jugarreta


También se encuentra en: Sinónimos.

jugarreta

1. s. f. coloquial Engaño, mala pasada nunca te perdonaré la jugarreta que me hiciste.
2. Jugada mal hecha y sin conocimiento del juego.

jugarreta

 
f. fam.Jugada mal hecha.
fig.Truhanería, mala pasada.

jugarreta

(xuγa'reta)
sustantivo femenino
hecho o dicho efectuado con intención negativa Un amigo tramposo le hizo una jugarreta.
Sinónimos

jugarreta

sustantivo femenino
truhanada, mala pasada, truhanería, trastada, picardía, faena, jugada, perrería, golpe bajo, jodienda (malsonante), guarrada (malsonante), cerdada (malsonante), marranada (malsonante), cochinada (malsonante), cabronada (malsonante), putada (malsonante).

jugarreta:

engañojugada, vileza, pasada, treta, faena, trastada, bribonería, canallada, bribonada, pillería, trampa,
Traducciones

jugarreta

birboneria, boiata

jugarreta

Trick

jugarreta

truque

jugarreta

خدعة

jugarreta

трик

jugarreta

trik

jugarreta

trick

jugarreta

trick

jugarreta

SFdirty trick
hacer una jugarreta a algnto play a dirty trick on sb
Ejemplos ?
Se les tomaron dos banderas, mas la una no merece tal nombre, porque es un trapo enastado por jugarreta, pero la otra es propia de la Plata, que juraron las tropas, cuando Nieto desarmó á los patricios, y repartió á los arribeños.
al hablar conmigo se reían del suceso, lo encontraban muy gracioso, y aseguraban que ellos eran de los que, presintiendo la jugarreta, se quedaron a la puerta de la iglesia.
Si pasarais mis penas y trabajos, no os burlaríais de mí. Un día Rafaelito imaginó una jugarreta. El zapatero no estaba en la tienda y el audaz chicuelo ató el extremo de un cordel al taburete y el otro a la rueda de un carro que estaba parado en la calle.
Rafaelito se fue a la escuela muy contento; y cuando sus condiscípulos le preguntaron al verle si había hecho una nueva jugarreta al zapatero, contestoles: -No volveré a burlarme de él, porque sé que es cosa fea y mala mofarse de los pobres.
Adán y Eva no estuvieron más solos en el paraíso cuando se concertaron para aquella jugarreta cuyas consecuencias, sin comerlo ni beberlo, está pagando la prole, y siglos van y siglos vienen sin que la deuda se finiquite.
Al encontrarse en choque singular, el salteador había ordenado: –¡Nadie lo toque, suceda lo que suceda! Mas, a los primeros quites, advirtióse que el mozo no era de jugarreta ni desarme.
Afectóse la señora Micheo al tener, pwr una oficiosa nmiga, noticia de la jugarreta del cónyuge, y á tal extremo se la me- lancolizó el ánimo, que en breve fué al hoyo, dejando libre y viudo al flamante marqués de San Juan Nepomuceno.
Cuando digo nariz, no me refiero a un apellido, sino a mi propia nariz, que ha desaparecido sin dejar rastro. ¡Alguna jugarreta del demonio!
Una de las lavanderas dijo a las otras: ─ Ése que anda por ahí es el diablo. Deberíamos hacerle una jugarreta. Le propuso que se dejase cortar los cabellos para construir un puente sobre el que pasar el río.
Había alcanzado a percibir el fugaz rostro de la joven cuando se inclinaba hacia abajo, y aquella broma le pareció un síntoma favorable en su desairada situación. Alzó la vista y se quedó esperando con impaciencia el resultado de la jugarreta.
El satánico abogado y el sagaz coronel hicieron al señor y a la señorita de Habert una jugarreta más cruel aún que la presentación de la bella Betilda de Chargebœuf, a quien en casa de los Breautey y en el partido liberal se juzgaba diez veces más bella que la hermosa señora de Tiphaine.
¡En esas piedras os vais a convertir, desteñidos billetes azules de a mil francos, que habéis venido a mí sin buscaros, en las tres noches en que, engañando mi hambre de besos con la vertiginosa jugarreta en que volabais sobre la carpeta verde, os recogía con helada indiferencia, mientras que los otros jugadores se levantaban de la mesa con los bolsillos vacíos, los ojos irritados y las manos trémulas!