lamento

(redireccionado de lamentos)
También se encuentra en: Sinónimos.

lamento

(Del lat. lamentum, gemido.)
1. s. m. Manifestación de un dolor físico o moral durante su terrible enfermedad no se le oyó ni un solo lamento. lamentación, quejido
2. MÚSICA Canto triste, que suele aparecer en las óperas.

lamento

 
m. Lamentación.

lamento

(la'mento)
sustantivo masculino
expresión de una aflicción con demostraciones de dolor proferir lamentos desesperados
Sinónimos

lamento

sustantivo masculino
Traducciones

lamento

Jammer

lamento

SMlament, lamentation (frm), moan, wail

lamento

m. lament, complaint.
Ejemplos ?
La tradición guarda una idea confusa, y el principie por quien esto se supo habla vagamente de sierpes monstruosas y aladas que se precipitaron en las ondas del torrente, para aparecer de nuevo en forma de animales desconocidos y fantásticos; de conjuros tan temibles que a veces se cubría de manchas el sol y los montes se estremecían como cañas; de lamentos y aullidos tan espantosos, que la sangre se helaba al escucharlos.
Mas él, que olvidando todo olvidó su nombre mesmo, puesto que Diego Martínez es el capitán don Diego, ni se ablanda a sus caricias ni cura de sus lamentos, diciendo que son locuras de gente de poco seso: que ni él prometió casarse ni pensó jamás en ello.
En instante tan supremo, las mujeres que quedaban a la orilla redoblaron sus lamentos, abrazaron a sus hijos, a sus padres, a sus hermanos, a sus amigos, y se confundieron todos en un solo torrente de lágrimas.
Gemían las campanas, enloquecidas de dolor; seguían otras y luego otras, y los lamentos del bronce llenaban el ámbito, y el eco los repetía más tristes cada vez.
Tácita permanece, sumergida en las sombras de sus gasneones. No hay rumores ni lamentos ni congojas ni voces desesperadas. (La ciudad se ha vuelto calma) Ni inesperadas.
Los poetas presintieron siempre esta alianza, y en sus himnos de amantes felices o en sus lamentos desesperados hay algo de la sonrisa final de una boca sin labios, sardónica y amarillenta, que parece burlarse de la insignificancia de los placeres y dolores que traen revuelto al hormiguero humano.
Para qué más lamentos de vidente en las horas del encuentro, si vislumbro lo que ruegan las hormonas en el rito exultante de sus bromas… Acepto los pasos que me agrietan y basta de más tretas… Conozco los momentos del discurso… sus sonrisas que crecen de existencias y las últimas piruetas de una muerte tan dulce que nos lleva, calavera, hacia la sombras de una luz agónica que se finge duradera.
Aun así puedo decirte que tus juramentos y los lamentos de tu familia han turbado el descanso de tu viejo Señor en su tumba y que si te atreves a aventurarte a ir a verle, te dará el recibo.
El viento aullaba y se arremolinaba frenéticamente, los cristales de las ventanas temblaban y tintineaban, silbidos y lamentos desesperados cruzaban el aire como si algo se desgarrase en lo alto y volara con furioso llanto sobre las casas estremecidas.
Jamás volví yo a tener aquel sueño que tanto me angustiaba, ya no «encontraba» a mi padre, pero en ocasiones se me figuraba –y aún ahora se me figura– escuchar en sueños alaridos lejanos y tristes lamentos inextinguibles.
La burguesía, al explotar el mercado mundial, da a la producción y al consumo de todos los países un sello cosmopolita. Entre los lamentos de los reaccionarios destruye los cimientos nacionales de la industria.
En el lago caen con un rumor indescriptible. Lamentos, palabras, nombres, cantares, yo no sé lo que he oído en aquel rumor cuando me he sentado solo y febril sobre el peñasco a cuyos pies saltan las aguas de la fuente misteriosa, Para estancarse en una balsa profunda cuya inmóvil superficie apenas riza el viento de la tarde.