lagar


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con lagar: mosto

lagar

1. s. m. AGRICULTURA Recipiente donde se pisa la uva, se prensa la aceituna o se machaca la manzana, para obtener el mosto, el aceite o la sidra. jaraíz
2. Local donde está instalado este recipiente. jaraíz
3. AGRICULTURA Pequeña extensión de tierra, plantada de olivar, en la que hay un local y artefactos para extraer el aceite.
4. INDUSTRIA Depósito para conservar el pescado en salmuera en las fábricas de salazón.

lagar

 
m. Recipiente donde se pisa la uva, se prensa la aceituna o se machaca la manzana para obtener el mosto, el aceite o la sidra, respectivamente.
Edificio donde hay un lagar.

lagar

(la'γaɾ)
sustantivo masculino
1. receptáculo en el cual se machaca alguna fruta o la aceituna para obtener el mosto lagar para uva
2. construcción en el cual se realizan labores de machacado de fruta u oliva Transportan la uva de la viña al lagar.
Sinónimos

lagar

sustantivo masculino

lagar:

criptaalmijar, sótano, bodegón, trujal, subterráneo, almazara, trullo, silo, despensa, cueva, tino, bodega, cava,
Traducciones

lagar

SM [de vino] → winepress; (= edificio) → winery; [de aceite] → oil press
Ejemplos ?
Todo parecía dormir a la luminosa caricia de la luna, cuando escalando ágil la cañada se destacó a espaldas del lagar la silueta garrida de Toño el de Carambuco, un zagal de no más de veinte años, fuerte, elástico, cenceño, de semblante atezado, de ojos de fiero y franco mirar, de labios gruesos y de pelo bravío; pantalón de pana, rojo ceñidor, recios zapatones de baqueta, blanca camisa, amplio pañuelo azul a guisa de corbata; al hombro, la chaqueta de paño burdo, y en la mano, la indispensable escopeta.
Y mientras Toño alejábase ebrio de gozo y henchido de esperanzas, y el viejo se dirigía hacia la puerta del lagar, Rosario, que lo había oído todo, lloraba de pena y de alegría, apoyada contra el muro, murmurando con voz sollozante: -Probetico viejo mío, qué desengaño que le di y que bien que me lo paga!
Y se puso a hablarles en parábolas: Un hombre plantó una viña, la rodeó de una cerca, cavó un lagar y edificó una torre; la arrendó a unos labradores, y se ausentó.
Lo del león non se te deve olbidar; saliste por la puerta, metístet’ al coral, fuste d’ meter tras la viga lagar; mas non vestistes el manto nin el brial.
29 De todos vuestros dones ofreceréis toda ofrenda á Jehová; de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada. 30 Y les dirás: Cuando ofreciereis lo mejor de ellos, será contado á los Levitas por fruto de la era, y commo fruto del lagar.
12 Y acuérdate que fuiste siervo en Egipto; por tanto guardarás y cumplirás estos estatutos. 13 La solemnidad de las cabañas harás por siete días, cuando hubieres hecho la cosecha de tu era y de tu lagar.
2 Habíala cercado, y despedregádola, y plantádola de vides escogidas: había edificado en medio de ella una torre, y también asentado un lagar en ella: y esperaba que llevase uvas, y llevó uvas silvestres.
A espaldas de esta casa y en no interrumpida sucesión, había patios, corrales, caballerizas, tinados, bodegas, graneros, lagar, molino de aceite, y en suma, todo cuanto puede poseer y posee un acaudalado labrador y propietario de Andalucía.
33 Oíd otra parábola: Fué un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña; y la cercó de vallado, y cavó en ella un lagar, y edificó una torre, y la dió á renta á labradores, y se partió lejos.
Han venido a sustituirla un molino aceitero con alfarje, trojes y prensas, que durante la vendimia sirven también de lagar; un grande alambique con agua corriente, y extensas bodegas para aceite, aguardiente, vinagre y vino.
-Pos esa Lola tiée un mantón que no hay otro que se atreva a hablarle de tú, como que, según cuentan, tuvo que pulir un lagar pa poer regalárselo Joseíto el Cáncamo, que ustés lo conocerán porque estuvo mucho tiempo fincao en Jotrón y en Roalabota.
La luna inundábalo todo con su luz serena y pálida; apenas algún que otro lucero brillaba en el tranquilo horizonte en que resbalaban lentamente algunas nubes; dormía todo inmóvil y silencioso en el monte; el lagar de los «Mimbrales» fulgía como de marfil y como engarzado entre las flotantes ramas de dos copudísimos algarrobos; los olivos y los almendros manchaban las empinadas laderas con sus tonos oscuros, y con sus claros verdores las apiñadas chumberas, que circuían el bien encalado edificio; la solemne quietud no era turbada más que de tarde en tarde por el ladrido de los perros, leales y avisados guardadores de los cercanos caseríos.