job

job

(De Job, personaje bíblico.)
1. s. m. Hombre que tiene mucha paciencia.
2. tener más paciencia que el santo Job o que Job coloquial Se utiliza para señalar que una persona es muy paciente.

job

(Del ingl. job, empleo.)
s. m. INFORMÁTICA Conjunto de programas que producen un trabajo útil al usuario y que son procesados uno a continuación de otro.

job

 
m. Por antonomasia, hombre de mucha paciencia.

Job

 
bib. Personaje bíblico, símbolo de la paciencia.
Traducciones

Job

SMJob
Ejemplos ?
No me detendré en esto. ¡Oh, qué razón tiene Job, y cuán imprudente es aquel que no llega a un pacto con sus ojos! Levanté casualmente mi cabeza, que hasta entonces había tenido inclinada, y vi ante mí, tan cerca que habría podido tocarla –aunque en realidad estuviera a bastante distancia y al otro lado de la balaustrada–, a una mujer joven de una extraordinaria belleza y vestida con un esplendor real.
Corazón con latidos de armenia, alma de amor que nunca á odiar aprende, relámpago divino que sólo en Dios y para el bien se enciende, acaso cual la tímida violeta, desde un retiro le convida al mundo su delicioso aroma, y aunque sufra cual Job, su mismo llanto es un himno, un perfume, un riego santo.
Al que tasca sus tinieblas, al que ambula taciturno; al que aguanta en sus dos lomos,- como el peso indeclinable, como el peso punitorio de cien urbes, de cien siglos; de cien razas delincuentes,- su tenaz obcecación; al que sufre noche y día, - y en la noche hasta durmiendo,- como el roce de un cilicio, como un hueso en la garganta, como un clavo en el cerebro, como un ruido en los oídos, como un callo apostemado la noción de sus miserias, la gran cruz de su pasión: yo le agacho mi cabeza; yo le doblo mis rodillas; yo le beso las dos plantas; yo le digo: Dios te salve… ¡Cristo negro, santo hediondo, Job por dentro, vaso infame de dolor!
Xue quien da los primeros pasos en el palenque de la vida, se nos exhiba más abru- mado de desengaños y más dolorido que el doliente Job, es una aberración que hace llorar...
Y en todas esas biblias, colección preciosa, hay multitud de argumentos socialistas; el año sabático, el jubileo... la misma vida de Job...
«Lo mismo -añade don José Pastor- ha pasado con la vacuna; pues sacerdotes llegaron a predicar en el púlpito que el demonio había dado a Job las viruelas por medio de la inoculación».
¡no! la vida de Job no es argumento socialista. ¡Oh, no, esa es la filosofía seria, la que sabrán las clases pobres e ilustradas de siglos futuros muy remotos...
Y luego, como una trompeta, exclamara a los cuatro vientos: despiértate, raza podrida, pueblo satisfecho en tu insignificancia, contento acaso de ser un mendigo harapiento del sol, resignado como un Job que lame su lepra en un establo.
¿Pues hay más clara y más confirmada hipocresía, que vestirse del bien en lo aparente para matar con el engaño? «¿Qué esperanza es la del hipócrita?», dice Job.
Sólo que Cohélet es hombre de buena salud y no busca como Job la razón del sufrimiento; comprueba la vacuidad del bienestar y se consuela recogiendo los modestos goces que puede ofrecer la existencia, 3 12-13; 8 15; 9 7-9.
Las prendas de gran político, y de esforzado y cortesano caballero, realzadas con la grandeza de su ingenio y eminencia de su literatura, le grangeáron la estimación de Federico III de Dinamarca, y de la famosa Reyna Christina de Suecia, á quien dedicó sus insignes obras, La Constancia victoriosa versión del libro de Job, y los Trenos de Jeremías .
Se observa, por otra parte, que cuando los teólogos se han puesto a estudiarla, no la han considerado errónea, como se lee en los Comentarios de Diego de Zúñiga sobre Job en el cap.