jaque


También se encuentra en: Sinónimos.

jaque

(Del ár. sah, rey en el juego del ajedrez.)
1. s. m. JUEGOS Jugada del ajedrez en que se amenaza directamente al rey o reina contrarios, mediante otra pieza.
2. Persona valentona y bravucona. chulo
3. jaque mate JUEGOS Jugada del ajedrez en la que el rey no puede salvarse, con lo que el contrario gana la partida.
4. ¡jaque! interj. JUEGOS coloquial 1. Expresión con que se avisa de la situación de amenaza que sufre el rey contrario. 2. Expresión con que se echa a alguien de un lugar.
5. tener, traer o poner a alguien en jaque coloquial Tenerle en vilo o pendiente de algún asunto me tuvo en jaque toda la semana con sus misteriosas llamadas.

jaque

 
m. dep. Lance del ajedrez, en que el rey o la reina de un jugador están amenazados por alguna pieza del otro.
Palabra con que se avisa esta jugada.
fam.Valentón, perdonavidas.
jaque mate Mate.
Tener a uno en jaque. fig. Tenerlo bajo el peso de una amenaza.
Sinónimos

jaque

sustantivo masculino

tener en jaque locución amenazar, amagar, conminar, enseñar los dientes, decir a uno cuántas son cinco.

jaque:

jugadaamenaza, lance, aviso, peligro, alerta,
Traducciones

jaque

check

jaque

échec

jaque

scacco

jaque

SM
1. (Ajedrez) → check
dar jaque a algnto put sb in check
¡jaque (al rey) !check!
jaque continuocontinuous check
tener en jaque a algnto hold a sword over sb's head
jaque matecheckmate
dar jaque mate a algnto checkmate sb, mate sb
2. (= matón) → bully
Ejemplos ?
Sobresaltado del lance, fuera de su casa, al ver perdida la pieza real también, teme perderse él. Aquí segundo repite Jaque Cloto, que mate es; porque sin reina, defensa no puede el juego tener.
¡Hola! ¡Jaque! --que profería un caballero, bien armado de acero púrpura, que venía galopando hacia ella blandiendo una gran maza.
-¡Rey negro! -contesté, y no me abrieron-. ¡Jaque! -grité tres veces en un minuto, y nada, no me abrieron. Llamé al sereno, que venía abriendo puertas de acera en acera, saliéndose de sus casillas a cada paso.
En un salón, la mujer que parecía tener menos simpatía por el lugar, era la que escogía como objetivo de sus acometidas; hacerla pasar de la aversión al amor mediante hábiles transiciones, era para él un placer delicioso; imponerse a las almas que le rechazaban, dar jaque mate a las voluntades rebeldes gracias a su influencia, le parecía el más dulce de los triunfos.
Las fuerzas mecánicas e industriales, puestas en jaque por el sistema de la ganancia, sólo requerían que se las dejase libres para transformar la situación económica de la humanidad como por arte de magia.
Me alejé de la mesa del desayuno y, cuando yo subía por las escaleras, me tropecé con mi tío, que bajaba por ellas, trayendo en una mano una vieja llave roñosa, y en la otra, una caja pequeña de bronce, por el estilo de las de guardar el dinero. «Que hagan lo que les dé la gana, pero yo los tendré en jaque una vez más.
El calavera silvestre es hombre de la plebe, sin educación ninguna y sin modales; es el capataz del barrio, tiene honores de jaque, habla andaluz; su conversación va salpicada de chistes; enciende un cigarro en otro, escupe por el colmillo; convida siempre y nadie paga donde está él; es chulo nato; dos cosas son indispensables a su existencia: la querida, que es manola, condición sine qua non, y la navaja, que es grande; por un quítame allá esas pajas le da honrosa sepultura en un cuerpo humano.
Currito el Guapo, su más aventajado oficial, hábil como nadie en remendar y zurcir cueros, y sobre todo en poner botanas, se había despedido de casa de la maestra, y se había lanzado en la vida heroica del jaque, buscando aventuras y aterrando a toda la gente pacífica de la población.
El instinto combativo del fox-terrier se manifestó normalmente contra las hojas secas; subió luego a las mariposas y su sombra, y se fijó por fin en las lagartijas. Aún en noviembre, cuando tenía ya en jaque a todas las ratas de la casa, su gran encanto eran los saurios.
Las casillas de un tablero de ajedrez se pintan alternativamente de negro y de blanco, para comodidad de los adversarios. Pura fórmula. Hay un rey blanco y un rey negro; mas lo esencial es dar jaque mate al otro. ¡El otro es el enemigo!
Es sabido que los obreros, con una valentía y una genialidad sin ejemplo, sin jefes, sin un plan común, sin medios, carentes de armas en su mayor parte, tuvieron en jaque durante cinco días al ejército, a la Guardia Móvil, a la Guardia Nacional de París y a la que acudió en tropel de las provincias.
Rangel sostenía una lucha desigual; solo en un extremo tenía en jaque a un grupo de soldados, mandados por un sargento, que recortaba su figura de león enfurecido con el acero silbante de sus fusiles.