labio

(redireccionado de labios)
También se encuentra en: Sinónimos.

labio

(Del bajo lat. labium.)
1. s. m. ANATOMÍA Cada uno de los dos bordes carnosos que forman la abertura de la boca se pinta los labios con carmín.
2. Borde de ciertas cosas labios de una herida; labios de una flor.
3. ANATOMÍA Cada uno de los bordes de la vulva.
4. Órgano del habla de mis labios no ha salido tal cosa . boca
5. labio leporino MEDICINA El que está partido en el centro por malformación congénita.
6. estar pendiente de los labios de otro coloquial Escucharle con mucha atención el público estaba pendiente de los labios del orador .
7. morderse alguien los labios coloquial Hacer un esfuerzo para no reírse o callar una cosa me mordí los labios para no decirle lo que pensaba .
8. no despegar los labios coloquial Mantenerse callado no despegó los labios durante toda la tarde.
NOTA: También se escribe: labrio

labio

 
m. anat. Cada una de las dos partes exteriores, carnosas y movibles de la boca, que cubren la dentadura.
fig.Borde de ciertas cosas.
Órgano del habla.
Primer elemento de compuestos que indican relación o conexión con los labios.

labio

('laβjo)
sustantivo masculino
1. anatomía cada uno de los rebordes carnosos de la boca pintarse los labios
2. zoología cada una de las dos partes que forman la boca de un animal El perro tenía una infección en los labios.
3. figurativo órgano del habla Mis labios están sellados.
se usa para significar que una persona manifiesta algo que no es lo que siente De labios para afuera es muy valiente.
contener con esfuerzo las intenciones de decir algo Tuve que morderme los labios para no enfadarme.
hacer callar a una persona Selló sus labios con un beso.
Sinónimos

labio

sustantivo masculino
buz, bezo, belfo.
Bezo se utiliza cuando el labio es grueso; belfo, en las caballerías y otros animales.

labio:

morrobelfo, canto, resalte, orilla, boca, hocico, reborde, borde, ribete, arista, jeta,
Traducciones

labio

lip, edge, tongue

labio

شِفّة, شِفَةٌ

labio

устна

labio

llavi

labio

ret

labio

læbe

labio

lipo

labio

لب

labio

huuli

labio

lèvre

labio

usna, usnica

labio

vör

labio

입술

labio

labium

labio

lip

labio

leppe

labio

warga

labio

lábio

labio

buză

labio

pera

labio

ustnica

labio

läpp

labio

dudak

labio

губа

labio

嘴唇

labio

Lippe

labio

labio

ริมฝีปาก

labio

môi

labio

labio

שפתו

labio

SM (Anat) → lip; [de vasija] → edge, rim, lip labioslips, mouth sing
lamerse los labiosto lick one's lips
leer los labiosto lip-read
de labios para afuera es muy valiente de labios para afuerahe comes over brave enough, he seems brave on the face of it
no descoser los labiosto keep one's mouth shut
no morderse los labiosto be very outspoken, pull no punches
sin despegar los labioswithout uttering a word
labio inferiorlower lip
labios mayoreslabia majora
labio leporinoharelip, cleft lip
labios menoreslabia minora
labio superiorupper lip

labio

m. lip.
1. fleshy border;
2. liplike structure;
___ mayores y menores de la vaginasing. labia majora and labia minora of the vagina.

labio

m lip; (genital) labium (form), lip; —inferior lower lip; — leporino (fam or vulg) cleft lip; — superior upper lip
Ejemplos ?
Fermenta el aire la embriaguez del vino. Entre los labios la palabra muere de pereza, y al sol el nardo adquiere un acre olor a sexo femenino.
La joven se llevó un dedo a los labios recomendándole que guardara silencio; pero a la viuda le había sentado muy mal la segunda palabra de aquella interrogación, y apresuróse a responder: -Está usted en un lugar honesto o sea en la casa de la Generala Barbastro, Condesa de Santurce, servidora usted.
«El Niño Dios me está diciendo que hice bien, muy bien...» La sonrisa volvió a sus labios, aunque sus ojos estaban anegados en un llanto que no corría.
Yo vivía, o deliraba dentro del sepulcro. Mis labios murmuraron maquinalmente un nombre, el nombre de siempre, mi pesadilla.... --¡«Ramón!» --¿Qué quieres?--me respondió la sombra que había a mi lado.
¡Precisamente no hay nada que me subleve tanto como ver llorar a las mujeres! El pobre Capitán Veneno se calló otra vez, mordiéndose los labios algunos instantes sin lanzar ni un suspiro...
¿Quieres que examinemos en esta conversación si esto es verosímil o si no lo es? Me darías un gran placer permitiéndome escuchar de tus labios lo que piensas en esta materia.
Veintiséis o veintisiete primaveras podría contar nuestro protagonista, y era de tez morena, grandes ojos de lánguidas y adormecedoras pupilas, con facciones de correcto dibujo, curvas mejillas, donde azuleaba la barba cuidadosamente afeitada, como el bigote; sus labios eran frescos y encendidos; como de marfil su dentadura, algo grande y desigual; su cabello, abundante y sedoso, tan oscuro como sus bien arqueadas y pobladísimas cejas y como sus larguísimas pestañas, desbordaba por bajo el ala del airoso rondeño gris, y era vigorosa y cenceña su figura, que avaloraban ajustado marsellés, ceñidor y pañuelo de raso azul que lucía a guisa de corbata sobre la bordada y blanca pechera de la camisa.
y...» Y el tío Cachiporra tuvo que cerrar los labios en aquel momento: el Cachete habíase incorporado rígido, descompuesto, en lucha tremenda con su organismo en ruinas; de una manotada había despedido de sí la cobertura y descubierto su cuerpo escuálido y sudoroso, haciendo desesperados esfuerzos por arrojarse de la cama.
Regresar a nuestra casa blanca que en el sendero nos aguarda con las puertas abiertas y con la mesa puesta—manteles albos, pan sin levadura— y sentir al entrar una caricia blanda con la mirada de la hermana que siempre nos espera, llenos los labios de perdón y el alma propicia siempre a derramar ternura.
Doña Teresa había muerto al sentir en su mano los besos y las lágrimas del Capitán Veneno, y una sonrisa de suprema felicidad vagaba todavía por los entreabiertos labios del cadáver.
¡Sustancia del ideal, sensación de la dicha, y que solamente es posible recordar y llorar, cuando lo que se posee bajo los labios y se estrecha en los brazos no es más que el espectro de un amor!
Eso es que arguien te lo ha regalao, y si eso te lo han regalao será... Rosario arrancó de sus labios la sonrisa. Joseíto cuando se enfurecía era un mulo de tahona; Joseíto la creía, sin duda, capaz de aceptar, estando como estaba para casarse con él, regalos de otro hombre y regalos de aquel calibre, y al pensar esto sintió la muchacha que se le estremecía el corazón y se lo humedecían los ojos.