jaspe


También se encuentra en: Sinónimos.

jaspe

(Del lat. iaspis < gr. iaspis, piedra preciosa semejante al ágata.)
1. s. m. MINERALOGÍA Calcedonia opaca de diversos colores, que suele tener vetas de color rojo.
2. jaspe ópalo MINERALOGÍA Variedad roja u oscura del ópalo.

jaspe

 
m. mineral. Calcedonia opaca de colores variados, gralte. formando vetas.

jaspe

('xaspe)
sustantivo masculino
piedra opaca con vetas de diversos colores usada en joyería El pendiente tenía incrustaciones de jaspe.
Sinónimos

jaspe

sustantivo masculino
(mineral) sílex.

jaspe de sangre sustantivo masculino (ciencias naturales) heliotropo (ciencias naturales).

jaspe:

diaspromármol,
Traducciones

jaspe

jasper

jaspe

jaspe

jaspe

jaspe

jaspe

diaspro

jaspe

Jasper

jaspe

Jasper

jaspe

Jasper

jaspe

ישפה

jaspe

재스퍼

jaspe

Jasper

jaspe

SMjasper
Ejemplos ?
En la ribera del mar no hay palma que se le iguale, ni emperador coronado, ni lucero caminante. Cuando la cabeza inclina sobre su pecho de jaspe, la noche busca llanuras porque quiere arrodillarse.
No había guardia, ni portero, ni criados que impidiesen la entrada, y la chica, que no era corta y que además sentía el estímulo de la curiosidad y el deseo de albergarse y de comer algo, traspasó los umbrales, subió por una ancha y lujosa escalera de bruñido jaspe, y empezó a discurrir por los más ricos y elegantes salones que imaginarse pueden, aunque siempre sin ver a nadie.
Azulejos moriscos esmaltados de colores, trozos de columnas de mármol y de jaspe, pedazos de ladrillos de cien clases diversas, grandes sillares cubiertos de verdín y de musgo, astillas de madera ya casi hechas polvo, restos de antiguos artesonados, jirones de tela, tiras de cuero, y otros cien y cien objetos sin forma ni nombre, eran los que aparecían a primera vista a la superficie, llamando asimismo la atención y deslumbrando los ojos una mirada de chispas de luz derramadas sobre la verdura como un puñado de diamantes arrojados a granel, y que, examinados de cerca, no eran otra cosa que pequeños fragmentos de vidrio, de pucheros, platos y vasijas, que, reflejando los rayos del sol, fingían todo un cielo de estrellas microscópicas, y deslumbrantes.
Bajad al campo sangriento, solo la gloria está allí; y sin gloria y sin lauroles, ¿quién es el imbécil que acierta a vivir?» Más lejos, en otra morada hechicera do el sol reverbera con lumbre tenaz, do llenan las perlas los largos espacios, los ricos topacios, el jaspe y el oro, la seda y cristal, se siente el tumulto de báquica orgía, que en cántiga impía, discorde clamor, la mesa en desorden, manchadas las ropas, al son de las copas rameras levantan, sin alma y sin Dios: «Venid: la gloria es un sueño; amor sin fiestas, ¿qué es?
Él sacó un jarro en que tenía un poco de vino tapado con un paño a manera de bola, que, por averlo tenido algunas vezes tinto y participado dél, parecía bola de jaspe.
El viejo golpeó la puerta con un anillo de jaspe tallado, la puerta se abrió y bajaron por cinco escalones de bronce a un jardín lleno de amapolas negras y jarrones verdes de barro cocido.
17 Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, de medida de hombre, la cual es del ángel. 18 Y el material de su muro era de jaspe: mas la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio.
El primer fundamento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonia; el cuarto, esmeralda; 20 El quinto, sardónica; el sexto, sardio; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el nono, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista.
Con la exigencia refinada del gusto moderno, que se prenda de lo exótico, ponderaba hasta las ponzoñosas descomposiciones del color, el moho verdoso del níquel, el verde manzana de los arseniatos, los extraños cambiantes del cobre; encarecía después el amarillo de miel del ámbar, las gotas de leche incrustadas en la roja faz del jaspe, la transparencia vaya y suave de las calizas, que parecen nieve mineral.
3 Y el que estaba sentado, era al parecer semejante á una piedra de jaspe y de sardio: y un arco celeste había alrededor del trono, semejante en el aspecto á la esmeralda.
10 Y llevóme en Espíritu á un grande y alto monte, y me mostró la grande ciudad santa de Jerusalem, que descendía del cielo de Dios, 11 Teniendo la claridad de Dios: y su luz era semejante á una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, resplandeciente como cristal.
Jaspe reconoció a uno de los efectivos policiales como el presunto asesino de su hermano Carlos Manuel Pico Gutiérrez (Véase sección 1.a.) En la estación de policía, fue golpeado varias veces y luego liberado.