juguete


También se encuentra en: Sinónimos.

juguete

(Del occitano ant. joguet.)
1. s. m. JUEGOS Objeto hecho para que los niños jueguen con él el niño tiene su habitación llena de juguetes.
2. Persona o cosa dominada por una fuerza que condiciona su actitud o su movimiento Otelo fue juguete de los celos que sentía. títere
3. MÚSICA, TEATRO Obra musical o teatral breve y ligera, pero compuesta con cierta brillantez técnica, para provocar la admiración del público cantó admirablemente un juguete lírico.
4. por juguete loc. adv. coloquial Se usa para indicar que una cosa se ha hecho por broma o burla por juguete les representó una comedia sobre la malcasada.

juguete

 
m. Objeto hecho expresamente para que los niños jueguen con él.
Persona o cosa dominada por una fuerza material o moral.
Burla (chanza).

juguete

(xu'γete)
sustantivo masculino
1. juegos objeto para entretenimiento de los niños No rompas tus juguetes.
2. persona dominada por la acción de una fuerza física y moral Soy juguete de mis pasiones.
[cosa] que imita a un objeto y sirve para entretenimiento infantil un automóvil de juguete
Traducciones

juguete

toy, plaything

juguete

Spielzeug

juguete

hračka

juguete

legetøj

juguete

lelu

juguete

jouet

juguete

igračka

juguete

おもちゃ

juguete

장난감

juguete

speeltje

juguete

leke

juguete

zabawka

juguete

brinquedo

juguete

leksak

juguete

ของเล่น

juguete

oyuncak

juguete

đồ chơi

juguete

玩具

juguete

Играчка

juguete

玩具

juguete

צעצוע

juguete

SM
1. (= objeto) → toy
un cañón de juguetea toy gun
juguete educativoeducational toy
2. (uso figurado) → toy, plaything
fue el juguete de las olasthe waves tossed it about as if it were their plaything
3. (= chiste) → joke
4. (Teat) → skit, sketch

juguete

m. toy.
Ejemplos ?
En medio de este piélago de angustias no he sido más que un vil juguete del huracán revolucionario que me arrebataba como una débil paja.
Fue entonces cuando Doña Osa se encomendó a las reina de las Magas y ella con su varita maravillosa le dijo que por obra y magia de un deseo humano, su hijito ahora era un juguete que alegraba los días de una buena niña que no tenía hermanos y por eso hoy estaba con ella para acompañarla día y noche.
─ ¡Mínimos en el convento de Chaumont! El Padre Anselmo se frota los ojos y cree ser el juguete de un sueño. Al cabo de un instante de silencio dice: ─ Déjeme hablar con Jean de Chalençon, mi prior, cuya habitación está al lado de la mía.
i juguete, mi sal, mi niñería, dulce muñeca mía, dad atención a cuatro desvaríos y sed sujeto de los versos míos; pero sois tan nonada, que os prometo que aún no sé si llegáis a ser sujeto.
La vida era solo sueños y presentimientos; hablaba siempre de cómo los hombres, creyéndose libres, son solo juguete de oscuros poderes, y humildemente deben conformarse con lo que el destino les depara.
Se trata de acontecimientos tan extraordinarios que apenas puedo creer que hayan sucedido. Fui, durante más de tres años, el juguete de una ilusión singular y diabólica.
yo me creí juguete de un sueño...; pero no, es verdad; le he hablado ya muchas veces como te hablo a ti ahora...; una tarde encontré sentada en mi puesto, vestida con unas ropas que llegaban hasta las aguas y flotaban sobre su haz, una mujer hermosa sobre toda ponderación.
Siempre fue el juguete bonito de ellos, quienes lo utilizaban como gancho para obtener contratos con las empresarias divorciadas o con los capitalistas homosexuales.
Fue en tiempo de Ennio y Terencio cuando Roma, fundada por un pastor e ilustrada por labradores, comenzó a degenerar; pero después de los Ovidios, de los Catulos, de los Marciales y de toda esa turba de autores obscenos cuyos solos nombres alarman el pudor, Roma en otro tiempo templo de la virtud, conviértese en teatro del crimen, en oprobio de las naciones y en juguete de los bárbaros.
Ade- más, Lope, que, á pesar de la sotana que vestía fué siempre muy galante, y muy cumplido, y muy obsequioso para con las damas, se negó á complacer á la incógnita huanuquefta que le había pedido escribiese un poema sobre la vida y mila- gros de Santa Dorotea, lo que era un juguete para el ingenia y facilidad del gran poeta.
Para que la Asamblea no sea un juguete de las facciones o un instrumento que sancione la arbitrariedad del Gobierno, el pueblo de Buenos Aires, como las demás de las Provincias Unidas, no debe tener más parte en sus deliberaciones que la que le dan sus respectivos diputados o representantes.
La tumba es vía y no término. La mente no podría concebir lo que no fuera capaz de realizar; la existencia no puede ser juguete abominable de un loco maligno.