lamerse

lamerse

(la'meɾse)
verbo pronominal
pasarse la lengua repetidas veces en algún lugar El perro se lamía una herida.
Ejemplos ?
La enfermedad se transmite principalmente por contacto entre un animal sano y uno enfermo. El hábito de olerse y lamerse en forma muy cercana es el factor que favorece esta transmisión.
El elemento de Nao Yuuki son garras de metal doble con uñas rojas que de ellas salen delgadas cuerdas de color rojo que se extienden con ellas puede atrapar a sus enemigos o cortar diversos objetos. Ella tiene la costumbre de lamerse las garras.
En Veterinaria, un collar isabelino es un elemento protector que se utiliza para evitar que las mascotas puedan quitarse con la boca los vendajes o lamerse las heridas.
La cabeza y el cuello son las partes del cuerpo que se lamen más habitualmente, cosa que podría ser por motivos prácticos, ya que un león no puede lamerse estas zonas por sí mismo.
Apartad esas aves que aquí veo, Y me piden sus pollos devorados: Su infernal cacareo Me tiene los oídos penetrados.» Los raposos le afirman con tristeza, No sin lamerse labios y narices: «Tienes debilitada la cabeza; Ni una pluma se ve de cuanto dices.
Cuando la primera versión del álbum salió a la luz pública, la mujer obesa que se encuentra en el interior estaba en la portada rodeada por la caja torácica roja que está actualmente. En el fondo de la caja del disco hay una fotografía de una vaca que intenta lamerse ella misma.
Los hiénidos se acicalan como felinos o vivérridos y su manera de lamerse los genitales es similar al gato (sentado en su parte trasera, sus piernas, una abierta verticalmente hacia arriba).
integrifolia al acariciar las espigas florales y lamerse sus manos, o al remojar las espigas florales en un recipiente toda la noche.
Suelen frotarse y rascarse contra rocas y árboles con frecuencia para desprenderse de pelo y piel muerta además de parásitos. Es frecuente entre los mamíferos lamerse la piel para limpiarla.
También se mantienen perfectamente proporcionándole un rascador, encontraremos un sinfín de modelos en el mercado. Pelo: Basta con eliminarle el pelo muerto para evitar que lo ingiera al lamerse.
Los loris perezosos producen una secreción en sus glándulas braquiales, ubicadas en la parte interna de ambos antebrazos, que mezclan con su saliva al lamerse.
La mano de éste fue salpicada por tres gotas hirvientes del líquido mágico, y tras lamerse la mano adquirió el conocimiento pleno.