ladera

(redireccionado de laderas)
También se encuentra en: Sinónimos.

ladera

s. f. GEOGRAFÍA Declive de una montaña la ladera tiene una gran inclinación.

ladera

  (de ladero)
f. Declive de un monte.

ladera

(la'ðeɾa)
sustantivo femenino
lado en declive de un monte Los incas cultivaban en las laderas de los montes.
Traducciones

ladera

pendice

ladera

pente

ladera

helling

ladera

المنحدر

ladera

склон

ladera

hældning

ladera

斜面

ladera

lutning

ladera

SFhillside
Ejemplos ?
En las laderas menos agrestes hay casas de labor, antiguas y rocosas, con edificaciones cubiertas de musgo, rumiando eternamente en los misterios de la Nueva Inglaterra; pero todas ellas están ahora vacías, con las amplias chimeneas desmoronándose y las paredes pandeándose debajo de los techos a la holandesa.
No hay artista que facilite menos el ingreso a su comarca interior. Carece de puente levadizo y de blandas laderas. Sin que lo sintamos, Velazquez hace llegar sus cuadros bajo nuestras plantas, y antes de pensarlo nos hallamos dentro.
Por uno y otro lado las habitaciones de los españoles, unas construidas, otras acabándose de construir, y todos ocupados en proporcionarse las comodidades de los pueblos civilizados; y a los indios con sus vistosos plumajes, bajar por las laderas y colinas, esparcirse por los valles, bogar en sus canoas, doblar los pequeños cabos, y perderse en los recodos de la costa.
¿Quien al leer estos versos, bellísimos por otra par- te, que se presentan como ejemplo de americanismo poético, no tiene el Amazonas, en sus orillas, rosa como la rosa de tus mejillas, ni, en sus laderas, tienen nuestras montañas roca como la roca de tus entrañas, no se imagina estar leyendo una de las armoniosas serenatas orientales de Zorrilla?
El nombre de "marchito erial" me pareció muy raro y teatral, y me pregunté cómo habría llegado a formar parte de las tradiciones de un pueblo puritano. Luego vi con mis propios ojos aquellas cañadas y laderas, y ya no me extrañó que estuvieran rodeadas de una leyenda de misterio.
¡Es algo que da náuseas! Chile aparece como un inmenso caballo muerto, tendido en las laderas de los Andes bajo un gran revuelo de cuervos.
La ciudad castellana abre sus calles a desnivel y zigzagueantes, que serpentean por laderas y declives suaves como mil culebras inofensivas, inundando barriadas soleadas y su parque central constelado de ornamentales y palmeras, que dan paréntesis de sosiego humano, de belleza y contemplación hogareña Es la tierra escondida en una estribación andina, que permanece ansiosa de una paleta que entregue toda la plenitud de la milagrosa belleza paisajista que tiene su ánfora de breñas.
Ardiendo la pobreza enclaustrada, rauda, por todas sus veredas; amparada por la brisa, impetuosa que se acrecienta; socavando esta cara doliente, oculta entre sus laderas.
Más arriba se veían las rocas grisáceas, los senderos, los hielos, y pequeños oasis de pastos, que se perdían en la nieve que coronaba la cima de los montes. Aquí y allí, en las laderas, se veían puntos en la nieve, y cada punto era una casa.
Desde allí se dominaba una vista espléndida de tejados pintorescos y místicos crepúsculos. En el lejano horizonte se extendían las violáceas laderas campestres.
No podía ir de nuevo a aquel oscuro caos de antiguos bosques y laderas, ni enfrentarme otra vez con aquel gris erial donde el negro pozo abría sus fauces al lado de los derruidos restos de una casa de labor.
Desde entonces, esa fuente se llamó COAHUAPAN, es decir, en donde quedó lo que tenía QUETZALCOATL. Mucho tiempo caminó entre cerros y laderas hasta que fatigado durmió un poco.