jabalí


También se encuentra en: Sinónimos.

jabalí

(Del ár. gabali, cerdo montés.)
1. s. m. ZOOLOGÍA Mamífero artiodáctilo paquidermo, variedad salvaje del cerdo, aunque con la cabeza más aguda, orejas siempre tiesas, pelaje gris y colmillos grandes, salientes y crecientes.
2. jabalí albar ZOOLOGÍA El que tiene la cabeza proporcionada al cuerpo y los colmillos de regular tamaño.
3. jabalí alunado ZOOLOGÍA Aquél que tiene los colmillos en forma de media luna, por ser ya muy viejo.
4. jabalí arocho ZOOLOGÍA El que tiene una cabeza muy grande respecto al cuerpo, y colmillos desarrollados y agudos.
NOTA: Nombre científico: (Sus, Phacochoerus, Potaochoerus.)

jabalí

 
m. zool. Mamífero artiodáctilo de la familia suidos (Sus scrofa), de pelaje castaño negruzco; en los machos, el canino superior está dirigido hacia arriba y constituye un arma defensiva. Se encuentra en hábitats de todo tipo y es omnívoro.

jabalí, -lina

(xaβa'li, -'lina)
sustantivo masculino-femenino
mamífero de la familia del cerdo que tiene dos colmillos curvos y sobresalientes El jabalí es estimado como pieza de caza.
Sinónimos

jabalí

sustantivo masculino

jabalí:

cerdo salvajepuerco salvaje,
Traducciones

jabalí

boar, wild boar, wildboar

jabalí

sanglier

jabalí

Eber

jabalí

кабан

jabalí

javali

jabalí

خنزير

jabalí

kanec

jabalí

イノシシ

jabalí

SMwild boar
jabalí verrugosowarthog
Ejemplos ?
Y recomencé a luchar aquí, a me defender y a me alimentar. Como el oso hace, como el jabalí, que para vivir tienen que matar. Déjame en el monte, déjame en el risco, déjame existir en mi libertad, vete a tu convento, hermano Francisco, sigue tu camino y tu santidad." El santo de Asís no le dijo nada.
Como el perro que acosa con ágiles pies a un jabalí o a un león, le muerde, ya los muslos, ya la nalgas, y observa si vuelve la cara; de igual modo perseguía Héctor a los aqueos de larga cabellera matando al que se rezagaba y ellos huían espantados.
Cuando iba a la floresta, junto al corzo o jabalí herido y sangriento, hacía improvisar a sus profesores de retórica canciones alusivas; los criados llenaban las copas del vino de oro que hierve, y las mujeres batían palmas con movimientos rítmicos y gallardos.
El zagal, después de guardarse en el zurrón un medio pan blanco y un trozo de carne de jabalí, y en el estómago un valiente trago de vino que le dio por orden de su señor uno de los palafreneros, despidióse de don Dionís y su hija, y apenas anduvo cuatro pasos, comenzó a voltear la honda para reunir a pedradas los corderos.
Siempre andaba avizorando por si en algún sitio descubría la ridícula jeta, la desportillada boca y los malignos ojos emboscados tras las cerdas grises de jabalí del donante de la milagrosa lima.
Está admirablemente conservada: sus grandes virolas son amarillas, labradas, y la vaina que la sostiene es de un cuero negro graneado semejante al del jabalí.
Y mientras, los caballeros (64) De mas brios é importancia Con mucho calor disputan De correrías pasadas. Este acogotó seis ciervos El solo en una mañana, Aquel mató un jabalí De doce arrobas y largas.
Este, semejante a un jabalí por su braveza, se hallaba en las primeras filas, y Meriones enardecía a los soldados de las últimas falanges.
Meriones proporcionó a Odiseo arco, carcaj y espada, y le cubrió la cabeza con un casco de piel que por dentro se sujetaba con fuertes correas y por fuera presentaba los blancos dientes de un jabalí, ingeniosamente repartidos, y tenía un mechón de lana colocado en el centro.
Así dijo, y Patroclo obedeció al compañero amado. En un tajón que acercó a la lumbre, puso los lomos de una oveja y de una pingüe cabra y la grasa espalda de un suculento jabalí.
Como los perros y los florecientes mozos cercan y embisten a un jabalí que sale de la espesa selva aguzando en sus corvas mandíbulas los blancos colmillos, y aunque la fiera cruja los dientes y aparezca terrible, resisten firmemente; así los teucros acometían entonces por todos lados a Odiseo, caro a Zeus.
Ni la pantera, ni el león, ni el dañino jabalí, que tienen gran ánimo en el pecho y están orgullosos de su fuerza, se presentan tan osados como los hábiles lanceros hijos de Panto.