jacal


También se encuentra en: Sinónimos.

jacal

s. m. Méx., Venez. Choza o casa humilde.
Traducciones

jacal

hovel, hut

jacal

case, hutte

jacal

SM (CAm, Caribe, Méx) → shack, hut
no tiene jacal donde metersehe's without a roof over his head
al jacal viejo no le faltan goterasold age is bound to have its problems
Ejemplos ?
Y tomando de la mano a la Niña Chole, hízola entrar en el jacal: -¡Que no me la retueste el sol, reina mía, piñoncico de oro, que viene a honrar mi pobreza!
¡Si supieses cómo me asustas!... Yo cerré los ojos sin contestar, y hubo un largo silencio en el interior oscuro y caluroso del jacal.
ESCENA SEGUNDA JUAN, MARTA, DON BENITO, DON JULIÁN, UN OFICIAL Y SOLDADOS ACTO SEGUNDO El interior de un jacal sin más mobiliario que toscos trozos de madera y piedras que sirven de asientos; un metate colocado al lado de un hogar apagado, compuesto de tres piedras sobre las que descansa una olla ahumada.
Se enracimaban golpeándose en los hombros, arrancándose los chapeos, gateando la moneda que les arrojábamos al paso. Y así, entre aquel cortejo de hampones, llegamos al jacal de un negro que era liberto.
Era la Niña Chole: Estaba muy pálida, y aun cuando procuraba sonreír, temblaban sus labios, y adiviné una gran turbación en sus ojos: Puso ambas manos en mis hombros y exclamó con fingida alegría -Oye, no quiero verte enfadado. Colgándose de mi brazo, añadió: -Me aburría, y he salido... A espaldas del jacal hay un reñidero de gallos. ¿No sabes?
Mulatas y jarochos ejecutaban aquellas extrañas danzas voluptuosas que los esclavos trajeron del Áfri-ca, y el zagalejo de colores vivos flameaba en los quiebros y mudanzas de los bailes sagrados con que a la sombra patriarcal del baobad eran sacrificados los cautivos. Llegamos al jacal.
Ella había ido al molino con su maíz preparado y, vuelto masa, regresaba a su jacal para disponer las gorditas que intentarían entretener la alimentación de sus ya siete hijos y el que se en-contraba esperando.
(Pausa.) (Nervioso va y viene a lo largo del jacal; los circunstantes se miran asombrados y se cuchichean palabras al oído; se detiene y prosigue.) No necesito decíroslo; los hechos hablan: ¡todo gobierno es malo para los pobres!
-Experiencias muertas. -Lujo de terciopelos en el jacal de una ciudad perdida. -Papá y mamá rodeada de sus hijitos a la hora del desayuno tal como aparecen en los anuncios de pan o mermelada.
«La libertad de nuestro rey amado, que en las redes cayó de oculto lazo; la libertad del reino y del estado...» «¡Libertad -grita el Tigre- en todo caso para que por las plazas y las calles me pueda yo pasear sin embarazo!» «Libertad absoluta sin detalles», al mismo tiempo reclamaba el Oso para rugir por montes y por valles. Repite libertad el cauteloso Jacal, poniendo su mirar ferino en el Conejo débil y medroso.
Como había frecuentes balaceras que agujeraban lo que a su paso se interponía, todos los de su jacal tenían que salir huyendo rumbo al monte y andar de allá para acá saltando.
Felizmente no rodaban aún por sus mejillas, cuando el indio reapareció en la puerta trayendo nuestros caballos del diestro, y pude salir del jacal como si nada de aquel dolor hubiese visto.