kan

kan

1. s. m. Príncipe o jefe turco.
2. HISTORIA Príncipe de inferior categoría al anterior, en la época mongol
3. HISTORIA Gobernador persa de una provincia.
NOTA: También se escribe: khan, jan
Traducciones

kan

khan
Ejemplos ?
Bien hubiera querido el Kan que este encanto fuera indestructible y eterno; mas no pudo lograrlo, a pesar de sus maravillosos conocimientos en la magia.
Se acordó, por último, su desencanto si se cumplían las siguientes condiciones, que el Kan, así por la mala opinión que tiene de las mujeres como por lo pervertida y viciosa que está la raza humana en general, juzgó imposible de cumplir.
El linaje humano, por medio de su incompleta y enfermiza razón, llegará a conocer, cuando pasen millares de años, algunos accidentes de las cosas; pero siempre ignorará la substancia que yo conozco, que conoce el Kan de Tartaria y que han conocido los sabios primitivos que se valieron, para sus elucubraciones, de esta lengua perfectísima e intransmisible ya por nuestros pecados.
El último de éstos murió, una semana ha, por disposición tuya, ¡oh princesa Venturosa!, y ya no queda en el mundo sino una sola persona que pueda descifrarte la carta del Kan de Tartaria.
No bien murió, los genios desaparecieron, y los soldados del rey Venturoso se rehicieron y reunieron a su jefe. Éste esperó con ellos a los enviados que traían la carta del Kan de Tartaria, y que no se hicieron esperar mucho tiempo.
El príncipe de la China es, por sus virtudes, talento y hermosura, el favorito del rey de los genios, el cual le ha salvado mil veces de las asechanzas que el Kan de Tartaria ponía contra su vida.
Viendo el Kan que le era imposible matarle, determinó valerse de un encanto para tenerle lejos de sus súbditos y reinar en lugar suyo en el Celeste Imperio.
No doy gracias al cielo de esta estrella; ser bella obró mi mal y el de mi casta: mi hermano muerto fue por mi decoro, que poco le valió la lanza de oro; »por su causa Agricán, rey de Tartaria, deshizo a Galafrón, mi padre amado, gran Kan de donde soy originaria; y aquello causa fue de que hoy mi estado sea errar por esta Europa a mí contraria.
Éste se le otorgó, y reuniendo apresuradamente un numeroso escuadrón de soldados, salió de la capital decidido a morir en la demanda o traer a la princesa la carta del Kan de Tartaria y al hijo del Kan, vivo o muerto.
Este asunto fue entonces llevado ante el rey en Isin, y el rey Ur-Ninurta ordenó que el asunto fuese examinado por la Asamblea de Nippur, Allí, Ur-gula, hijo de Lugal-...; Dudu, cazador de pájaros; Ali-ellati, el liberto; Buzu, hijo de Lu-Sin; Eluti, hijo de...-Ea; Shesh-kalla, faquín (?); Lugal-kan, jardinero; Lugal-azida, hijo de Sin-andul, y Shesh-kalla, hijo de Shara-..., se enfrentaron con la Asamblea y dijeron: «Aquellos que han matado a un hombre no son dignos de vivir.
Ocho Muluc Cinco Cauac Nueve Oc Seis Ahau Diez Chuen 2 Siete Imix Once Eb Ocho Ik′ Doce Men 4 Nueve Ak′bal Trece Ix 5 Diez Kan Uno Men-(Ben) 6 Once Chicchan Dos Cib Doce Cimy(sic) Tres Caban 7 Trece Manik Cuatro Edznab Uno Lamat Así nació el mes y sucedió que despertó la tierra, se explicaron el cielo, y la tierra, y los árboles y la piedra.
Venidos que fueron estos volúmenes, hojeó la princesa el de Los reyes, y leyó en alta voz los siguientes renglones: «El mismo día en que murió el emperador chinesco, su único hijo, que debía heredarle, desapareció de la corte y de todo el Imperio. Sus súbditos, creyéndole muerto, han tenido que someterse al Kan de Tartaria.» -¿Qué deducís de eso, señora?