labia


También se encuentra en: Sinónimos.

labia

(Del lat. labia, labios.)
s. f. Facilidad de palabra y gracia para expresarse y convencer tiene tanta labia que siempre acaba convenciendo al cliente. verbosidad

labia

 
f. fam.Verbosidad persuasiva y gracia en el hablar.

labia

('laβja)
sustantivo femenino
habilidad de ciertas personas para hablar y convencer a los demás La labia de aquél hombre dejó al auditorio mudo.
Sinónimos

labia

sustantivo femenino
parla, parlería, verba, verbosidad*, facundia.
Todos coinciden con labia en denotar abundancia y facilidad de palabra. Labia connota además cierta gracia insinuante y persuasiva que atrae a los oyentes.

labia:

facundiaparlería, parla, elocuencia, palique, verbosidad, verba, pico,
Traducciones

labia

الأشفار

labia

阴唇

labia

陰唇

labia

Labia

labia

SFfluency (pey) → glibness, glib tongue
tener mucha labiato have the gift of the gab
Ejemplos ?
No lo habrá más perdido, ni más holgazán, ni más simpático. Es de los que se hacen querer, no sólo por sus franquezas y alegrías con todo el mundo, sino por su labia y chiste.
Tienen una cara graciosa, un habla suelta, insinuante, labia, desparpajo; saben hacer útiles abriendo portezuelas, avisando simones o recogiendo el pañuelo que se cae; conocen el arte de mendigar, y cuando, al anochecer, repiten «con más hambre que un oso» o reclaman, cual si les debiese de derecho, la «perrilla».
So pretexto de buscar un cerdo que dizque se le había remontado, fuése a las lavadoras de oro, y con la labia y el disimulo del mundo, les sonsacó todas las mañas y particularidades del oficio.
si me da una rabia el ver que a mí ¡a la Isidora! quieran ganarle a señora porque tienen mejor labia. ¡Y porque gastan corsé, y gorras a la francesa, ni levantan la cabeza a saludar!
-No, hombre, yo te he llamao pa decirte que tú eres er mozo más chipé der barrio, el más bonito, er más pinturero y er más afortunao con toítas las mujeres; que a la gachí que tú le pongas los puntos ya puée mandar por los Oleos, pues no le vale ni Santa Rita; que, además de los méritos que te dio el divé que es la bandera de tu amparo, tú tiées güenos comportamientos pa con tos los que te estiman, y tiées simpatía y tiées labia y tiées perfil, y tiées güenas ropas y lo único que te jace falta es un remontúa de chipé con una leontina de oro de chipé y en la leontina y como corgantes un sello y dos tumbagas.
Aquel demontre de chico, con su labia melosa y su derretimiento extático ante todas las mujeres que pisaban la joyería, las embaucaba, especialmente si pertenecían a la clase equívoca, que se adorna con brillantes y perlas, más que las madres de familia honradas.
Solo que tales funciones requieren labia, expediente, agilibus..., y el doctoral no poseía semejantes dones, esencialísimos en los tiempos que corremos.
Hame caído en gracia lo que dijo con un diente y media muela la señora Encina: «¡Qué caraza de estudiantón! ¡Y qué labia! Hiede a perros, y no se le caerá un real si le queman».
Que otro tiempo jue el primero pa la guerra y el amor, pueta de menta y cantor letrao de labia y de cencia su nombre siempre en la ausencia fue alabao como el mejor!
Y ella, con la arenga y labia necesaria, de que la mujercilla no carecía, después de haberle besado la mano, le suplicó le hiciese merced de prestarle por dos días aquel vestido que traía puesto, y que se quedase en prenda de él aquella cadena, que era la misma que le había dado don Diego, porque casaba una sobrina.
Comenzó don Apolo a desbobarse; y de tanta hermosura satisfecho, dijo en su corazón: «Aquesto es hecho, esta rara belleza será mi quebradero de cabeza.» Íbasele acercando el mancebito, haciendo con la boca un pucherito, a medio declararse con la risa, pronunciando jalea y canelones, que pudieran beber con las razones; el gesto con agrado de los que llegan a pedir prestado; zalamero el semblante, como con su doctor un platicante; y llegándose más a su presencia, con la cara de oír de penitencia, y el rostro tan indigno, que parecía amante capuchino, con retórica sabia, que tenía el mozuelo buena labia, comenzó el parlamento con lo de «mi atrevido pensamiento».
JULIÁN GIMÉNEZ Sabe que es usté ladino, no se cansa ni un momento; ¡su lengua es el movimiento de la rueda de un molino! Si me hace acordar a un pion estrangis que yo tenía, era labia tuito el día en su idomia aquel nación.