jarana


También se encuentra en: Sinónimos.

jarana

1. s. f. coloquial Diversión bulliciosa anduvieron de jarana por la playa hasta que amaneció. juerga
2. coloquial Ruido producido por un grupo numeroso de gente que grita y se divierte vaya jarana que armaron los vecinos. jaleo
3. coloquial Engaño, burla o trampa.
4. Méx. MÚSICA Guitarra pequeña de cuatro cuerdas que se usa en la costa de Veracruz.

jarana

 
f. fam.Diversión bulliciosa de gente ordinaria.
fam.Pendencia, tumulto.
Trampa, engaño, fraude.
(Amér.) Chanza, burla.

jarana

(xa'ɾana)
sustantivo femenino
1. ruido que produce gente que se divierte o pelea Menuda jarana armaron los vecinos anoche.
2. fiesta que es animada y ruidosa una noche de jarana
3. pelea entre dos o más personas Hubo jarana entre los simpatizantes de los dos equipos cuando terminó el partido.
Sinónimos

jarana

sustantivo femenino
Traducciones

jarana

SF
1. (= juerga) → binge
andar/ir de jaranato be/go out on the town
2. (Méx) (Mús) → small guitar
3. (Perú) (= baile) → dance
4. (Caribe) (= banda) → dance band
5. (CAm) (= deuda) → debt
6. (Andes) (= embuste) → fib
7. (LAm) (= broma) → practical joke, hoax
la jarana sale a la cara (CAm) → a joke can come back on you
Ejemplos ?
¡Ay, vecina! Malo..., malo... Presumo que vamos a tener jarana. Yo me refugio en la iglesia. Pues, por lo que veo, aquí van a andar más de sobra los cintarazos que los paternóster.
Por lo regular se copiaba un cuadro representando la prisión de Atahualpa, la revolución de Almagro el Mozo, una jarana en Amancaes, el auto de fe de Madama Castro, el paseo de Alcaldes, la procesión de las quince andas o cualquier otra escena histórica o popular.
Después de las diez de la noche, hora en que se despedían los convidados de etiqueta, principiaba lo bueno y lo sabroso. Jarana en regla.
Por fin en la iglesia vecina a sonar comenzó la campana... Al furor, a la loca jarana, turbación sucedió repentina. El tañido de aquella campana a la hueste infernal amohína, sobrecoge, atolondra, amilana.
El pastor de almas empezó a desatender el rebaño, y los libros allí se estaban sin abrir y cubiertos de polvo y telarañas. Decididamente el cuerpo le pedía jarana..., y ¡vamos!, no todo ha de ser rigor.
A pocas simpatías que hubiese ganado en el establecimiento el huésped que se despedía, Anchoriz organizaba, con ocasión del viaje, una jarana, una broma de buen gusto, que consistía en confabularse muchos de los bañistas, hacerse los distraídos a la hora de las despedidas y dejar que se amoscase el que se marchaba, creyendo que se le olvidaba y no se le decía adiós.
El de Casa-Dávalos tronó, y tronó gordo. Los poderes eclesiástico y civil tomaron parte en la jarana; gastose, y mucho, en papel sellado, y D.
Apenas llegó a Lima la noticia de que en Potosí se había armado la gorda, cuando nuestros casados de real orden abandonaron a las conjuntas, y se fueron a tomar cartas en la jarana.
Manejaba la daga y el puñal con la destreza y agilidad de un maestro de armas; y cuando en una jarana se armaba pendencia y él estaba en copas, no escapaban de puñalada recia y corte limpio ni las cuerdas de la guitarra.
Ocurriome que se trataba de hacerme conocer alguna linda muchacha; y como a los veintitrés años el alma es retozona y el cuerpo pide jarana, contesté sin vacilar: -A lo que estamos, benedicamos, franchute.
Lo religioso o sagrado no excluía a lo mundanal o profano. En las misas de aguinaldo de mi tiempo, la jarana era completa. Había hasta baile.
y la de la viuda. -¡No es chacota, señor comisario! No lo tome de jarana, que es muy serio. ¡Si usted supiera! Todos los viernes a las doce de la noche, se me aparece el finado y...