Ejemplos ?
Todos los jardines estaban jalonados de estatuas —la mayoría de escultores italianos—, y contaban con ermitas, grutas, un laberinto, estanques y canales, pabellones y cenadores, paseos arbolados y varios eriales en la periferia, como el Campo Grande, el Prado Alto y el Campo de San Blas.
El nivel superior contaba con tres fuentes monumentales dedicadas a Neptuno, al monte Parnaso y a personajes de la antigüedad; de aquí se descendía a una plaza denominada de Nápoles o de los Emperadores, cerrada por tres lados con muros jalonados de nichos con bustos y estatuas de mármol de Adriano, Cicerón, Andrómeda y Perseo, y con una monumental fuente central dedicada a Baco, obra del florentino Francesco Camiliani; en el jardín inferior había dos fuentes de bronce alusivas a los trabajos de Hércules, así como un cenador de mármol con forma de templete octogonal.
De estas experiencias, que condicionarán el desarrollo de su poética entera, queda testimonio en “Recuerdo Determinante” (1943): Mis recuerdos de infancia y de adolescencia están jalonados por una serie de tentativas de llegar a tener una experiencia del más allá, y esta secuencia de ensayos, realizados azarosamente me condujo a la experiencia fundamental de la que hablo.
Los jardines constan de parterres de setos dispuestos en forma de pequeños laberintos, así como cipreses recortados y arboledas, preferentemente de pinos, chopos, cedros y magnolios, y están jalonados de diversas estatuas, dedicadas a monarcas hispánicos.
En las secciones hay una serie de caminos menores dispuestos de forma ortogonal y jalonados de glorietas, y en sus terrenos se sitúan las diversas especies clasificadas según el sistema linneano.
Aparte de eso, la mayoría de nuevas intervenciones se hizo en los denominados «reservados reales», unos lugares de recreo y descanso acotados por Fernando VII para disfrute de la familia real, jalonados de caprichos pintorescos, como en La Florida, donde se construyeron la Casa Rústica, la del Duende y la del Choricero.
Entre los siglos XVI y XVII se confeccionaron varios jardines, como los del Rey y de la Reina, adosados a palacio a la manera de los giardini segreti italianos, pero la principal realización de la época fue el Jardín de la Isla, de estilo italiano, instalado en una isla artificial del río Tajo, estructurado en torno a un eje central del que partían cinco círculos concéntricos con sus cuadros inscritos, con caminos enlosados de azulejos y jalonados de numerosas fuentes de agua, como las de Venus, Diana, Hércules, Neptuno, Baco, de las Horas, etc.
Cuatro caminos jalonados de postas atravesaban su territorio rumbo al norte: el del Bajo (bordeando la costa), el del Fondo de la Legua, el del Medio (que iba a las Lomas de San Isidro) y el del Alto.
La fábrica, fundada en 1750, se dedicaba a la confección de uniformes militares; en 1840 fue adquirida por Justo Hernández Pareja, que creó junto a la fábrica un jardín de aire romántico, formado por cuadros de setos de boj y madreselva, con paseos y glorietas jalonados de los típicos elementos románticos, como un cenador, una pajarera y arcos de ciprés.
Cuenta el exterior con gruesos muros de mampostería, jalonados por torres de sección cuadrada y algunas circulares; han desaparecido varios lienzos de muralla, estando otros muy desplazados.
La muerte del hijo de Martín hizo que sus aspiraciones cortesanas pasaran a un segundo lugar, además de tener que reasumir la responsabilidad del condado de Ribagorza Los años finales de Martín de Gurrea y Aragón estuvieron jalonados de pérdidas de seres queridos como la muerte de Juana de Austria, hermana de Felipe II a la que conocía y apreciaba desde niño; la de Diego de Arnedo, obispo de Huesca; la de Juan de Austria; o la de su propia madre.
- Un plan de nave única con cuatro tramos, jalonados por pilares y arcos de medio punto, y cabecera pentagonal; la cubrición se realiza mediante bóveda estrellada en el presbiterio y bóvedas de nervios mixtilíneos en la nave.