de tu morada, y perdonarás, y obrarás, y darás á cada uno conforme á sus caminos, cuyo corazón tú conoces; (porque sólo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres;) 40 Para que te teman todos los días que vivieren sobre la haz de la tierra que tú diste á nuestros padres.
-Desde luego que no», dijo Alicia. -Y quizá no hayas entrado nunca en contacto con una langosta. Alicia empezó a decir: «Una vez comí...», pero se interrumpió a toda prisa por si alguien se sentía ofendido.
37 Y serás por pasmo, por ejemplo y por fábula, á todos los pueblos á los cuales te llevará Jehová. 38 Sacarás mucha simiente al campo, y cogerás poco: porque la langosta lo consumirá.
Eclesiastés 12 1 Y ACUÉRDATE de tu Criador en los días de tu juventud, antes que vengan los malos días, y lleguen los años, de los cuales digas, No tengo en ellos contentamiento; 2 Antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y las nubes se tornen tras la lluvia: 3 Cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas, porque han disminuído, y se oscurecerán los que miran por las ventanas; 4 Y las puertas de afuera se cerrarán, por la bajeza de la voz de la muela; y levantaráse á la voz del ave, y todas las hijas de canción serán humilladas; 5 Cuando también temerán de lo alto, y los tropezones en el camino; y florecerá el almendro, y se agravará la langosta...
Tampoco podía decir qué era lo que buscaba en los alrededores de Dahomey, donde se le vio atracarse, como un miserable, de horribles gusanos fritos o indigestarse de langosta seca en las puertas mismas de Fez, o pasearse como un cadí prevaricador por las calles de Túnez en un automóvil flamante.
Había desaparecido todo lo demás, excepto una punzada sorda, al lado izquierdo, que, de tiempo en tiempo, le advertía: Mientras bordas y coronas los filetes de carpa a la Regencia; mientras te excedes a ti mismo en la langosta a la americana, mientras te desvives por las trufas al champagne, algo que te importa mucho y te aflige mucho está sucediendo en una casa que bien conoces, en la calle de Toledo.
No hay otra cosa sino letrados, porque unos lo son por oficio, otros lo son por presunción, otros por estudio (y destos pocos), y otros (estos son los más) son letrados porque tratan con otros más ignorantes que ellos (en esta materia hablaré como apasionado), y todos se gradúan de doctores y bachilleres, licenciados y maestros, más por los mentecatos con quien tratan que por las universidades, y valiera más a España langosta perpetua que licenciados al quitar.
Horas de infinito recogimiento en que medito en el plan que ha de inmortalizar mi memoria, lecturas de Shakespeare y de Milton, en el silencio de las madrugadas insomnes, ¡cuán lejos estáis del brutalismo gozador de mis noches parisienses en que, tras de una cena de langosta a la americana y champaña extra dry, la alcoba de la Orloff oía mis gritos de salvaje voluptuosidad y su cuerpo delicado se lastimaba estrujado por mis manos gozadoras!...
Se ha derramao en sazón; la desará fue mu guapa, y si sigue asín, no escapa de haber buena granición.» (Este cálculo lo hacía con las leves omisiones de langosta, inundaciones, de pedriscos y sequía...) «¡Ahora, tanto pa calzar, tanto en vestir y en comer...
En cuanto aparecíamos en una tienda nos ofrecían la mercancía averiada. Si comprábamos una langosta estaba llena de agua; la carne estaba pasada; nuestros panecillos sólo tenían miga.
Aunque no llegó a ser tan grande majestuosa como lo había trazado la arrogancia y soberbia de los impíos, porque pretendieron una elevación excesiva, a la cual llama la Escritura hasta el cielo, ya fuese ésta la de una sola torre, que principalmente entre otras fabricaban, o la de todas las torres, significan por el número singular, así como se dice soldado y se entienden mil soldados, y la rana y la langosta, pues así llama la Escritura a la multitud de ranas y langostas, en las plagas que Moisés hizo descender sobre los egipcios.
El vapor apareció antes de mediodía y, cuando volví a Lima el Martes, lo hice con la cara como langosta cocida y fui aquí él hazme reír de todos, a medida que mi cara se iba despellejando lo mismo que la de Woodsend.